J.F. Ken­nedy

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Cuan­do pres­tó ju­ra­men­to en el car­go, ocul­tó al elec­to­ra­do que pa­de­cía la en­fer­me­dad de Ad­di­son (una in­su­fi­cien­cia de las glán­du­las su­pra­rrea­les). Se la diag­nos­ti­ca­ron en 1947. Le die­ron un año de vi­da y, an­tes de que em­pe­za­ra a re­ci­bir tra­ta­mien­to, lle­ga­ron a ad­mi­nis­trar­le los úl­ti­mos sa­cra­men­tos. Fue tra­ta­do con tes­tos­te­ro­na y es­te­roi­des, lo que le dis­pa­ró el ape­ti­to se­xual. Con­fe­só al pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Ha­rold Mc Millan que ne­ce­si­ta­ba man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les tres ve­ces por día pa­ra com­ba­tir sus do­lo­res de ca­be­za. Tu­vo pro­ble­mas de es­pal­da a lo

lar­go de su vi­da, pe­ro no a raíz de una he­ri­da de gue­rra, sino de un ac­ci­den­te de co­che en 1938. Los mé­di­cos con­fir­man que los pa­cien­tes con en­fer­me­dad de Ad­di­son pre­sen­tan “ca­si sin ex­cep­ción anor­ma­li­da­des psi­quiá­tri­cas”: de­pre­sión, apa­tía, an­sie­dad, irri­ta­bi­li­dad. El 29 de abril 1961, Ken­nedy or­de­nó ac­cio­nes en Viet­nam, cuan­do el día an­te­rior ha­bía man­te­ni­do re­la­cio­nes con la que­ri­da de un ma­fio­so en Chica­go. Una in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca con­fir­mó ade­más que Ken­nedy con­su­mió co­caí­na du­ran­te una vi­si­ta a Las Ve­gas en 1960 y ex­pe­ri­men­tó con ma­rihua­na y LSD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.