A ELLAS TAM­BIÉN SE LES CAE

Que los hom­bres al ca­bo de los años ten­gan que ha­cer­se a la idea de per­der el pe­lo es bien sa­bi­do. Pe­ro las mu­je­res tam­bién pue­den te­ner pro­ble­mas de alo­pe­cia. Un te­ma de­li­ca­do, tam­bién des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Si us­ted per­te­ne­ce a ese gru­po de mu­je­res que des­pués de un ce­pi­lla­do cons­ta­ta que hay me­cho­nes que se han que­da­do en­re­da­dos y, a to­da pri­sa, pi­de ho­ra con el der­ma­tó­lo­go pa­ra que le re­ce­te un tra­ta­mien­to… Pues que se­pa que, a lo me­jor, no ne­ce­si­ta nin­guno. Y que tam­po­co su­fre, en sen­ti­do es­tric­to, de alo­pe­cia. ¿Sor­pren­di­da? Mien­tras que la cal­vi­cie mas­cu­li­na, ade­más de ser has­ta con­si­de­ra­da en cier­tos ca­sos co­mo cool, la alo­pe­cia fe­me­ni­na es to­da­vía un ta­bú so­cial y so­bre es­te te­ma hay mu­cho des­co­no­ci­mien­to. La alo­pe­cia no es una en­fer­me­dad, sino el sín­to­ma de una pa­to­lo­gía que pue­de te­ner en las mu­je­res cau­sas muy di­ver­sas.

Por eso, no hay que con­fun­dir la caí­da del pe­lo con la ca­ren­cia del mis­mo. En el pri­mer ca­so, ha­bla­mos de pe­lo que pue­de caer­se y por mu­chas ra­zo­nes: a raíz de un em­ba­ra­zo o tras un re­cam­bio es­ta­cio­nal de los ca­be­llos, por ejem­plo. En es­te ca­so el pe­lo cae, pe­ro tam­bién vuel­ve a cre­cer. En un lap­so de tiem­po, el fe­nó­meno de­ja de ser apre­cia­ble. No se ne­ce­si­ta nin­gún tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co. Ra­mon Gri­malt, der­ma­tó­lo­go coor­di­na­dor del Gru­po Es­pa­ñol de Tri­co­lo­gía de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­ro­lo­gía (AEDV) es ta­jan­te: “Lo que más preo­cu­pa es la caí­da del ca­be­llo. Pe­ro, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, es­to no tie­ne nin­gu­na re­la­ción con la cal­vi­cie. La pér­di­da de pe­lo no es en sí mis­ma una en­fer­me­dad. Ocho de ca­da diez mu­je­res que acu­den a las con­sul­tas preo­cu­pa­das por su ca­be­llo no pa­de­cen en­fer­me­dad al­gu­na”.

Des­de un pun­to de vis­ta téc­ni­co, se ha­bla en­ton­ces de eflu­vio te­ló­geno o alo­pe­cias es­ta­cio­na­les. Las mu­je­res son par­ti­cu­lar­men­te sen­si­bles. La pér­di­da del ca­be­llo se de­be en es­tos ca­sos a fac­to­res tran­si­to­rios y pro­vi­sio­na­les: el es­trés, la fi­na­li­za­ción de an­ti­con­cep­ti­vos ora­les, las con­se­cuen­cias de una ope­ra­ción, ali­men­ta­ción des­equi­li­bra­da con ca­ren­cia de hie­rro, tra­ta­mien­tos mé­di­cos, et­cé­te­ra. La pa­cien­te no­ta­rá que el ca­be­llo es más frá­gil y que se des­pren­de­rá con ma­yor fa­ci­li­dad. Pe­ro ojo: en to­dos es­tos ca­sos la pér­di­da es per­fec­ta­men­te re­ver­si­ble una vez que el fac­tor cau­san­te des­apa­rez­ca (la die­ta se com­pen­sa, finaliza la asun­ción del fár­ma­co, el es­trés dis­mi­nu­ye...). Ser­gio Va­ñó Gal­ván, der­ma­tó­lo­go en el hos­pi­tal Ramón y Ca­jal y del gru­po de der­ma­to­lo­gía de la clí­ni­ca Pe­dro Jaén, con­fir­ma que, sal­vo ex­cep­cio­nes, “es­ta pér­di­da del ca­be­llo no pre­ci­sa nin­gún tra­ta­mien­to ca­pi­lar ac­ti­vo”. Ca­da día pue­den per­der­se más de cien ca­be­llos. Pe­ro in­clu­so en oca­sión de los eflu­vios te­ló­ge­nos el nú­me­ro to­tal de ca­be­llos de­be­ría man­te­ner­se es­ta­ble. Si no hay otro ti­po de al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les, el ca­be­llo que cae es sus­ti­tui­do por otro nue­vo en per­fec­to es­ta­do. Es co­mo si, en un par­ti­cu­lar con­tex­to, se ace­le­ra­ra el pro­ce­so de re­cam­bio o sus­ti­tu­ción del ca­be­llo. Di­cho de otra ma­ne­ra: es al­go que de­be­ría apre­ciar­se en el ce­pi­llo, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te en el es­pe­jo.

