AL­GU­NAS HE­RRA­MIEN­TAS BÁ­SI­CAS

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Por­ta­les de em­pleo Per­mi­ten col­gar tu cu­rrí­cu­lum, ver qué ofer­tas de em­pleo hay dis­po­ni­bles, con­sul­tar in­for­ma­ción so­bre có­mo pre­pa­rar una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo… Con la in­for­ma­ción que pue­de fa­ci­li­tar­se vía cu­rrí­cu­lum es di­fí­cil di­fe­ren­ciar­se del res­to de can­di­da­tos, así que con­vie­ne in­cluir al­gu­na car­ta de pre­sen­ta­ción, re­fe­ren­cias a blogs pro­pios o per­fi­les en redes so­cia­les que re­co­jan in­for­ma­ción com­ple­men­ta­ria so­bre los tra­ba­jos rea­li­za­dos y la va­lía pro­fe­sio­nal. Los ex­per­tos tam­bién acon­se­jan no po­ner que se es­tá en pa­ro sino “en bús­que­da ac­ti­va de em­pleo”, no dar una cifra so­bre las as­pi­ra­cio­nes sa­la­ria­les (una sa­li­da ai­ro­sa es “de­pen­dien­do de las con­di­cio­nes”), cui­dar el nom­bre que fi­gu­ra en la cuen­ta de co­rreo elec­tró­ni­co don­de se re­ci­bi­rá la in­for­ma­ción, y no apun­tar­se a las ofer­tas de em­pleo sin ton ni son, sólo a las que se ajus­ten realmente al perfil de ca­da uno. Al­gu­nos de los por­ta­les de em­pleo más po­pu­la­res son In­fojobs, La­bo­ris, Bus­ca­rem­pleo, In­foem­pleo, Mons­ter. Hay pá­gi­nas que re­co­gen ofer­tas es­pe­cia­li­za­das, co­mo Tic­Job pa­ra em­pleos re­la­cio­na­dos con las nue­vas tec­no­lo­gías, Do­mes­ti­ka pa­ra di­se­ña­do­res y crea­ti­vos o Mer­ca­dis pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

book, pues hay em­pre­sas que co­mu­ni­can ahí sus ofer­tas y tam­bién mu­chos con­tac­tos que pue­den co­men­tar opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo en su em­pre­sa.

Un es­ca­pa­ra­te La se­gun­da gran uti­li­dad de in­ter­net pa­ra quien bus­ca tra­ba­jo es ser un gran es­ca­pa­ra­te don­de ex­hi­bir­se, don­de dar vi­si­bi­li­dad a la pro­fe­sio­na­li­dad. Pa­ra ello, es fun­da­men­tal crear­se una iden­ti­dad di­gi­tal pro­fe­sio­nal y cui­dar la repu­tación. Ge­nís Ro­ca ase­gu­ra que, pa­ra ello, lo pri­me­ro es con­tro­lar los re­sul­ta­dos de po­ner tu nom­bre en Goo­gle. “Si en los pri­me­ros re­sul­ta­dos de bús­que­da apa­re­ce al­gún co­men­ta­rio que aten­ta a tu ho­nor, que te re­la­cio­na con al­gu­na es­ta­fa o que cri­ti­ca tus com­por­ta­mien­tos, tie­nes un pro­ble­ma gra­ve; es­to es po­co pro­ba­ble pa­ra un ciu­da­dano nor­mal, pe­ro pue­de ocurrir con los di­rec­ti­vos, so­bre to­do si la em­pre­sa don­de tra­ba­ja­ban tu­vo pro­ble­mas y ha re­ci­bi­do crí­ti­cas”, in­di­ca. Y apun­ta que la me­jor so­lu­ción es abrir un blog y per­fi­les en Twit­ter, en Lin­ke­dIn Es­tá con­si­de­ra­da la red pro­fe­sio­nal por ex­ce­len­cia. Es im­por­tan­te cum­pli­men­tar bien los da­tos del perfil. Si se es­tá en pa­ro, el con­se­jo de los ex­per­tos es que en el apar­ta­do car­go ac­tual se pon­ga el car­go al que uno as­pi­ra y, en el apar­ta­do em­pre­sa, “en bús­que­da ac­ti­va” o “en tran­si­ción pro­fe­sio­nal”. Re­co­mien­dan tam­bién in­cluir una foto pro­fe­sio­nal, un pri­mer plano que per­mi­ta re­co­no­cer a la per­so­na. Y a la ho­ra de re­la­tar la ex­pe­rien­cia