TÉR­MI­NOS CLA­VE

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Gon­za­lo Her­vás con­si­de­ra fun­da­men­tal di­fe­ren­ciar una se­rie de con­cep­tos que fá­cil­men­te se en­tre­mez­clan, pro­du­cien­do más con­fu­sión que otra co­sa. An­te to­do ha­ce hin­ca­pié que no hay que con­fun­dir la psi­co­lo­gía po­si­ti­va con los pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos. Di­cho lo cual, pa­sa a de­fi­nir los si­guien­tes con­cep­tos:

Pen­sa­mien­to má­gi­co Aso­cia una pro­pie­dad ca­si mi­la­gro­sa a los pen­sa­mien­tos. Se cree que por el me­ro he­cho de pen­sar en al­go tie­ne un efec­to di­rec­to en los he­chos, cam­bián­do­los se­gún el pro­pio de­seo. No tie­ne nin­gu­na va­li­dez cien­tí­fi­ca. En es­te mar­co se ins­cri­be el li­bro El se­cre­to.

Pen­sa­mien­to po­si­ti­vo Es una tra­di­ción nor­te­ame­ri­ca­na más am­plia y que tie­ne que

ver con las au­to­afir­ma­cio­nes po­si­ti­vas. Se su­po­ne que uno de sus ob­je­ti­vos es re­cu­pe­rar la au­to­es­ti­ma o con­quis­tar­la. Tam­po­co tie­ne ba­se cien­tí­fi­ca. La au­to­es­ti­ma es mu­cho más com­ple­ja, por­que tam­bién de­pen­de de que se con­cre­te en he­chos. El op­ti­mis­mo ilu­so­rio o in­ge­nuo

Cuan­do hay di­fi­cul­ta­des se cree que to­do fi­nal­men­te se so­lu­cio­na­rá sin te­ner un plan ni es­tra­te­gia al­gu­na. Se con­fía en la ley del pén­du­lo, se­gún la cual lo que va mal des­pués tie­ne que ir bien aun­que no se ha­ga na­da en par­ti­cu­lar. Es un ras­go desadap­ta­ti­vo.

Op­ti­mis­mo sano

An­te la in­cer­ti­dum­bre, uno se pre­pa­ra pa­ra an­ti­ci­par la po­si­bi­li­dad real de su­pe­rar­la, pa­ra lo cual se tra­za un plan de ac­ción y per­sis­ten­cia. Es­to sí es­tá de­mos­tra­do y es efi­caz. So­bre to­do por la per­sis­ten­cia. In­clu­so tie­ne im­pli­ca­cio­nes fí­si­cas, me­jo­ra el es­ta­do de la per­so­na. Es un fac­tor más que in­ci­de, por ejem­plo, en la re­cu­pe­ra­ción an­te una en­fer­me­dad. Los he­chos cien­tí­fi­cos in­di­can que por mu­cho op­ti­mis­mo sano que ten­ga la per­so­na no cam­bia­rá el diag­nós­ti­co de una en­fer­me­dad. Pe­ro sí es ver­dad que si la per­so­na se de­pri­me an­te di­cha en­fer­me­dad ten­drá ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de em­peo­rar que si no lo es­tu­vie­ra. En la cul­tu­ra po­pu­lar aquí se pro­du­ce una dis­tor­sión y con­clu­ye que ser op­ti­mis­ta es la pa­na­cea. Se es­tá me­jor, sí, pe­ro no es la pa­na­cea de la cu­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.