Eso sí: la per­di­da de ca­be­llo de­bi­do al es­trés es­tá en au­men­to en­tre las mu­je­res, so­bre to­do de la po­bla­ción ur­ba­na. En efec­to, el es­ti­lo de vi­da ca­da vez más fre­né­ti­co, uni­do a las ten­sio­nes ner­vio­sas a las que las mu­je­res están so­me­ti­das, com­pa­gi­nan­do su vi­da la­bo­ral y fa­mi­liar, ha acen­tua­do el pro­ble­ma (que, cu­rio­sa­men­te, no es tan fre­cuen­te en la po­bla­ción ru­ral, don­de ri­gen unos há­bi­tos más tran­qui­los y unas die­tas más sa­lu­da­bles). A mi­tad de los años ochen­ta, ni el 3% de las mu­je­res su­fría pér­di­da de ca­be­llo por el es­trés. Aho­ra es­ta­mos cer­ca el 10%. Tam­bién es ver­dad que ha­ce años la es­pe­ran­za de vi­da era más cor­ta y la gen­te otor­ga­ba me­nos im­por­tan­cia a la ima­gen, con lo que la alo­pe­cia no era un te­ma que preo­cu­pa­se de­ma­sia­do.

Pa­ra fre­nar el fe­nó­meno, más de una mu­jer ha­brá re­cu­rri­do a los lla­ma­dos cham­pús an­ti­caí­da. Pe­ro los ex­per­tos ase­gu­ran que son to­tal­men­te in­efi­ca­ces. Es una de­nun­cia que ya ha he­cho en su mo­men­to la or­ga­ni­za­ción de con­su­mi­do­res OCU. ¿Por qué? Pri­me­ro, por­que he­mos vis­to que no exis­te nin­gún tra­ta­mien­to ca­pi­lar es­pe­cí­fi­co con­tra el eflu­vio te­ló­geno (sim­ple­men­te hay que co­rre­gir la die­ta o hay que es­pe­rar que las hor­mo­nas tras el par­to se res­ta­ble­cen, por lo ge­ne­ral unos seis me­ses, o que ce­sen las si­tua­cio­nes de es­trés…). Y se­gun­do, por­que es im­po­si­ble que nin­gún cham­pú ac­túe so­bre la raíz del pe­lo. El doc­tor Gri­malt, so­bre es­te pun­to, es ca­te­gó­ri­co: “Es­tos cham­pús son una es­ta­fa. Es co­mo que­rer com­prar una ca­mi­sa que be­ne­fi­cie el la­tir de nues­tro co­ra­zón. Es im­po­si­ble, por­que la ves­ti­men­ta sólo vis­te la piel, aun­que se en­cuen­tre jus­to en­ci­ma del co­ra­zón. Hay con­su­mi­do­res que vi­ven en­ga­ña­dos”. Tam­po­co los ma­sa­jes ca­pi­la­res van a pro­du­cir nin­gún mi­la­gro, igual que las vi­ta­mi­nas, sal­vo en ca­sos muy con­cre­tos. Así lo ha cer­ti­fi­ca­do la AEDV.

