His­to­ria de un pu­ña­do de ges­tos

En la Bi­blia ya sa­ca­ban la len­gua, en la an­ti­gua Roma mos­trar el de­do co­ra­zón era un sím­bo­lo fá­li­co, si se lle­va el ín­di­ce a la bo­ca se­pa que re­pi­te una se­ñal que im­por­ta­ron los grie­gos de Egip­to... Hay po­cas co­sas que unan a tan­tas cul­tu­ras co­mo unos poc

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Jon Fer­nán­dez

LA PEI­NE­TA (EN­REA­LI­DAD, LA PE­SE­TA) TIE­NE EN SU ORI­GEN UN SIG­NI­FI­CA­DO FÁ­LI­CO CUER­NOS Y ROCK SON UNA PA­RE­JA EX­TRA­ÑA GRA­CIAS A UNA ABUE­LA ITA­LIA­NA

Hablar con las ma­nos o con el cuer­po es tan co­mún co­mo hablar con la voz. Un ges­to pue­de acom­pa­ñar o com­ple­tar el ha­bla, pe­ro tam­bién sus­ti­tuir­la. Lle­var el de­do ín­di­ce a los la­bios o le­van­tar el de­do co­ra­zón son dos se­ña­les cla­ra­men­te en­ten­di­bles. Ca­da día usa­mos mu­chos ges­tos dis­tin­ti­vos que, aun­que no nos de­mos cuen­ta, en­cie­rran to­da una di­men­sión cul­tu­ral. Por ello hay que te­ner cui­da­do cuan­do ges­ti­cu­la­mos fue­ra de nues­tras fron­te­ras, pues muy po­cos sig­nos son uni­ver­sa­les, y po­de­mos dar pie a ma­len­ten­den­di­dos.

El etó­lo­go bri­tá­ni­co y au­tor de Ges­tu­res, their ori­gins and dis­tri­bu­tion (Stay and Day) Des­mond Mo­rris se­ña­la que la ges­tua­li­dad se re­mon­ta a los an­ti­guos pri­ma­tes, que ya mos­tra­ban su len­gua o sus ge­ni­ta­les con in­ten­ción co­mu­ni­ca­ti­va. La ra­zón de que al­gu­nos de los ges­tos ha­yan per­du­ra­do du­ran­te cien­tos o mi­les de años se de­be, se­gún los ex­per­tos, a que son una ex­plo­sión in­for­ma­ti­va mu­cho más efi­caz que nin­gu­na pa­la­bra o ex­pre­sión. Ade­más, se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do por la re­vis­ta cien­tí­fi­ca PNAS, los ges­tos sim­bó­li­cos y em­ble­má­ti­cos se pro­ce­san en las mis­mas áreas ce­re­bra­les que el ha­bla, lo cual de­mues­tra que tan­to la ges­tua­li­dad co­mo el len­gua­je ver­bal for­man par­te del mis­mo sis­te­ma co­mu­ni­ca­ti­vo hu­mano. Es tan co­mún el uso de los ges­tos que has­ta en la era di­gi­tal se­gui­mos uti­li­zán­do­los en for­ma de emo­ti­co­nos.

Si nos de­te­ne­mos un ins­tan­te, y a mo­do de ar­queó­lo­gos des­en­tra­ña­mos lo que se es­con­de tras nues­tros ges­tos más co­mu­nes, des­cu­bri­re­mos que al­gu­nos se re­mon­tan a mi­les de años y otros, al con­tra­rio de lo que se cree, son más ac­tua­les. Es­ta es la his­to­ria de al­gu­nos de nues­tros ges­tos:

