A ayu­dar se ha di­cho

En tiem­pos de ni­ños más pre­pa­ra­dos que nun­ca, la co­la­bo­ra­ción de es­tos en el ho­gar ha pa­sa­do a un se­gun­do plano. En­tre los pa­dres, la idea ge­ne­ra­li­za­da es que es más im­por­tan­te que se con­cen­tren en sus es­tu­dios y ex­tra­es­co­la­res que en ha­cer la ca­ma o re­co

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Eva Mi­llet

San­dra tie­ne 44 años y tres hi­jos, de on­ce, ocho y

cua­tro años. Cuan­do pa­sa par­te de las va­ca­cio­nes so­la con ellos aca­ba “ago­ta­da”. De cocinar, re­co­ger, ha­cer ca­mas, po­ner la­va­do­ras, pre­pa­rar bol­sas, pícnics y ce­nas. Los ni­ños la han ayu­da­do pe­ro “oca­sio­nal­men­te”, ma­ti­za. “Es­te te­ma, la ayu­da en ca­sa, no lo te­ne­mos or­ga­ni­za­do”, aña­de. “Ten­go en men­te ha­cer­lo, pe­ro las eda­des de mis hi­jos son muy di­fe­ren­tes… No he en­con­tra­do el mo­men­to”. La si­tua­ción de San­dra no es ex­tra­ña: son mu­chí­si­mas las fa­mi­lias en las cua­les los hi­jos no tie­nen ta­reas do­més­ti­cas es­pe­cí­fi­cas. Sin em­bar­go, su ca­so sor­pren­de cuan­do ex­pli­ca que ella, de ni­ña, sí que te­nía muy mar­ca­do es­te te­ma. En su ca­sa ha­bía ayu­da dia­ria, pe­ro ella y sus her­ma­nos te­nían mar­ca­das sus ta­reas do­més­ti­cas en una car­tu­li­na bien vi­si­ble en la co­ci­na. Se re­par­tían el “po­ner y re­co­ger la me­sa, lle­nar el la­va­pla­tos y lim­piar zapatos”. Ade­más, to­dos se ha­cían la ca­ma. El re­par­to de tra­ba­jos se rea­li­za­ba de for­ma con­sen­sua­da y se re­vi­sa­ba pa­sa­dos unos me­ses, ba­jo la su­per­vi­sión de la ma­dre. “Ella era la im­pul­so­ra –di­ce San­dra–, su ob­je­ti­vo era que apren­dié­se­mos a va­lo­rar el tra­ba­jo en el ho­gar y que las co­sas no se ha­cen co­mo por ar­te de ma­gia que… ¡Es lo que les pa­sa en ge­ne­ral a mis hi­jos!”, reflexiona. En otro con­ti­nen­te, en el de­par­ta­men­to de An­tro­po­lo­gía de la uni­ver­si­dad ca­li­for­nia­na de UCLA, Eli­nor Ochs y Carolina Iz­quier­do tam­bién han re­fle­xio­na­do so­bre es­ta cues­tión. Su es­pe­cia­li­dad es có­mo, en las di­fe­ren­tes cul­tu­ras, se edu­ca a los hi­jos a asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des. Pa­ra es­tas dos an­tro­pó­lo­gas, que los ni­ños ayu­den en ca­sa de for­ma ru­ti­na­ria y apren­dan a cui­dar de sí mis­mos son ha­bi­li­da­des fun­da­men­ta­les pa­ra su de­sa­rro­llo. Es­te in­te­rés las ha lle­va­do a rea­li­zar di­fe­ren­tes es­tu­dios de cam­po so­bre el te­ma. Ochs li­de­ró uno en Los Án­ge­les, don­de se hi­zo un se­gui­mien­to a una trein­te­na de fa­mi­lias de cla­se me­dia, ana­li­zan­do sus ru­ti­nas do­més­ti­cas. Por su par­te, Iz­quier­do se con­cen­tró en el mo­do de vi­da de una tri­bu del Ama­zo­nas pe­ruano, los mat­si­gen­ka.

El es­tu­dio de Los Án­ge­les (de­ta­lla­do en un ar­tícu­lo con­jun­to, Res­pon­si­bi­lity in child­hood: th­ree de­ve­lo

pmen­tal tra­jec­to­ries, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Et­hos), des­cri­be si­tua­cio­nes en las que ma­dres es­tre­sa­das des­pier­tan a sus hi­jos de 11, 12 y 15 años, pre­gun­tán­do­les (mien­tras les apre­mian pa­ra ir a la es­cue­la) qué bo­ca­di­llos quie­ren que les pre­pa­re pa­ra su al­muer-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.