pre­via, es im­por­tan­te cen­trar­se en los re­sul­ta­dos y lo­gros ob­te­ni­dos más que en las ta­reas o car­gos desem­pe­ña­dos, hablar en pri­me­ra per­so­na, y apor­tar re­fe­ren­cias a blogs, pre­sen­ta­cio­nes o tra­ba­jos rea­li­za­dos. Y tan im­por­tan­te co­mo do­tar­se de un buen perfil es bus­car gru­pos con los que se com­par­tan in­tere­ses pro­fe­sio­na­les e ins­cri­bir­se en ellos. Tam­bién se pue­den bus­car por em­pre­sas y ver si se co­no­ce a al­guno de los em­plea­dos que apa­re­cen pa­ra con­tac­tar con él. Si­guien­do a las em­pre­sas y a los pro­fe­sio­na­les del sec­tor ob­je­ti­vo uno pue­de de­tec­tar los cam­bios que se pro­du­cen y ver si se crean va­can­tes. Y se pue­den so­li­ci­tar re­co­men­da­cio­nes a al­gu­nos de los con­tac­tos. Es im­por­tan­te ser cohe­ren­tes con el cu­rrí­cu­lum y la ima­gen pro­fe­sio­nal que se quie­re trans­mi­tir tan­to al so­li­ci­tar co­mo al acep­tar con­tac­tos. Hay una uti­li­dad Lin­ke­dIn em­pleos pa­ra de­tec­tar ofer­tas. Blog­ger y Word­press Son dos ser­vi­cios gra­tui­tos pa­ra po­ner en mar­cha un blog don­de escribir tan­to ar­tícu­los de un te­ma pro­fe­sio­nal co­mo re­se­ñas de li­bros leí­dos o re­sú­me­nes de jor­na­das pro­fe­sio­na­les en las que se ha par­ti­ci­pa­do pa­ra de­mos­trar el co­no­ci­mien­to so­bre un te­ma, la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción y la proac­ti­vi­dad de quien bus­ca tra­ba­jo. Twit­ter Es­ta red per­mi­te se­guir cuen­tas que pu­bli­can ofer­tas de tra­ba­jo co­mo @em­pleoy­tra­ba­jo o @ en­con­tra­ba­jo o @wi­se­ri. Pe­ro tam­bién en­te­rar­se de dón­de se pro­du­cen va­can­tes o eventos in­tere­san­tes a ni­vel pro­fe­sio­nal uti­li­zan­do eti­que­tas sec­to­ria­les o del ti­po #em­pleo, #ofer­tas, #rrhh, si­guien­do a aso­cia­cio­nes, es­cue­las de ne­go­cios, pu­bli­ca­cio­nes es­pe­cia­li­za­das, gen­te cla­ve en el sec­tor. Otra fór­mu­la de con­se­guir in­for­ma­ción es se­guir los per­fi­les de em­pre­sas don­de a uno le gus­ta­ría tra­ba­jar pa­ra ver qué pro­yec­tos co­men­tan y qué ne­ce­si­da­des po­drían te­ner pa­ra emi­tir in­for­ma­ción que pue­da re­sul­tar­les in­tere­san­te o, en un mo­men­to da­do, con­tac­tar con ellas. Los ex­per­tos apun­tan que hay que cui­dar el perfil con que uno se pre­sen­ta en Twit­ter pa­ra re­fle­jar los ras­gos pro­fe­sio­na­les más po­si­ti­vos y ofre­cer un aca­ba­do atrac­ti­vo y cui­da­do. Es im­por­tan­te tui­tear con re­gu­la­ri­dad crean­do una ima­gen pro­fe­sio­nal que ins­pi­re con­fian­za, sin men­tir, y di­fun­dien­do sólo as­pec­tos que sean cohe­ren­tes con la ima­gen pro­fe­sio­nal que que­re­mos dar y que apor­ten va­lor, sin ven­der hu­mo. En es­te sen­ti­do, acon­se­jan evi­tar opi­nio­nes po­lí­ti­cas, re­li­gio­sas y co­men­ta­rios po­lé­mi­cos (al­gu­nos ex­per­tos su­gie­ren te­ner un se­gun­do perfil, des­vin­cu­la­do del nom­bre pro­fe­sio­nal, pa­ra esos co­men­ta­rios). Es in­tere­san­te di­se­ñar una es­tra­te­gia cla­ra de có­mo uno se quie­re dar a co­no­cer, có­mo apor­ta­rá va­lor y de­mos­tra­rá su ca­pa­ci­dad. Re­quie­re tiem­po, y con­vie­ne cui­dar la lis­ta de se­gui­do­res