Woo­drow Wil­son

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Se­gún Geor­ges Cle­men­ceau, mé­di­co y pri­mer mi­nis­tro de Fran­cia, Wil­son su­frió de una “neu­ro­sis re­li­gio­sa” du­ran­te la con­fe­ren­cia de Paz de 1919. Hay quien sos­tie­ne que en­tre 1919 y 1921 Es­ta­dos Uni­dos fue go­ber­na­do por una mu­jer: Edith Galt, es­po­sa de Wil­son. Jus­to des­pués de la con­fe­ren­cia, el man­da­ta­rio su­frió un in­far­to ce­re­bral que lo re­du­jo a un es­ta­do se­mi­ve­ge­ta­ti­vo. Su es­po­sa obli­gó a los mé­di­cos a man­te­ner el se­cre­to pro­fe­sio­nal y, lue­go, de Es­ta­do. Se prohi­bie­ron las vi­si­tas. Edith sos­tu­vo que su ma­ri­do asen­tía y de­ci­día so­bre to­dos los asun­tos, co­sa di­fí­cil de creer. Las con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas de la en­fer­me­dad fue­ron re­le­van­tes. Si Wil­son hu­bie­ra es­ta­do en con­di­cio­nes, tal vez ha­bría in­vo­lu­cra­do su país en la So­cie­dad de Na­cio­nes, lo que ha­bría su­pues­to un im­pul­so pa­ra la paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.