Geor­ge W. Bush y Tony Blair

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Am­bos ha­brían su­fri­do el sín­dro­me de hy­bris du­ran­te su man­da­to. Blair de jo­ven te­nía una gran pa­sión pa­ra la in­ter­pre­ta­ción tea­tral y fue miem­bro de una ban­da de rock, lo que, se­gún Owen, acen­tuó sus ten­den­cias nar­ci­sis­tas. En cuan­to a Geor­ge W. Bush, sus con­vic­cio­nes re­li­gio­sas de­ri­va­ron, una vez en el car­go, en “creen­cias me­siá­ni­cas”. Su cua­dro clí­ni­co fue de­li­ca­do. Blair su­frió cri­sis de ta­qui­car­dias, mien­tras que Bush ha­bía si­do al­cohó­li­co (con las con­se­cuen­cias que ello con­lle­va pa­ra la sa­lud), pe­se a que él ase­gu­ró ha­ber­lo de­ja­do en 1987.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.