Bo­ris Yel­tsin

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

El 31 de agos­to de 1994, en Ber­lín, en una ce­re­mo­nia pa­ra ce­le­brar la mar­cha de los úl­ti­mos so­la­dos ru­sos, Yel­tsin arre­ba­tó de la mano la ba­tu­ta del di­rec­tor y se pu­so a di­ri­gir la Ban­da de la Po­li­cía de la ciu­dad, pa­ra lue­go can­tar una can­ción po­pu­lar ru­sa. Un mes des­pués, en el ae­ro­puer­to de Shannon, no fue ca­paz de ba­jar del avión, a pe­sar de te­ner a to­do el go­bierno ir­lan­dés con­gre­ga­do a pie de la es­ca­le­ri­lla pa­ra re­ci­bir­lo, al es­tar bo­rra­cho. Más allá de es­tos epi­so­dios, Yel­tsin tu­vo cin­co ata­ques car­dia­cos mien­tras ocu­pa­ba el car­go. En 1996, po­cos me­ses an­tes de im­plan­tar­le cin­co by­pass car­dia­cos, es­tu­vo bai­lan­do en Ros­tov en un concierto en el pal­co con unas bai­la­ri­nas ru­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.