MI­MAR LA SA­LUD IN­TE­RIOR

Usar un cal­zon­ci­llo de­ma­sia­do apre­ta­do pue­de pro­vo­car in­clu­so pro­ble­mas de fer­ti­li­dad. Lle­var bra­gui­tas de en­ca­je muy ajus­ta­das en mu­chas oca­sio­nes de­ri­va en mo­les­tas va­gi­ni­tis. Y real­zar el pe­cho con su­je­ta­do­res inade­cua­dos se tra­du­ce en do­lo­res de espal

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Equi­vo­car­se a la ho­ra de es­co­ger la ropa in­te­rior no tie­ne con­se­cuen­cias úni­ca­men­te es­té­ti­cas, tam­bién pue­de aca­rrear pro­ble­mas de sa­lud. Ca­si siem­pre más mo­les­tas (a ve­ces in­clu­so gra­ves) de lo que pue­da lle­gar a su­po­ner­se. En el ca­so de las mu­je­res un error tan ha­bi­tual co­mo el de no acer­tar con la me­di­da exac­ta del su­je­ta­dor pue­de ser el res­pon­sa­ble de do­lo­res de es­pal­da con ten­den­cia a cro­ni­fi­car­se. Me­nos co­no­ci­do es el error ha­bi­tual en el que sue­len caer los hom­bres, pe­ro sin du­da re­sul­ta igual de preo­cu­pan­te. Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te por la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Hu­man Re­pro­duc­tion, hay una gran ten­den­cia en­tre los va­ro­nes a usar cal­zon­ci­llos de­ma­sia­do ajus­ta­dos, con lo que tam­bién exis­te un al­to por­cen­ta­je de la po­bla­ción mas­cu­li­na con pro­ble­mas de fer­ti­li­dad. Se­gún es­te es­tu­dio, los hom­bres que abu­san de la ropa in­te­rior ajus­ta­da tien­den a te­ner es­per­ma­to­zoi­des con ba­jos ni­ve­les de mo­vi­mien­to, es de­cir, un es­per­ma po­co sano. In­ves­ti­ga­do­res de las uni­ver­si­da­des de Shef­field y Man­ches­ter (Reino Uni­do) re­clu­ta­ron a 2.249 hom­bres. Se es­tu­dió su es­ti­lo de vi­da a fon­do y se com­pa­ra­ron las res­pues­tas de 939 hom­bres con ba­jo ni­vel de mo­vi­li­dad de es­per­ma­to­zoi­des con un gru­po de 1.310 hom­bres sa­nos, pa­ra lle­gar a la con­clu­sión de que la úni­ca di­fe­ren­cia del pri­mer gru­po era o bien el uso de ropa in­te­rior ajus­ta­da o que ha­bían si­do so­me­ti­dos a ci­ru­gía tes­ti­cu­lar. “Cuan­do la ropa in­te­rior es de­ma­sia­do ce­ñi­da, los tes­tícu­los están a la mis­ma tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y no a uno o dos gra­dos me­nos, que es lo que se re­quie­re pa­ra pro­du­cir es­per­ma sano”, de­ta­lló Allan Pa­cey, uno de los au­to­res de la in­ves­ti­ga­ción. Ade­más, re­cor­dó que “quie­nes quie­ran ser pa­dres de­ben uti­li­zar cal­zon­ci­llos suel­tos du­ran­te unos po­cos me­ses (al me­nos tres me­ses an­tes de in­ten­tar con­ce­bir pa­ra que la ca­li­dad del semen sea óp­ti­ma) y, por su­pues­to, preo­cu­par­se tam­bién de su sa­lud, vi­gi­lar el pe­so, de­jar de fu­mar y li­mi­tar el con­su­mo de al­cohol”. Te­nien­do en cuen­ta es­tas pre­mi­sas, es­co­ger es fá­cil, pe­ro siem­pre de­be ha­cer­se pen­san­do en la ac­ti­vi­dad que se va a rea­li­zar. Los slips son per­fec­tos pa­ra ha­cer al­gún de­por­te o al­gu­na ac­ti­vi­dad que exi­ja mu­cho tiem­po de es­tar sen­ta­do por­que se aco­mo­dan, dan un gran apo­yo a la zo­na ge­ni­tal y, so­bre to­do, per­ma­ne­cen fi­jos en el mis­mo lu­gar. Pe­ro pa­ra el día a día lo más re­co­men­da­ble es el bo­xer ( en­tre el slip y el cal­zon­ci­llo más ti­po pan­ta­lón), que ase­gu­ra tam­bién una bue­na su­je­ción, evi­ta los pro­ble­mas de sa­lud de los slips y la fal­ta de co­mo­di­dad de uno de­ma­sia­do suel­to. Sea co­mo sea, el 57 por cien­to de los hom­bres si­gue pre­fi­rien­do los slips pa­ra su día a día, el 18 por cien­to pre­fie­re los bo­xer fir­mes, y el 29 por cien­to