El de­do co­ra­zón El pa­sa­do fe­bre­ro la ra­pe­ra bri­tá­ni­ca M.I.A. con­mo­cio­nó a los Es­ta­dos Uni­dos con un so­lo de­do. Du­ran­te el concierto que dio jun­to a Ma­don­na en la fa­mo­sa Su­per Bowl le­van­tó el de­do co­ra­zón, y se ar­mó el es­cán­da­lo. La NBC y la Li­ga de Fút­bol Na­cio­nal no tar­da­ron en pe­dir dis­cul­pas, y pue­de que la can­tan­te ten­ga que pa­gar una mul­ta de me­dio mi­llón de eu­ros. Es­te ges­to se uti­li­za­ba igual en la an­ti­gua Roma, y se pue­den en­con­trar abun­dan­tes re­fe­ren­cias tex­tua­les al res­pec­to. El epi­gra­fis­ta la­tino Mar­co Va­le­rio Mar­cial lo lla­mó di­gi­tum im­pu­di­cum (de­do im­pú­di­co) ya que evo­ca­ba el miem­bro vi­ril eri­gién­do­se des­de el es­cro­to. Es­te ges­to fá­li­co se uti­li­za­ba co­mún­men­te pa­ra in­sul­tar, pe­ro tam­bién pa­ra ale­jar el mal de ojo en el ám­bi­to de la su­pers­ti­ción re­li­gio­sa.

Las au­to­ras del li­bro El por­qué de nues­tros ges­tos (Oc­tae­dro), las pro­fe­so­ras M. An­tò­nia For­nés y Mer­cè Puig, ex­pli­can que ese uso se de­bía a la imi­ta­ción que con el de­do se ha­ce del pe­ne, al que se le su­po­nía po­de­res po­si­ti­vos. “De he­cho, se re­pre­sen­ta­ban fa­los en la puer­tas, las cal­za­das, los acue­duc­tos y los puen­tes pa­ra pro­te­ger de los ma­los es­pí­ri­tus. Tam­bién eran po­pu­la­res los fas­ci­num, amu­le­tos en for­ma de fa­lo des­ti­na­dos a con­ju­rar la ma­la suer­te que so­lían col­gar al cue­llo de los ni­ños y en los ca­rros de los triunfadores”. De to­dos mo­dos, no ha lle­ga­do has­ta no­so­tros el va­lor má­gi­co del ges­to, úni­ca­men­te ha per­vi­vi­do el de in­sul­to.

En cas­te­llano nos re­fe­ri­mos a es­te ges­to con la ex­pre­sión “ha­cer la pei­ne­ta”. Su uso se ex­ten­dió a raíz de un error de Luis Ara­go­nés. En 1992, en una de sus va­rias épo­cas co­mo en­tre­na­dor del Atlético de Ma­drid, le­van­tó el de­do co­ra­zón al ár­bi­tro tras un par­ti­do con­tra el Osa­su­na, por lo que le san­cio­na­ron con un par­ti­do de sus­pen­sión. An­te los pe­rio­dis­tas Ara­go­nés ar­gu­yó que “la pei­ne­ta” es un ges­to tí­pi­co es­pa­ñol. Se con­fun­dió al de­cir “pei­ne­ta” en lu­gar de “pe­se­ta”. La Fun­da­ción de la Len­gua Es­pa­ño­la ex­pli­ca que an­ti­gua­men­te el re­ver­so de la lla­ma­da “pe­se­ta co­lum­na­ria”, equi­va­len­te a cin­co reales, mos­tra­ba la co­lum­na de Ga­des. La ex­pre­sión se adop­tó por la se­me­jan­za en­tre esa fi­gu­ra y el de­do en po­si­ción ver­ti­cal.

Los cuer­nos Ex­ten­der los de­dos ín­di­ce y me­ñi­que man­te­nien­do do­bla­dos los de­más equi­va­le a de­cir­le a al­guien cor­nu­do. La hi­zo, por ejem­plo, el ex-pri­mer mi­nis­tro ita­liano Sil­vio Ber­lus­co­ni al en­ton­ces mi­nis­tro de Ex­te­rio­res es­pa­ñol Jo­sep Pi­qué en una reunión co­mu­ni­ta­ria en Cá­ce­res en el 2002. Aun­que en la ma­yo­ría de paí­ses me­di­te­rrá­neos se en­tien­da co­mo un in­sul­to, en Amé­ri­ca La­ti­na y al­gu­nos lu­ga­res de Eu­ro­pa lo usan co­mo un ges­to má­gi­co y de pro­tec­ción que se re­mon­ta a mi­les de años.

