EL CA­FÉ QUE VIA­JA POR LA TRI­PA DEL ELE­FAN­TE

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

TEX­TO EU­LÀ­LIA SAN­TI­LA­RI Exis­ten múl­ti­ples va­rie­da­des de ca­fé, con di­fe­ren­tes sa­bo­res y aro­mas. La que les pre­sen­ta­mos a con­ti­nua­ción tal vez les gus­ta­rá o no, eso sí, di­fí­cil­men­te les de­ja­rá in­di­fe­ren­tes. El ca­fé Black Ivory se cul­ti­va en el nor­te de Tai­lan­dia y tie­ne un ex­qui­si­to sa­bor te­rro­so y fru­tal. Sin em­bar­go, su he­cho di­fe­ren­cial es otro. ¿Có­mo reac­cio­na­rían si les di­je­ran que el ca­fé que están to­man­do ha pa­sa­do por el es­tó­ma­go de un ele­fan­te? En efec­to, se tra­ta de un ca­fé ex­traí­do de las he­ces de un pa­qui­der­mo. Pue­de que mu­chos, des­pués de co­no­cer es­te pe­que­ño de­ta­lle, no se atre­van a pro­bar­lo, aun­que si in­me­dia­ta­men­te les in­for­man so­bre su pre­cio, qui­zá quie­ran ha­cer cier­tas com- pro­ba­cio­nes. Por ejem­plo, si el pre­cio –¡40 eu­ros la ta­za!– realmente res­pon­de a la ca­li­dad del ca­fé. Tam­bién es po­si­ble que de­ci­dan no pro­bar­lo nun­ca más, a me­nos que es­tén dis­pues­tos a arrui­nar­se ca­da vez que quie­ran de­gus­tar es­te vi­cio ma­ña­ne­ro. Aun­que si se ha­cen asi­duos a es­te bre­ba­je, pue­den es­tar tran­qui­los: su crea­dor, Bla­ke Din­kin, ha lle­ga­do a un acuer­do con la Fun­da­ción Gol­den Trian­gle, un re­fu­gio pa­ra ele­fan­tes mal­tra­ta­dos, que re­ci­bi­rá un 8% de las ven­tas del Black Ivory. El se­cre­to es­tá, sin du­da, en su ela­bo­ra­ción. Los ele­fan­tes in­gie­ren los gra­nos de ca­fé, mez­cla­dos con plá­ta­nos y azú­car de ca­ña, que más tar­de se re­cu­pe­ran de en­tre sus ex­cre­men­tos. Los áci­dos es­to­ma­ca­les del ele­fan­te re­du­cen las pro­teí­nas de los gra­nos de ca­fé, y es­to ha­ce que dis­mi­nu­ya la amar­gu­ra y me­jo­re su sa­bor. La peor par­te del pro­ce­so va a car­go de los cui­da­do­res y en­tre­na­do­res de los ele­fan­tes, que ins­pec­cio­nan los ex­cre­men­tos y re­co­lec­tan los gra­nos a mano, pa­ra des­pués se­car­los al sol. Si el pre­cio y su pro­ce­so de fa­bri­ca­ción no su­po­nen nin­gún in­con­ve­nien­te pa­ra us­te­des y están de­ci­di­dos a pro­bar­lo, de­ben sa­ber que sólo es­tá dis­po­ni­ble en unos po­cos com­ple­jos ho­te­le­ros en to­do el mun­do: en el nor­te de Tai­lan­dia, en las Mal­di­vas y en Abu Da­bi. Así que, a aque­llos más atre­vi­dos… ¡dis­fru­ten del sa­bor!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.