En cam­bio, cuan­do nos re­fe­ri­mos a la cal­vi­cie, la si­tua­ción lle­ga por mi­nia­tu­ri­za­ción del ca­be­llo, no por pér­di­da del mis­mo. Es de­cir, que el pro­ble­ma no es tan­to la caí­da, sino que los nue­vos ca­be­llos cre­cen pe­que­ñi­tos y con el tiem­po son tan pe­que­ños que ca­si de­jan de ver­se. Las cau­sas pue­den ser de dis­tin­to ori­gen. La más co­mún (prác­ti­ca­men­te en el 90% de los ca­sos) es hor­mo­nal. Es alo­pe­cia an­dro­gé­ni­ca, pro­du­ci­da por la ac­tua­ción de los an­dró­ge­nos, las hor­mo­nas mas­cu­li­nas (que tam­bién están pre­sen­tes en las mu­je­res, aun­que en me­nor me­di­da que en el hombre).

Es­te ti­po de alo­pe­cia, que afec­ta a po­co me­nos del 30% de las mu­je­res y que se ha­ce más vi­si­ble en­tre los 40 y los 55 años, es­tá de­ter­mi­na­da por la ge­né­ti­ca y por el en­ve­je­ci­mien­to. No de­pen­de de un fac­tor ex­terno (co­mo los ca­sos que he­mos pues­to al co­mien­zo de es­te ar­tícu­lo), sino que es al­go ge­né­ti­ca­men­te de­ter­mi­na­do. Por ejem­plo, al en­trar en la me­no­pau­sia, las hor­mo­nas fe­me­ni­nas dis­mi­nu­yen de­jan­do cam­po li­bre, por así de­cir­lo, a los an­dró­ge­nos, que aca­ban pa­san­do fac­tu­ra en el fo­lícu­lo del ca­be­llo. To­do de­pen­de­rá del pa­trón ge­né­ti­co fa­mi­liar y de la edad. La alo­pe­cia an­dro­gé­ni­ca fe­me­ni­na se ma­ni­fies­ta, a di­fe­ren­cia del hombre, de for­ma di­fe­ren­te ya que ellas go­zan de la pro­tec­ción que su­po­nen la pre­sen­cia de las hor­mo­nas fe­me­ni­nas. Su evo­lu­ción es más len­ta y los ca­be­llos de la pri­me­ra lí­nea siem­pre se man­tie­nen nor­ma­les. Las mu­je­res, a di­fe­ren­cia de ellos, no pre­sen­tan en­tra­das. En cam­bio, la ca­ren­cia de pe­lo es vi­si­ble en la zo­na cen­tral del cue­ro ca­be­llu­do, que se va cla­rean­do po­co a po­co.

Al ser un fe­nó­meno he­re­di­ta­rio, irre­ver­si­ble y pro­gre­si­vo, es de di­fí­cil so­lu­ción. Pa­ra su tra­ta­mien­to, ha­brá que ver ca­so por ca­so. El fár­ma­co más co­mún es el Mi­no­xi­dil, que es un lí­qui­do que se apli­ca di­rec­ta­men­te en el cue­ro ca­be­llu­do y que

tie­ne un efec­to va­so­di­la­ta­dor so­bre la cir­cu­la­ción san­guí­nea en la zo­na. Su cos­te es ase­qui­ble (50 eu­ros). Hay que fro­tar­lo dos ve­ces al día. Los re­sul­ta­dos al ca­bo de tres me­ses son con­for­tan­tes, aun­que pue­de que el cre­ci­mien­to del ca­be­llo nue­vo sea in­su­fi­cien­te pa­ra ocul­tar los sig­nos de la cal­vi­cie. Las mu­je­res sólo de­be­rían usar la lo­ción con con­cen­tra­ción al 2%.