Se con­ser­van mo­sai­cos y pin­tu­ras etrus­cas en las que apa­re­cen per­so­na­jes ha­cien­do cuer­nos. Los ex­per­tos de­du­cen que el ges­to era usa­do en un prin­ci­pio por los etrus­cos y que de ellos pa­só a los ro­ma­nos, que lo usa­ron am­plia­men­te co­mo un signo de pro­tec­ción. En to­das las tra­di­cio­nes pri­mi­ti­vas los cuer­nos im­pli­can ideas de fuer­za y po­der. En la ac­tua­li­dad se ha con­ver­ti­do en un icono del heavy me­tal. Fue Ron­nie Ja­mes Dio quien lo pu­so de mo­da. De ori­gen ita­liano, el vo­ca­lis­ta ex­pli­có que de ni­ño ha­bía vis­to a su abue­la ha­cer el ges­to pa­ra pro­te­ger del mal de ojo. Le gus­tó el sig­ni­fi­ca­do am­bi­guo de pro­tec­ción y mal­di­ción del ges­to, y fue el pri­me­ro en uti­li­zar­lo so­bre los es­ce­na­rios.

Pe­dir si­len­cio Na­da más ver­lo, ca­lla­mos. Lle­var­se a los la­bios el de­do ín­di­ce es un ges­to tan co­mún que ade­más de usar­lo ca­da día, lo ve­mos tam­bién en hos­pi­ta­les y bi­blio­te­cas. Es­te ges­to era igual de ha­bi­tual en la an­ti­güe­dad. El es­cri­tor la­tino Apu­le­yo (si­glo II d.C.) des­cri­be el ges­to en un pa­sa­je de su Me­ta­mor­fo­sis: “¡Si­len­cio! ¡Si­len­cio!, me re­pli­ca lle­ván­do­se el ín­di­ce a los la­bios, ató­ni­to, ate­rro­ri­za­do”.

Las pro­fe­so­ras For­nès y Puig cuen­tan la anéc­do­ta de que, cuan­do grie­gos y ro­ma­nos adop­ta­ron al dios egip­cio Ho­rus el Ni­ño y lo lla­ma­ron Har­pó­cra­tes, dios del si­len­cio, fue por­que su ima­gen re­pre­sen­ta­ba a un ni­ño con el de­do ín­di­ce de la mano de­re­cha jun­to a los la­bios. En reali­dad, las imá­ge­nes egip­cias del dios re­fle­ja­ban úni­ca­men­te un ges­to in­fan­til, no de si­len­cio.

V de vic­to­ria La se­ñal de vic­to­ria la po­pu­la­ri­zó Wis­ton Chur­chill du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, que la uti­li­zó pa­ra ani­mar a sus com­pa­trio­tas. Pro­mo­vi­do en 1941 por el ex­mi­nis­tro bel­ga y di­rec­tor de las emi­sio­nes de ha­bla fran­ce­sa de la BBC Vic­tor de La­ve­le­ye, Lon­dres es­ta­ble­ció con éxi­to el plan “V for Vic­tory” a mo­do de pro­pa­gan­da con­tra la sim­bo­lo­gía na­zi. Tras ga­nar la gue­rra, el ges­to de vic­to­ria se po­pu­la­ri­zó. Ri­chard Ni­xon lo uti­li­zó du­ran­te la gue­rra de Viet­nam e in­clu­so cuan­do tu­vo que de­jar la Ca­sa Blan­ca por el es­cán­da­lo Wa­ter­ga­te. Pre­ci­sa­men­te en las pro­tes­tas

EL PU­ÑO CE­RRA­DO ES SÍM­BO­LO DE FUER­ZA PO­LÍ­TI­CA Y HAS­TA DEPORTIVA SA­CAR LA LEN­GUA ES UN GES­TO MI­LE­NA­RIO QUE YA APA­RE­CE EN LA BI­BLIA

con­tra la gue­rra de Viet­nam, y por in­fluen­cia del mo­vi­mien­to hip­pie, el ges­to fue si­nó­ni­mo de paz. En Ja­pón, en cam­bio, lo usan pa­ra sa­lu­dar a la ho­ra de ha­cer fo­tos.

