DE PA­SEO CON CHÉ­JOV

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Yal­ta siem­pre sor­pren­de, en es­pe­cial por des­co­no­ci­mien­to de lo que en­con­tra­re­mos allí. Pa­ra em­pe­zar, dis­po­ne de la lí­nea de tro­le­bús más lar­ga del mun­do, que la une con Sim­fe­ro­pol, el cen­tro ad­mi­nis­tra­ti­vo de la re­gión au­tó­no­ma de Crimea, a 90 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. A las au­to­ri­da­des les pa­re­ció más ba­ra­to ins­ta­lar un tro­le que alar­gar la lí­nea de tren a tra­vés de las mon­ta­ñas de Ai-Pe­tri, San Pe­dro en grie­go, res­pon­sa­bles del pe­cu­liar cli­ma lo­cal. Aun­que los mon­tes apa­ci­guan los vien­tos y atem­pe­ran el cli­ma, es­con­den en su in­te­rior la cue­va de Trej­glaz­ka, con el sue­lo cu­bier­to de hie­lo eterno. Has­ta allí se pue­de lle­gar en co­che o en el te­le­fé­ri­co Mis­jor–Ai-Pe­tri, que de­ja muy cer­ca del mi­ra­dor de la ro­ca Shish­ko. El nom­bre en grie­go de es­tos mon­tes no de­be sor­pren­der­nos, pues­to que fue­ron los he­le­nos quie­nes fun­da­ron la ciu­dad de Yal­ta tras per­der­se en la tor­men­ta y es­tar a pun­to de nau­fra­gar. Se­gún la le­yen­da, nom­bra­ron aquel pe­da­zo de tie­rra sal­va­do­ra Ya­los, sim­ple­men­te, cos­ta. Los bi­zan­ti­nos y los ge­no­ve­ses la re­bau­ti­za­rían con el nom­bre de Ya­li­ta.

En cuan­to al cen­tro de la ciu­dad, con­ser­va en par­te los ho­te­les y pa­la­cios blan­cos en los que es fá­cil ima­gi­nar a los es­cri­to­res Fió­dor Dos­to­yevs­ki y Ale­xan­der Push­kin crean­do su obras. Pe­ro se­ría so­bre to­do Antón Ché­jov el que que­da­ría

li­ga­do pa­ra siem­pre a la ciu­dad con La da­ma del pe­rri­to, El jar­dín de los

ce­re­zos o Tres her­ma­nas, es­cri­tas en la re­si­den­cia en la que pa­só sus úl­ti­mos años, la mis­ma que hoy fun­cio­na co­mo ex­po­si­ción per­ma­nen­te de­di­ca­da a su me­mo­ria. La at­mós­fe­ra de las pá­gi­nas de Ché­jov tam­bién se evo­ca sin du­da en pa­la­cios co­mo el de Alup­ka o el de Mas­san­dra. El pri­me­ro, tam­bién lla­ma­do de Vo­ron­tsov por el con­de que lo hi­zo cons­truir en el 1830, re­pro­du­ce con sus lí­neas ro­mán­ti­cas el con­torno de las mon­ta­ñas de Ai-Pe­tri, con el ob­je­ti­vo de con­fun­dir­se con ellas. Su ar­qui­tec­to fue Edward Blo­re, el mis­mo del pa­la­cio de Buc­king­ham. Qui­zá por eso se es­co­gió co­mo re­si­den­cia de Chur­chill du­ran­te la Con­fe­ren­cia de Yal­ta. En cuan­to a Mas­san­dra, su nom­bre se aso­cia con el de unos vi­nos de sa­bro­so pa­la­dar y con un an­ti­guo po­bla­do grie­go, ade­más de con un pe­que­ño Ver­sa­lles cons­trui­do al gus­to de Ale­jan­dro III. Con el tiem­po, co­bi­ja­ría el bal­nea­rio La Sa­lud Pro­le­ta­ria.

Pe­ro el más me­mo­ra­ble y pe­cu­liar edi­fi­cio de Yal­ta es El Ni­do de Go­lon­dri­na, que se apre­cia me­jor na­ve­gan­do por el mar Ne­gro, le­jos de las pla­yas con­ges­tio­na­das. A pun­to de pre­ci­pi­tar­se al va­cío des­de el bor­de del acan­ti­la­do de 40 me­tros de al­tu­ra del ca­bo Ai To­dor, fue crea­do por Leo­nid Sher­wood, hi­jo del ar­qui­tec­to del Mu­seo His­tó­ri­co de la pla­za Ro­ja de Moscú. Imi­ta los ai­res me­die­va­les de for­ma li­bre y, an­ti­gua­men­te, fun­cio­nó co­mo club de lec­tu­ra. Hoy es un res­tau­ran­te… ¡ita­liano!

A la iz­quier­da, puer­to de Yal­ta, con la igle­sia Ale­xan­der Nevs­ki y las mon­ta­ñas de Crimea Arri­ba, pa­la­cio Li­va­dia, don­de Sta­lin, Roo­se­velt y Chur­chill ce­le­bra­ron la Con­fe­ren­cia de Yal­ta So­bre es­tas lí­neas, el pa­la­cio de Vo­ron­tsov, cons­trui­do en 1830, re­pro­du­ce el con­torno de las mon­ta­ñas de Ai-Pe­tri

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.