Otra op­ción más con­tro­ver­ti­da es la Fi­na­res­ti­da, un pro­duc­to que in­hi­be la ac­ción de la en­zi­ma res­pon­sa­ble de la con­ver­sión de la tes­tos­te­ro­na en dihi­dro­tes­tos­te­ro­na. Los ex­per­tos con­sul­ta­dos aler­tan de que es­tá con­tra­in­di­ca­do en las mu­je­res fér­ti­les –en cam­bio se pue­de va­lo­rar con pru­den­cia en la me­no­pau­sia– y prohi­bi­do en ca­so de em­ba­ra­zo. En­tre los efec­tos se­cun­da­rios hay que se­ña­lar una dis­mi­nu­ción de la li­bi­do o del de­seo se­xual y, ade­más, tie­ne el in­con­ve­nien­te de que hay que to­mar­la de por vi­da pa­ra que sus efec­tos se man­ten­gan. Cues­ta 650 eu­ros al año.

En to­do ca­so, hay que pre­ci­sar que aun­que de­trás de es­te fe­nó­meno hay una cau­sa hor­mo­nal no es­ta­mos an­te una en­fer­me­dad hor­mo­nal, sino que se tra­ta de una res­pues­ta anó­ma­la del fo­lícu­lo por ra­zo­nes ge­né­ti­cas. En otras cir­cuns­tan­cias, en cam­bio, sí es co­rrec­to hablar de en­fer­me­da­des que, en­tre sus múl­ti­ples, ma­ni­fes­ta­cio­nes, cau­san alo­pe­cia: la dia­be­tes, la dis­fun­ción en la glán­du­la ti­roi­dea o tri­co­ti­lo­ma­nía, una pa­to­lo­gía men­tal en la que las per­so­nas tie­nen un de­seo irre­sis­ti­ble de ti­rar de su ca­be­llo. Pa­ra re­cu­pe­rar el pe­lo, es inú­til in­ter­ve­nir en el cue­ro ca­be­llu­do, sino que ha­brá que tra­tar la en­fer­me­dad cau­san­te del pro­ble­ma ca­pi­lar (has­ta que no in­ter­vie­ne en las dia­be­tes o en las glán­du­las ti­roi­des, po­co se pue­de ha­cer por el ca­be­llo). Se­gún Gri­malt, “hay 37 cau­sas de alo­pe­cia co­mu­nes, ade­más de la an­dro­gé­ni­ca”.

La alo­pe­cia area­ta for­ma par­te de es­te aba­ni­co: es una en­fer­me­dad au­to­in­mu­ne bas­tan­te im­pre­de­ci­ble –el or­ga­nis­mo pro­du­ce erró­nea­men­te an­ti­cuer­pos con­tra el fo­lícu­lo, co­mo si se tra­ta­ra de una aler­gia– y que se ca­rac­te­ri­za por una fuer­te dis­mi­nu­ción de la pro­duc­ción de los ca­be­llos, ca­da vez más pe­que­ños y dé­bi­les. El im­pac­to en las mu­je­res es par­ti­cu­lar­men­te du­ro: son vi­si­bles par­ches des­po­bla­dos, las clá­si­cas cla­pas en va­rias zo­nas del cue­ro ca­be­llu­do (has­ta se pue­de lle­gar a la alo­pe­cia to­tal). El tra­ta­mien­to es com­ple­jo y, en oca­sio­nes, los es­te­roi­des pue­den ayu­dar. Ca­da ca­so es úni­co.

Si la ca­ren­cia de ca­be­llo lle­ga a ha­cer­se cró­ni­ca o de di­fí­cil so­lu­ción, hay que con­tem­plar el tras­plan­te ca­pi­lar. Se im­plan­tan in­jer­tos de par­te de piel don­de hay ca­be­llos en las zo­nas con po­co pe­lo. Apar­te de su cos­te (6.000 eu­ros), hay que te­ner pre­sen­te que pue­den ser ne­ce­sa­rias va­rias se­sio­nes de tras­plan­te, ya que la mi­nia­tu­ri­za­ción del ca­be­llo, cuan­do es he­re­di­ta­ria, pro­gre­sa en el tiem­po. Por su­pues­to, no hay que ol­vi­dar las lla­ma­das téc­ni­cas de ca­mu­fla­je, co­mo sis­te­mas de in­te­gra­ción ca­pi­lar (pró­te­sis par­cial del ca­be­llo, de ca­rác­ter se­mi­per­ma­nen­te, he­cha a mano con pe­los na­tu­ra­les de

LOS CHAM­PÚS AN­TI­CAÍ­DA Y LAS LO­CIO­NES NO TIE­NEN EFI­CA­CIA UN 30% DE LAS MU­JE­RES DE MÁS DE 45 AÑOS SU­FRE CA­REN­CIA DE CA­BE­LLO

igua­les ca­rac­te­rís­ti­cas y sin in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca), ex­ten­sio­nes, pos­ti­zos par­cia­les, tin­tes, sprays y, ob­via­men­te, las pe­lu­cas. Aquí las mu­je­res tie­nen mu­cho dón­de ele­gir.