La mis­ma ex­pre­sión, pe­ro con la pal­ma ha­cia den­tro, es en­ten­di­do co­mo in­sul­to en el Reino Uni­do y otros paí­ses an­gló­fo­nos co­mo Aus­tra­lia, Ir­lan­da, Nue­va Ze­lan­da, así co­mo en Sudáfrica. Los ex­per­tos con­fie­san que pro­ba­ble­men­te nun­ca se sa­brá su ori­gen, pe­ro la le­yen­da lo si­túa en la ba­ta­lla de Agin­court (1415), du­ran­te la gue­rra de los Cien Años. Los famosos arcos lar­gos del ejér­ci­to in­glés eran muy te­mi­dos por los fran­ce­ses. Es­tos desafia­ron a los in­gle­ses ame­na­zán­do­les de que les cor­ta­rían los dos de­dos que usa­ban pa­ra dis­pa­rar. Los in­gle­ses ga­na­ron la con­tien­da y, a mo­do de ofen­sa, mos­tra­ron sus de­dos in­tac­tos a los de­rro­ta­dos.

El pul­gar del Cé­sar En la pe­lí­cu­la Gla­dia­tor vi­mos có­mo el Ce­sar en­car­na­do por el ac­tor Joa­quin Phoe­nix le­van­ta­ba y ba­ja­ba su de­do pul­gar pa­ra de­ci­dir el por­ve­nir de los gla­dia­do­res en la are­na del Co­li­seo ro­mano. Has­ta in­clu­so es un sím­bo­lo de Fa­ce­book. Los ex­per­tos se­ña­lan que no hay ves­ti­gios tex­tua­les ni ico­no­grá­fi­cos que pue­dan con­fir­mar el uso de ese ges­to en la an­ti­gua Roma. De he­cho, Lluís Pay­ra­tó, ca­te­drá­ti­co de Prag­má­ti­ca y Lin­güís­ti­ca Apli­ca­da de la UB y ex­per­to en ges­tos en Ca­ta­lun­ya, se­ña­la que la aso­cia­ción arri­ba-po­si­ti­vo y aba­jo-ne­ga­ti­vo es bas­tan­te más re­cien­te. “Es una me­tá­fo­ra más mo­der­na de que lo bueno es­tá arri­ba, en el cie­lo, y lo ma­lo aba­jo, en el in­fierno”.

Los tex­tos la­ti­nos de Ju­ve­nal men­cio­nan el ver­so po­lli­ce (gi­ro del pul­gar), pe­ro no acla­ran en qué di­rec­ción se ha­cía el gi­ro. Los ex­per­tos in­ter­pre­tan que pa­ra pe­dir ma­tar al gladiador se gi­ra­ba la mu­ñe­ca con el pul­gar ha­cia aba­jo o ha­cia el pe­cho, pe­ro no exis­te nin­gún tes­ti­mo­nio ex­plí­ci­to so­bre el ges­to con­tra­rio, con el que se otor­ga­ba la vi­da al lu­cha­dor. De he­cho, el ori­gen de la con­fu­sión sur­ge del cua­dro Po­lli­ce Ver­so (1872) del pin­tor Jean-Léon Gé­rô­me, en el que los es­pec­ta­do­res del Co­li­seo es­ti­ran el bra­zo con el pul­gar ha­cia aba­jo pa­ra pe­dir la eje­cu­ción de un gladiador. De to­dos mo­dos, la hi­pó­te­sis más acep­ta­da so­bre el ges­to es la del etó­lo­go Des­mond Mo­rris. Se­gún él, los es­pec­ta­do­res ex­ten­dían el pul­gar pa­ra pe­dir la muer­te del gladiador y lo ocul­ta­ban pa­ra so­li­ci­tar el per­dón. En­se­ñar el pul­gar re­pre­sen­ta­ba la ac­ción de cla­var la es­pa­da, mien­tras que es­con­der­lo se asi­mi­la­ba a en­vai­nar­la. Le­jos de la épi­ca ro­ma­na, el pu­ño ce­rra­do con el pul­gar ha­cia arri­ba sig­ni­fi­ca ha­cer au­tos­top en la ma­yo­ría de las par­tes del mun­do.

El ce­ro del OK Es el ges­to por ex­ce­len­cia pa­ra se­ña­lar que to­do va bien en EE.UU., pe­ro los ex­per­tos no se po­nen de acuer­do en su ori­gen. Se di­ce que el ce­ro for­ma­do por el de­do pul­gar e ín­di­ce re­pre­sen­ta la O, mien­tras que los tres de­dos res­tan­tes re­pre­sen­tan la K. ¿Pe­ro de don­de vie­ne la ex­pre­sión OK?

