Wins­ton Chur­chill

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

El mis­mo pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co ha­cía bro­mas so­bre sus con­di­cio­nes psi­co­fí­si­cas. Di­jo: “La sa­lud es un es­ta­do tran­si­to­rio que no pre­sa­gia na­da bueno”. En su ju­ven­tud, Chur­chill fue pro­cli­ve a la de­pre­sión. Con­fe­só que no le gus­ta­ba es­tar cer­ca del bor­de de un an­dén cuan­do pa­sa­ba un tren, por­que te­nía la ten­ta­ción de ti­rar­se. Su­frió a lo lar­go de su vi­da mu­chos al­ti­ba­jos. En 1942, su je­fe de Es­ta­do Ma­yor le des­cri­bió así: “No se le pue­de juz­gar se­gún los cri­te­rios co­rrien­tes. Es una ma­sa de con­tra­dic­cio­nes. Es un pro­duc­to de la na­tu­ra­le­za, de hu­mor tan va­ria­ble co­mo un día de abril”. Tam­bién te­nía afi­ción a la be­bi­da. “Las can­ti­da­des de li­cor que con­su­mió –cham­pán, brandy, whisky– fue­ron in­creí­bles”, co­men­tó, un fun­cio­na­rio, tras ver al pre­mier en 1943.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.