Un úl­ti­mo apunte, tí­pi­co ras­go de la alo­pe­cia fe­me­ni­na, es que no hay que sub­es­ti­mar su im­pac­to psi­co­ló­gi­co. Co­mo es­cri­bió Z.D. Drae­los, pro­fe­sor de Der­ma­to­lo­gía de la Wa­ke Fo­rest School en la Uni­ver­si­dad de North Carolina (EE.UU.), “na­die pue­de po­ner en du­da la vi­ri­li­dad de una ca­be­za mas­cu­li­na afei­ta­da que in­clu­so pue­de ser her­mo­sa, pe­ro en las mu­je­res ocu­rre to­do lo con­tra­rio”. El doc­tor Va­ñó Gal­ván ci­ta un da­to muy re­ve­la­dor: el im­pac­to psi­co­ló­gi­co de la alo­pe­cia es tan fuer­te que un 10% de las mu­je­res es­ta­rían dis­pues­tas a se­guir un tra­ta­mien­to di­fe­ren­te de la qui­mio­te­ra­pia ¡pa­ra no per­der pe­lo! En un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo por Au­ro­ra Gue­rra Ta­pia, der­ma­tó­lo­ga del hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio Do­ce de Oc­tu­bre en Ma­drid, se ha com­pro­ba­do que “la caí­da del ca­be­llo en las mu­je­res, in­de­pen­dien­te­men­te de la cau­sa por la que se pro­duz­ca, oca­sio­na el de­sa­rro­llo de tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos, de­pre­sión y an­sie­dad, ema­na­dos de la al­te­ra­ción que tie­ne de su ima­gen cor­po­ral, lo que de­ri­va en una pér­di­da de au­to­es­ti­ma”. Y con­clu­ye con un avi­so pa­ra na­ve­gan­tes: “Es ne­ce­sa­rio re­cor­dar que en mu­chas oca­sio­nes el tra­ta­mien­to mé­di­co de la alo­pe­cia es in­efi­caz”.

Pues bien, ¿pue­den ha­cer al­go las mu­je­res pa­ra pre­ve­nir la alo­pe­cia an­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de? En reali­dad, po­ca co­sa. El lá­ser y la ozo­no­te­ra­pia, que es­ti­mu­lan los fo­lícu­los pi­lo­sos, no lo­gran el con­sen­so uná­ni­me del mun­do cien­tí­fi­co. Tam­po­co es cier­to que el uso de go­mi­nas, la­cas y tin­tes sea per­ju­di­cial: co­mo mu­cho mo­di­fi­can el as­pec­to es­té­ti­co del pe­lo, pe­ro no su raíz. Así que no por de­jar de usar­las se evi­ta­rá la alo­pe­cia. ¿En­ton­ces? “Si se tie­ne al­gún an­te­ce­den­te fa­mi­liar, re­co­mien­do acu­dir a una con­sul­ta pa­ra que se pue­da ha­cer un diag­nós­ti­co pre­coz lo an­tes po­si­ble”, su­gie­re Va­ño Gal­ván. “Lo más im­por­tan­te es no ob­se­sio­nar­se. Por­que ca­da uno tie­ne su cuer­po”, di­ce Gri­malt, aun­que es cier­to que so­cial­men­te las mu­je­res lo tie­nen más di­fí­cil. Una bue­na hi­gie­ne ca­pi­lar, que re­du­ce la se­cre­ción se­bá­cea, una die­ta sa­na y una ac­ti­tud po­si­ti­va an­te las ad­ver­si­da­des de la vi­da no evi­ta­rán la alo­pe­cia. Pe­ro, por lo me­nos, sen­ta­rán bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.