Se­gún el dic­cio­na­rio Ox­ford, el OK sur­gió en la dé­ca­da de los 30 del si­glo XIX, cuan­do en las ti­ras có­mi­cas de la pren­sa es­ta­dou­ni­den­se em­pe­za­ron a usar a pro­pó­si­to el orl ko­rrekt en lu­gar de all co­rrect. Sin em­bar­go, el eti­mo­lo­gis­ta Alan Wal­ker Read de­fen­dió que tan­to la ex­pre­sión co­mo el ges­to se po­pu­la­ri­za­ron en 1836, por ser el es­lo­gan del can­di­da­to pre­si­den­cial de­mó­cra­ta Mar­tin van Bu­ren. Su apo­do, Old Kin­der­hook, se re­fe­ría a su pue­blo na­tal, y las ini­cia­les de su seu­dó­ni­mo se con­vir­tie­ron en el es­lo­gan de cam­pa­ña. Su club de se­gui­do­res, de he­cho, se lla­mó OK Club. Van Bu­ren ga­nó las elec­cio­nes y fue pre­si­den­te has­ta 1841. El OK pue­de lle­gar a ser pe­yo­ra­ti­vo. Se­gún Ro­ger E. Ax­tell, au­tor de Ges­tos (Ibé­ri­ca), en Fran­cia lo en­tien­den co­mo un ce­ro, mien­tras que en Ale­ma­nia, Bra­sil, Ru­sia y Tur­quía es un in­sul­to de ca­rác­ter se­xual que ha­ce re­fe­ren­cia al ano.

El sa­lu­do sur­fis­ta Re­pre­sen­ta el es­pí­ri­tu aloha, que nos lle­va, inevi­ta­ble­men­te a Hawái. El sa­lu­do que uti­li­zan los sur­fis­ta de to­do el mun­do pue­de sig­ni­fi­car mu­chas co­sas, siem­pre de­pen­dien­do del con­tex­to: ho­la, ¿qué tal?, gra­cias, to­do bien, has­ta lue­go... Exis­te un gran de­ba­te en­torno al ori­gen del ges­to y el nom­bre que le dan los ha­waia­nos: sha­ka. Se­gún el ya des­apa­re­ci­do dia­rio ha­waiano Ho­no­lu­lu Star-Bu­lle­tin, lo po­pu­la­ri­zó un se­ñor lla­ma­do Ka­li­li Ha­ma­na (1882-1958), un lí­der mor­món de la ciu­dad ha­waia­na Laie. Ha­ma­na per­dió los tres de­dos del me­dio en un ac­ci­den­te la­bo­ral en una azu­ca­re­ra y pa­só a ser vi­gi­lan­te del tren que trans­por­ta­ba azú­car. El ges­to de “to­do des­pe­ja­do” que ha­cía con su mano ac­ci­den­ta­da se po­pu­la­ri­zó. El po­lí­ti­co Frank Fran­cis Fa­si lo adop­tó co­mo sím­bo­lo de sus cam­pa­ñas en los 70 y 80. No obs­tan­te, exis­te otra teo­ría se­gún la cual el nom­bre sha­ka pro­vie­ne del in­glés shark eye (ojo de ti­bu­rón). Es­te ani­mal es muy res­pe­ta­do en la cul­tu­ra ha­waia­na, y se cree que ha­cer la se­ñal del ojo de ti­bu­rón a otra per­so­na (el pul­gar y el me­ñi­que re­pre­sen­tan los dos ojos) se con­si­de­ra­ba co­mo un elo­gio. El ex­ju­ga­dor del Ba­rça Ro­nal­din­ho o Ba­rack Oba­ma, co­mo buen ha­waiano, tam­bién han he­cho el sha­ka.

