RE­EDU­CAR LA FUER­ZA DE VO­LUN­TAD

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - RA­MI­RO CA­LLE es@lavan­guar­dia.es

PREGUNTA Ho­la Ra­mi­ro, soy Lu­cas, un jo­ven de vein­ti­cua­tro años, y a ve­ces ten­go pro­ble­mas con el al­cohol. No be­bo ha­bi­tual­men­te, pe­ro los fi­nes de se­ma­na me pon­go has­ta arri­ba y lue­go es­toy dos o tres días des­he­cho. Es­toy preo­cu­pa­do de ve­ras y me pre­gun­to si no ten­dré al­go de al­cohó­li­co, aun­que cuan­do me lo pro­pon­go no prue­bo ni una go­ta y pue­do to­mar un té frío o un re­fres­co. Pe­ro cuan­do em­pie­zo a be­ber no ten­go fin. He co­no­ci­do a Lo­re­na, una chi­ca que me ha ro­ba­do el co­ra­zón, por­que es tier­na y a la vez tie­ne mu­cho ca­rác­ter. Odia ver­me be­bi­do e in­clu­so me ha di­cho que si no cam­bio de con­duc­ta, no po­dre­mos se­guir tra­tán­do­nos. Ella prac­ti­ca me­di­ta­ción y cree que es­ta pue­de ayu­dar­me a su­pe­rar mi ten­den­cia a be­ber. Tam­bién tie­ne un li­bro su­yo y me ha acon­se­ja­do que lo consulte. No sé realmente por qué be­bo. Mi pa­dre tam­bién be­be de vez en cuan­do y mis ami­gos le dan a la bo­te­lla de lo lin­do. Soy tí­mi­do, ex­cep­to cuan­do be­bo. A ve­ces me sien­to muy so­lo, y por eso no quie­ro per­der a Lo­re­na. Por fa­vor, dí­ga­me qué pien­sa. Mu­chas gra­cias.

RES­PUES­TA Gra­cias por escribir, Lu­cas, y tam­bién a Lo­re­na por su con­fian­za en mí. En se­sio­nes pri­va­das he aten­di­do a per­so­nas que be­bían mu­cho y las téc­ni­cas del yo­ga y la me­di­ta­ción siem­pre les han ayu­da­do. Mu­chas per­so­nas con es­ta adic­ción creen que la do­mi­nan por­que en­tre se­ma­na pue­den de­jar de be­ber o con­su­mir, pe­ro la ten­den­cia es­tá ahí, aun­que a ve­ces es­tá en­mas­ca­ra­da o so­la­pa­da. Tie­nes que to­mar­te muy en se­rio el asun­to, por ti y por Lo­re­na, y tra­tar de res­trin­gir al má­xi­mo el con­su­mo de al­cohol y, so­bre to­do, no de­jar­te em­bria­gar has­ta ese gra­do. Evi­ta de­jar­te in­fluen­ciar por per­so­nas que be­ban o por tu círcu­lo de ami­gos si son be­be­do­res asi­duos. Hay que sa­ber­se do­si­fi­car y ad­mi­nis­trar.

Na­da hay tan pre­cio­so co­mo la cons­cien­cia des­pier­ta, que es lo que más nos pue­de de­fi­nir co­mo se­res hu­ma­nos. Te pue­den ayu­dar mu­cho al­gu­nas téc­ni­cas que te voy a in­di­car: la re­la­ja­ción pro­fun­da, la re­la­ja­ción cons­cien­te y la me­di­ta­ción. Prac­ti­ca. Y, so­bre to­do, la mo­ti­va­ción de es­tar so­brio y no da­ñar­te ni a ti ni a Lo­re­na.

Mu­chas per­so­nas re­cu­rren al al­cohol pa­ra des­in­hi­bir­se, pe­ro es una des­in­hi­bi­ción ar­ti­fi­cial y fal­sa; otras be­ben pa­ra su­pe­rar ca­ren­cias emo­cio­na­les, agu­je­ros psí­qui­cos, hue­cos de so­le­dad o ti­mi­dez. Pe­ro hay que apren­der a ser es­pon­tá­neo, abier­to y na­tu­ral sin te­ner que re­cu­rrir al al­cohol u otras sus­tan­cias que al fi­nal no son más que pa­raí­sos ar­ti­fi­cia­les y que traen pésimas con­se­cuen­cias.

NA­DA HAY TAN PRE­CIO­SO CO­MO LA CONS­CIEN­CIA DES­PIER­TA, QUE ES LO QUE MÁS NOS DE­FI­NE CO­MO SE­RES HU­MA­NOS

Aho­ra tie­nes la oca­sión de tra­ba­jar y re­edu­car tu vo­lun­tad. Unos mi­nu­tos de re­la­ja­ción pro­fun­da te ven­drán muy bien. Echa­do en el sue­lo, vas re­co­rrien­do pro­gre­si­va­men­te las dis­tin­tas zo­nas del cuer­po, sin­tién­do­las y aflo­ján­do­las. Des­pués de ha­ber re­la­ja­do el cuer­po, co­nec­tas la men­te con la res­pi­ra­ción y la sien­tes co­mo una tran­qui­li­zan­te ola que vie­ne y va, cal­man­do tam­bién tu men­te y tu áni­mo. En ese es­ta­do de re­la­ja­ción pro­fun­da pue­des dar­te afir­ma­cio­nes po­si­ti­vas pa­ra sen­tir­te bien con­ti­go mis­mo sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir al al­cohol.

Tam­bién te ayu­da­rá prac­ti­car un ejer­ci­cio no es­tre­san­te, co­mo el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, pa­ra po­der sa­near las cin­co fuen­tes bá­si­cas de ener­gía: la ali­men­ta­ción, la res­pi­ra­ción, el des­can­so, el sue­ño y las ac­ti­tu­des men­ta­les.

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.