pa­ra que in­clu­ya a per­so­nas que mar­can ten­den­cia o son re­le­van­tes en el sec­tor en el que se quie­re tra­ba­jar o del que se su­po­ne que uno es es­pe­cia­lis­ta. Bligoo y Goo­gle Si­tes Per­mi­ten crear una web per­so­nal don­de ofre­cer una in­for­ma­ción más am­plia y de­ta­lla­da del cu­rrí­cu­lum, que por definición ha de ser es­cue­to. Fa­ce­book Es­ta red tam­bién per­mi­te lo­ca­li­zar al­gu­nas ofer­tas de em­pleo y dar vi­si­bi­li­dad al perfil pro­fe­sio­nal, pe­ro los ex­per­tos ad­vier­ten que cuan­do se bus­ca tra­ba­jo lo im­por­tan­te de Fa­ce­book es “que no res­te”. Fa­ce­book es una red más orien­ta­da a re­la­cio­nes per­so­na­les y, si uno no fi­ja bien las con­di­cio­nes de pri­va­ci­dad y quién pue­de ac­ce­der a esa in­for­ma­ción, lo que allí fi­gu­ra pue­de da­ñar su ima­gen pro­fe­sio­nal y des­car­tar­le co­mo can­di­da­to a un em­pleo. El con­se­jo de los es­pe­cia­lis­tas si se da un uso pro­fe­sio­nal al Fa­ce­book es eli­mi­nar to­das las fo­tos o co­men­ta­rios que re­sul­ten com­pro­me­te­do­res, cui­dar a quien se aña­de co­mo ami­go, ha­cer­se fan de pá­gi­nas re­la­cio­na­das con el sec­tor que in­tere­sa, aña­dir do­cu­men­tos o co­men­ta­rios que de­jen pa­ten­te la for­ma­ción, in­tere­ses y ta­len­to de ca­da uno. Y si se da un uso per­so­nal, res­trin­gir mu­cho quien ac­ce­de a ese perfil y la in­for­ma­ción que se com­par­te. Lin­ke­dIn y Fa­ce­book, que Goo­gle po­si­cio­na­rá á en los pri­me­ros pues­tos de sus bús­que­das, y así al me­nos la pri­me­ra pantalla de re­sul­ta­dos re­co­ge­rá la iden­ti­dad di­gi­tal con­tro­la­da por uno mis­mo. Ca­be­llo, de Di­gi­tal Lear­ning, ex­pli­ca que “la iden­ti­dad di­gi­tal pue­de re­sul­tar más o me­nos im­por­tan­te en fun­ción del pues­to al que se as­pi­re, pe­ro co­mo mí­ni­mo hay que ha­cer­se un perfil en Lin­ke­dIn y en Xing, que es co­mo te­ner un Fa­ce­book pro­fe­sio­nal don­de co­no­cer a co­le­gas, a po­si­bles co­la­bo­ra­do­res, a em­pre­sas que te in­tere­sen…”. Los ex­per­tos sub­ra­yan la im­por­tan­cia de que es­tos per­fi­les sean cla­ros, or­de­na­dos, es­tén siem­pre ac­tua­li­za­dos y sean cohe­ren­tes con el res­to de la iden­ti­dad di­gi­tal, pues no se tra­ta de de­cir que uno es ex­per­to en mar­ke­ting y lue­go que to­dos los con­tac­tos o co­men­ta­rios con los que apa­re­ce re­la­cio­na­do en la red ten­gan que ver con el trans­por­te. “La red te ha­ce muy vi­si­ble; an­tes en­via­bas tu cu­rrí­cu­lum y quien te

po­día con­tra­tar sólo te veía en la en­tre­vis­ta, ahí te lo ju­ga­bas to­do; aho­ra cual­quier re­clu­ta­dor pue­de ver lo que hay de ti en las redes so­cia­les, ver con quién te re­la­cio­nas, lo que es­cri­bes en un blog, qué fo­tos has di­fun­di­do… Por eso hay que mos­trar­se de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble, cui­dar la mar­ca per­so­nal y, so­bre to­do, ser cohe­ren­tes: si en nues­tro cu­rrí­cu­lum de­ci­mos que so­mos fle­xi­bles, cui­dar lue­go lo que de­ci­mos en Fa­ce­book o en Twit­ter, que no de­be ser con­tra­dic­to­rio; y si de­ci­mos que es­ta­mos al día en tec­no­lo­gía, tu red de con­tac­tos de­be in­cluir a