HIS­TO­RIAS DE UCRA­NIA

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Un je­fe de Es­ta­do con una sa­lud de­li­ca­da co­rre el pe­li­gro de no sa­ber va­lo­rar co­rrec­ta­men­te una si­tua­ción. Es lo que le pa­só al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos Fran­klin D. Roo­se­velt en la Con­fe­ren­cia de Yal­ta, ce­le­bra­da con sus ho­mó­lo­gos bri­tá­ni­co y so­vié­ti­co ha­cia el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en el año 1945. Roo­se­velt con­si­guió que la URSS en­tra­ra en las Na­cio­nes Uni­das, pe­ro a cam­bio de dar po­der de ve­to a ca­da miem­bro per­ma­nen­te –al­go que le res­ta efi­ca­cia–. Sta­lin tam­bién afir­mó que ayu­da­ría en la lu­cha con­tra Ja­pón, pe­ro re­ser­ván­do­se una sig­ni­fi­ca­ti­va área de in­fluen­cia en la Eu­ro­pa del Es­te. Así, en aquel bal­nea­rio del mar Ne­gro, al sur de la pe­nín­su­la de Crimea, se pu­sie­ron las bases de la gue­rra fría.

To­dos aque­llos per­so­na­jes ya son his­to­ria, en es­pe­cial el nor­te­ame­ri­cano, que mu­rió po­co des­pués de re­gre­sar de Yal­ta. Por su par­te, la ciu­dad si­gue fun­cio­nan­do co­mo cen­tro tu­rís­ti­co, gra­cias a un mi­cro­cli­ma más cá­li­do que en el res­to de Ucra­nia, en su día se­gun­da re­pú­bli­ca de la Unión So­vié­ti­ca, an­ti­guo gra­ne­ro y po­ten­cia in­dus­trial de aquel con­glo­me­ra­do. La lo­ca­li­dad ya era pre­di­lec­ta de la no­ble­za ru­sa, y pron­to lo fue del po­lit­bu­ró de Sta­lin y sus su­ce­so­res. El mis­mo lu­gar don­de se ce­le­bró la ci­ta­da con­fe­ren­cia, el pa­la­cio Li­va­dia, ha­bía si­do la re­si­den­cia de ve­rano del zar Ni­co­lás II. En 1834, aquí ha­bía un pue­blo con el mis­mo nom­bre, has­ta que lo com­pró el mag­na­te po­la­co Lev Po­totsky pa­ra cons­truir una man­sión. Más tar­de, Ni­co­lás se en­ca­pri­chó del edi­fi­cio y lo re­mo­de­ló en pie­dra blan­ca con ins­pi­ra­ción re­na­cen­tis­ta. Ade­más de ser la se­de de la con­fe­ren­cia, Roo­se­velt se alo­jó en sus ha­bi­ta­cio­nes; le gus­ta­ron tan­to que se di­ce que qui­so com­prar el edi­fi­cio a Sta­lin, quien le res­pon­dió que no. Ac­tual­men­te aco­ge un mu­seo so­bre el his­tó­ri­co en­cuen­tro y so­bre las vi­das de los za­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.