LAS GA­FAS DE RIS­TO ME­JI­DE

Es­te crea­ti­vo pu­bli­ci­ta­rio tras­pa­só el um­bral de la po­pu­la­ri­dad en el 2006, cuan­do en sus apa­ri­cio­nes te­le­vi­si­vas co­mo miem­bro del ju­ra­do en la quin­ta edi­ción de ‘Ope­ra­ción Triun­fo’ en Te­le­cin­co, em­pe­zó a dis­pa­rar­se el ‘sha­re’ de for­ma es­pec­ta­cu­lar

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Jor­di Jar­que Fo­tos Llibert Teixidó

“Soy mio­pe. Es una reali­dad fí­si­ca que no pue­do evi­tar por­que al te­ner una cór­nea pla­na no se pue­de ope­rar”. Ris­to Me­ji­de con­fie­sa que si fue­ra in­ter­ve­ni­do, el lá­ser po­dría pro­vo­car ca­ta­ra­tas. Con­se­cuen­cia pri­me­ra: sólo en la más es­tric­ta in­ti­mi­dad po­dría con­tem­plar­se a es­te po­pu­lar pu­bli­cis­ta sin ga­fas. Con­se­cuen­cia se­gun­da: sólo apa­re­ce pú­bli­ca­men­te con ellas pues­tas. “Ya las uti­li­za­ba cuan­do no era co­no­ci­do. In­clu­so las llevaba de no­che. Y pues­tos a lle­var, unas de sol. Siem­pre os­cu­ras. Por es­té­ti­ca, ade­más me ta­pan las oje­ras”. Y son­ríe. Es di­fí­cil ima­gi­nar a Ris­to sin sus ga­fas. Tie­ne ca­si vein­te. Pe­ro sus fa­vo­ri­tas son unas Oli­ver Peo­ples por­que le re­cuer­dan una épo­ca sin la cual se­gu­ra­men­te no es­ta­ría don­de es­tá pro­fe­sio­nal­men­te. Y lo ex­pli­ca. Se las com­pró en Los Án­ge­les. Co­rría el año 2003, cuan­do vi­vía en Miami. “Du­ran­te un año me ins­ta­lé ahí por­que in­ten­ta­ba ven­der una se­rie de te­le­vi­sión so­bre pu­bli­ci­ta­rios. In­clu­so hi­ci­mos una prue­ba pi­lo­to. Pe­ro no sa­lió ade­lan­te”. No hay mal que por bien no ven­ga. Tras su aven­tu­ra por el con­ti­nen­te ame­ri­cano, Al­fons Cor­ne­lla, un pro­fe­sor su­yo que aho­ra es “ad­mi­ra­dí­si­mo ami­go y co­le­ga”, lo lla­mó ha­ce aho­ra seis años pa­ra in­cluir­lo en una lis­ta de tres per­so­nas en­tre la que es­co­ger una pa­ra un pro­gra­ma de te­le­vi­sión. El en­ton­ces di­rec­tor del pro­gra­ma, Ti­net Ru­bi­ra, vio una con­fe­ren­cia en YouTu­be de Ris­to Me­ji­de an­te mil em­pre­sa­rios y el pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat, tras lo cual lo con­vo­có en las ofi­ci­nas de Gest­mu­sic en Bar­ce­lo­na. Y le pro­pu­so mar­char tres días a Bil­bao don­de ca­da año se ce­le­bra la Fe­ria de In­ven­to­res pa­ra ha­cer el cas­ting del pro­gra­ma que es­ta­ban pre­pa­ran­do ( El in­ven­to del si­glo). Ris­to lle­gó a Bil­bao el día des­pués de una des­pe­di­da de sol­te­ro. “No tu­ve más re­me­dio que po­ner­me las ga­fas de sol más gran­des que pi­llé, unas que me ta­pa­ran ca­si to­da la ca­ra”. Cuan­do le pre­gun­ta­ron si pen­sa­ba sa­lir así y les res­pon­dió afir­ma­ti­va­men­te, no le pu­sie­ron nin­gu­na ob­je­ción. Y así se que­dó. ¿Ven­ta­jas? “Ocul­tan mi ca­ra de bue­na per­so­na. Di­si­mu­lan mi fal­ta de ex­pre­si­vi­dad fa­cial. Re­du­cen drás­ti­ca­men­te mi ti­mi­dez. Apo­yan la frial­dad de la mi­ra­da del per­so­na­je. Un día, en un fu­tu­ro no muy le­jano, me per­mi­ti­rán vol­ver al ano­ni­ma­to sim­ple­men­te des­po­ján­do­me de ellas”. Pe­ro aun con ga­fas, se le sien­te su al­ma.

EL PRI­MER DÍA DEL CAS­TING SE TA­PÓ LA CA­RA POR LA FIES­TA DEL DÍA AN­TE­RIOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.