PA­SA­TIEM­POS DE LE­YEN­DA

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - ORIOL RI­POLL es@lavan­guar­dia.es

Los jue­gos for­man par­te de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad des­de siem­pre. Por eso no es ex­tra­ño to­par­se con cuen­tos y le­yen­das re­la­cio­na­das con el ori­gen de esos pa­sa­tiem­pos a los que in­clu­so se les atri­bu­yen pro­pie­da­des fan­tás­ti­cas. La más co­no­ci­da me la con­ta­ron en el co­le­gio co­mo in­tro­duc­ción al con­cep­to de pro­gre­sión geo­mé­tri­ca, es la de un mo­nar­ca in­dio que co­mo se abu­rría bus­ca­ba al­gún pa­sa­tiem­po pa­ra ha­cer más lle­va­de­ras las ho­ras. Se pre­sen­tó an­te él Si­sa, uno de sus sir­vien­tes y le en­se­ñó a ju­gar al ajedrez. El rey se en­tu­sias­mó tan­to con el jue­go que pro­me­tió que le re­com­pen­sa­ría de la for­ma que desea­ra. El es­pa­bi­la­do sier­vo le pi­dió un grano de arroz por la pri­me­ra ca­si­lla del ta­ble­ro, dos por la se­gun­da, cua­tro por la ter­ce­ra has­ta aca­bar con es­ta pro­gre­sión geo­mé­tri­ca en la úl­ti­ma ca­si­lla. El nu­me­ro de gra­nos de arroz era tan abul­ta­do que el rey no pu­do pa­gar­le, ni aun­que su­ma­ra to­dos los gra­ne­ros de su país. Otra his­to­ria si­túa el ori­gen del ajedrez en Ba­bi­lo­nia, ha­cia el 560 a.C. El rey Evil­me­ro­dac era muy ti­rano, y por es­to el fi­ló­so­fo Xer­xes bus­có la ma­ne­ra de re­edu­car­lo usan­do un jue­go. Es­ta his­to­ria apa­re­ce ex­pli­ca­da en el li­bro Li­ber de mo­ri­bus, es­cri­to por Ja­co­bus de Ces­su­lis en el si­glo XIV, un tra­ta­do mo­ral de go­bierno po­lí­ti­co y éti­ca so­cial usan­do el ajedrez co­mo hi­lo con­duc­tor. Si quie­ren am­pliar so­bre es­te li­bro, les re­co­mien­do la te­sis doc­to­ral de Ale­xan­dre Ba­ta­ller pre­sen­ta­da en el 2009 en la Uni­ver­si­tat de Va­lèn­cia so­bre las tra­duc­cio­nes ca­ta­la­nas del Li­ber. Po­drán en­con­trar­la fá­cil­men­te en Tdx.cat, la pá­gi­na web que re­co­ge las te­sis doc­to­ra­les pre­sen­ta­das en di­fe­ren­tes uni­ver­si­da­des. Se­gún las le­yen­das, el ori­gen de los jue­gos no sólo ha te­ni­do una raíz mo­ral. Palámedes era el hi­jo del rey de la is­la grie­ga de Eubea al que se le atri­bu­yen la crea­ción de mu­chos in­ven­tos. Du­ran­te el si­tio de Tro­ya, creó los jue­gos de da­dos con hue­sos de ove­ja pa­ra en­tre­te­ner a la tro­pa. Eso le hi­zo muy po­pu­lar en­tre los sol­da­dos, aun­que no le sal­vó de mo­rir ape­drea­do a cau­sa de una ven­gan­za idea­da por Uli­ses. Otro ori­gen es el pu­ro en­tre­te­ni­mien­to. Se­gún el his­to­ria­dor grie­go He­ró­do­to, en Li­dia, la ac­tual Ana­to­lia, hu­bo una gran ham­bru­na. Pa­ra evi­tar­la se bus­ca­ron di­fe­ren­tes re­me­dios y, en­tre ellos, ha­bía la crea­ción de en­tre­te­ni­mien­tos que les per­mi­tie­ra co­mer sólo ca­da dos días. El día que no te­nían ali­men­to lo pa­sa­ban ju­gan­do y de es­ta for­ma no pen­sa­ban en co­mer. Es­te sis­te­ma du­ró 18 años, pe­ro co­mo la ham­bru­na no dis­mi­nuía, de­ci­die­ron que sólo ha­bía co­mi­da pa­ra la mi­tad de los ha­bi­tan­tes del país. Así que lo par­tie­ron en dos y sor­tea­ron qué mi­tad se que­da­ba y cuál se iba.

LA HIS­TO­RIA CUEN­TA QUE PALÁMEDES IN­VEN­TÓ EL JUE­GO DE DA­DOS CON HUE­SOS DE OVE­JA PA­RA DI­VER­TIR A LA TRO­PA EN TRO­YA

Con to­do, la his­to­ria que me pa­re­ce más cu­rio­sa es la que apa­re­ce en una bre­ve na­rra­ción ti­tu­la­da La som­bra de las ju­ga­das del li­bro Cuen­tos bre­ves y ex­tra­or­di­na­rios (Lo­sa­da), obra de Jor­ge Luis Bor­ges y Adol­fo Bioy Ca­sa­res. El mi­cro­rre­la­to se si­túa en la ca­pi­tal de Ma­da­gas­car a fi­na­les del si­glo XIX. El ejér­ci­to fran­cés es­ta­ba si­tian­do la ca­pi­tal y los sa­cer­do­tes se­guían los ri­tua­les dispu­tan­do una par­ti­da de fa­no­ro­na, un jue­go de es­tra­te­gia, pa­ra ase­gu­rar la vic­to­ria. El sis­te­ma no fun­cio­nó y los li­bros de his­to­ria ex­pli­can que Fran­cia ane­xio­nó to­tal­men­te la is­la en 1895. Qui­zás us­te­des co­no­cen otras his­to­rias que ex­pli­can el ori­gen de un jue­go o que mues­tran sus vir­tu­des. Si quie­ren, pue­den ex­pli­cár­me­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.