pre­fie­re los bo­xer más hol­ga­dos. Las ten­den­cias aquí no se imponen, man­da la co­mo­di­dad. Aun­que los dic­ta­dos de la mo­da pa­re­cen in­di­car que es tiem­po de bo­xer, los slips que se es­ta­ble­cie­ron co­mo ten­den­cia do­mi­nan­te de la mo­da en los años se­sen­ta van a se­guir sien­do la pri­me­ra op­ción por mu­cho tiem­po. ¿Y el ma­te­rial? El al­go­dón. Re­sul­ta lo más hi­gié­ni­co y sa­lu­da­ble y lo me­nos agre­si­vo pa­ra la piel, que en es­ta zo­na es es­pe­cial­men­te sen­si­ble. Aquí sí que sue­len acer­tar los va­ro­nes, mu­cho más que las mu­je­res. La doc­to­ra Ali­cia Pé­rez, miem­bro de la Uni­dad de Pa­to­lo­gía Vul­var de Sa­lud de la Mu­jer De­xeus, re­cuer­da que es un te­ma que no hay que to­mar a la li­ge­ra. Re­sul­ta del to­do im­pres­cin­di­ble cui­dar es­ta zo­na pues­to que, so­bre to­do en el ca­so de las mu­je­res, “la pa­to­lo­gía gi­ne­co­ló­gi­ca es muy va­ria­da y en­glo­ba mul­ti­tud de en­ti­da­des, aun­que mu­chas mu­je­res con­sul­tan por mo­les­tias de re­pe­ti- ción. So­bre to­do se pro­du­cen va­gi­ni­tis cau­sa­das por hon­gos o de­ter­mi­na­das bac­te­rias, o do­lor vul­var cró­ni­co (co­no­ci­do co­mo vul­vo­di­nia), que pre­ci­san un diag­nós­ti­co cer­te­ro y un tra­ta­mien­to mul­ti­dis­ci­pli­nar ade­cua­do”. La ropa in­te­rior en es­tos ca­sos es un ele­men­to cla­ve pa­ra con­se­guir una cu­ra to­tal. Por ello, des­de la Uni­dad de Pa­to­lo­gía Vul­var de Sa­lud de la Mu­jer De­xeus re­co­mien­dan a es­te ti­po de pa­cien­tes con una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial y ten­den­cia a las vul­vo­va­gi­ni­tis de re­pe­ti­ción el uso de pren­das ín­ti­mas de al­go­dón, no ajus­ta­das, sin en­ca­jes ni cos­tu­ras. Y tan im­por­tan­te co­mo el ma­te­rial es el di­se­ño: “Se re­co­mien­da so­bre to­do que sean las bra­gui­tas clá­si­cas, no tan­gas, por­que re­sul­tan so­bre to­do mu­cho más hi­gié­ni­cas” Tam­bién se les re­co­mien­da que no usen sal­vas­lip (ni por su­pues­to ja­bo­nes per­fu­ma­dos o con al­cohol). Pe­ro con lo que realmente no acier­tan las mu­je­res es con la ta­lla del su­je­ta­dor. El pro­ble­ma es de ba­se: los su­je­ta­do­res no sólo son un com­ple­men­to pa­ra real­zar el es­co­te, sino que cum­plen una fun­ción fun­da­men­tal en la mu­jer: su­je­tar el pe­cho. El gran pro­ble­ma es que en mu­chas oca­sio­nes es­ta pren­da in­te­rior se adquiere sin te­ner en cuen­ta la sa­lud, con lo que no se ha­ce una bue­na elec­ción. “Su uti­li­za­ción pue­de pro­vo­car ro­ces en la piel y el pe­zón, pro­ble­mas de es­pal­da o in­clu­so pro­vo­car con­ges­tión ma­ma­ria por di­fi­cul­tar el dre­na­je ve­no­so y lin­fá­ti­co o, in­clu­so, pue­de pro­vo­car que apa­rez­can zo­nas du­ras de­bi­do a la ci­ca­triz in­ter­na que pro­vo­ca un aro que se cla­va”, ex­pli­ca el doc­tor Mi­quel Prats de Puig, se­nó­lo­go de la clí­ni­ca Pla­nas, que re­co­mien­da ele­gir el sos­tén te­nien­do siem­pre en cuen­ta tan­to la ta­lla co­mo la co­pa. Prats de Puig ex­pli­ca que las cues­tio­nes que to­da mu­jer de­be te­ner en cuen­ta a la ho­ra de es­co­ger un su­je­ta­dor son: ¿el su­je­ta­dor de­ja mar­cas en la piel? Si la res­pues­ta es sí, es que es de­ma­sia­do pe­que­ño. ¿Cuán­do le­van­ta los bra­zos el su­je­ta­dor sube? Si la res­pues­ta es sí, es que es de­ma­sia­do gran­de. Otras pis­tas pa­ra sa­ber si ves­ti­mos un su­je­ta­dor co­rrec­to es te­ner en cuen­ta si el cie­rre de la es­pal­da se sube; si par­te del pe­cho so­bre­sa­le,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.