per­so­nas re­fe­ren­tes en ese ám­bi­to no sólo ami­gos y fa­mi­lia­res”, re­su­me Alícia Egea. Pe­ro si se cui­dan esas pre­mi­sas, las ven­ta­jas de vi­si­bi­li­dad y pro­yec­ción que ofre­ce in­ter­net pa­ra en­con­trar tra­ba­jo son enor­mes. Las op­cio­nes de ir más allá de un es­cue­to cu­rrí­cu­lum y po­der ex­hi­bir co­no­ci­mien­tos, ha­bi­li­da­des, lo­gros con­se­gui­dos, crea­ti­vi­dad, et­cé­te­ra son am­plí­si­mas: des­de crear un blog con re­ce­tas si uno es co­ci­ne­ro has­ta mos­trar sus crea­cio­nes si es di­se­ña­dor, pa­san­do por de­mos­trar que se es­tá al tan­to de to­das las no­ve­da­des de un sec­tor apor­tan­do in­for­ma­ción y co­men­ta­rios va­lio­sos so­bre esos te­mas en Twit­ter… “An­te dos can­di­da­tos con cu­rrí­cu­lum si­mi­lar, to­da es­ta in­for­ma­ción adi­cio­nal mar­ca la di­fe­ren­cia pa­ra quien con­tra­ta”, di­cen los ex­per­tos. Egea, de Bar­ce­lo­na Ac­ti­va, cree que es­ta apor­ta­ción de va­lor es es­pe­cial­men­te re­le­van­te en las redes so­cia­les, pues con tiem­po y una bue­na es­tra­te­gia de a quién se­guir, qué ideas com­par­tir, qué re­tui­tear, “al fi­nal al­guien pue­de que­rer co­no­cer­te y ofre­cer­te tra­ba­jo por­que ha de­tec­ta­do tu va­lía”. Y po­ne co­mo ejem­plo la ex­pe­rien­cia de una des­em­plea­da que in­ves­ti­gó quién era el res­pon­sa­ble de re­cur­sos hu­ma­nos de la em­pre­sa don­de que­ría tra­ba­jar y le fue en­vian­do tuits y co­pias de in­for­ma­ción in­tere­san­te re­la­cio­na­da con el sec­tor has­ta que esa per­so­na con­tac­tó con ella y aca­ba­ron im­pul­san­do un pro­yec­to con­jun­to.

Un her­vi­de­ro de re­la­cio­nes La ter­ce­ra gran uti­li­dad de la red es fa­ci­li­tar in­fi­ni­dad de con­tac­tos. Y, co­mo sub­ra­yan los ex­per­tos, con quién te re­la­cio­nas tam­bién con­tri­bu­ye a con­fi­gu­rar la mar­ca per­so­nal y a ga­nar vi­si­bi­li­dad. “Lo peor de no te­ner tra­ba­jo mu­chas ve­ces es es­tar fue­ra de los cir­cui­tos pro­fe­sio­na­les, y las redes so­cia­les y los fo­ros de in­ter­net mi­ti­gan es­to, por­que per­mi­ten en­trar en con­tac­to con otros pro­fe­sio­na­les del sec­tor, con an­ti­guos com­pa­ñe­ros, con gru­pos es­pe­cia­li­za­dos que com­par­ten tus in­tere­ses…”, co­men­ta Ro­ca. Ca­be­llo sub­ra­ya que una bue­na pla­ta­for­ma pa­ra crear­se o am­pliar una red de con­tac­tos pro­fe­sio­na­les es Lin­ke­dIn, don­de hay mu­chos gru­pos y sub­gru­pos sec­to­ria­les, unos abier­tos y otros en los que hay que so­li­ci­tar ad­mi­sión. “Te pue­des apun­tar pa­ra co­no­cer gen­te del sec­tor que te in­tere­sa, es­cu­char sus dis­cu­sio­nes, ha­cer apor­ta­cio­nes a sus de­ba­tes y, po­co apo­co, ten­drás una am­plia red de con­tac­tos de la que es más fá­cil que sur­jan opor­tu­ni­da­des de em­pleo”, ex­pli­ca. Tam­bién en es­te ca­so lo im­por­tan­te es ser cohe­ren­te a la ho­ra de co­no­cer y re­la­cio­nar­se con otros pro­fe­sio­na­les. Por otra par­te, quie­nes re­clu­tan per­so­nal pa­ra las em­pre­sas no son aje­nos a es­tos gru­pos, así que cuan­do tie­nen que bus­car can­di­da­tos o co­mu­ni­car una ofer­ta tam­bién re­cu­rren a ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.