El pu­ño ce­rra­do ¿Qué ten­drán en co­mún Hu­go Chá­vez, Nel­son Man­de­la, Tom­mie Smith, An­ders Brei­vik o Lei­re Pa­jín? Pro­ba­ble­men­te na­da, pe­ro a to­dos les he­mos vis­to le­van­tar el pu­ño ce­rra­do en pú­bli­co en al­gu­na oca­sión. ¿Qué sig­ni­fi­ca­do en­cie­rra ese ges­to? Cuan­do el pa­sa­do abril el au­tor de la ma­tan­za de Os­lo le­van­tó su mano de­re­cha con el pu­ño ce­rra­do an­te el tri­bu­nal fue in­ter­pre­ta­do co­mo un in­sul­to a las víc­ti­mas y la ra­ti­fi­ca­ción de que no se sien­te arre­pen­ti­do. Pe­ro muy le­jos de las in­cli­na­cio­nes po­lí­ti­cas de Brei­vik, el mis­mo ges­to es co­mún­men­te en­ten­di­do co­mo icono del so­cia­lis­mo, co­mu­nis­mo e in­clu­so del anar­quis­mo.

El pu­ño ce­rra­do sim­bo­li­za la re­sis­ten­cia, uni­dad y so­li­da­ri­dad de los tra­ba­ja­do­res, y aun­que su tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca es re­la­ti­va­men­te lar­ga, no es­tá cla­ro cuál es el mo­men­to y el lu­gar de su ori­gen. Se­gún la te­sis más acep­ta­da, na­ce en Fran­cia du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX, cuan­do los obre­ros le­van­ta­ron sus pu­ños en for­ma de pro­tes­ta con­tra las po­lí­ti­cas au­to­ri­ta­rias de Na­po­león III. La Aso­cia­ción Mun­dial de Tra­ba­ja­do­res In­dus­tria­les del Mun­do in­cor­po­ró un pu­ño ce­rra­do a su lo­go en el año 1917, pe­ro el ges­to no se con­sa­gró co­mo sím­bo­lo mun­dial del pro­le­ta­ria­do has­ta que el Rot Front (Frente Ro­jo), bra­zo ar­ma­do del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Ale­mán, lo in­cor­po­ró co­mo sa­lu­do en 1924. Du­ran­te la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la el Frente

Po­pu­lar lo uti­li­zó co­mo sím­bo­lo an­ti­fas­cis­ta con­tra el le­van­ta­mien­to de Fran­co. Aun­que los re­pu­bli­ca­nos fue­ran de­rro­ta­dos, el ges­to se po­pu­la­ri­zó y lo adop­ta­ron la ma­yo­ría de fuer­zas de iz­quier­da de Eu­ro­pa. De he­cho, el lo­go­ti­po de la In­ter­na­cio­nal So­cia­lis­ta de la que son miem­bros, en­tre otros, los par­ti­dos so­cia­lis­tas y la­bo­ris­tas del Reino Uni­do, Es­pa­ña, Bél­gi­ca o Por­tu­gal, lo com­po­nen una rosa y un pu­ño ce­rra­do. Con los años, su uso pú­bli­co ha dis­mi­nui­do mu­cho en­tre los po­lí­ti­cos eu­ro­peos y se ha ra­mi­fi­ca­do en tres va­ria­cio­nes: los co­mu­nis­tas le­van­tan el bra­zo de­re­cho; los so­cia­lis­tas, el iz­quier­do y los anar­quis­tas, uno u otro in­dis­tin­ta­men­te.

Otros mo­vi­mien­tos so­cia­les tam­bién hi­cie­ron su­yo el pu­ño. El Black Po­wer, que reivin­di­ca­ba los de­re­chos de los ne­gros, y que fue in­mor­ta­li­za­do en los Jue­gos de 1968, cuan­do Tom­mie Smith y John Car­los le­van­ta­ron el pu­ño ce­rra­do en el po­dio, a mo­do de “sa­lu­do por los de­re­chos hu­ma­nos”. A su vez, el ges­to fue in­cor­po­ra­do co­mo sím­bo­lo a otros mo­vi­mien­tos co­mo el fe­mi­nis­ta, el an­ti­gue­rra o el de la pri­ma­ve­ra ára­be. De to­dos mo­dos, no to­dos los pu­ños le­van­ta­dos tie­ne con­no­ta­cio­nes po­lí­ti­cas. Es un ges­to ha­bi­tual, por ejem­plo, en ce­le­bra­cio­nes de­por­ti­vas. De he­cho, la pro­fe­so­ra M. An­to­nia For­nés se­ña­la que le­van­tar las ma­nos en mo­men­tos de ale­gría, emo­ción o ten­sión es un ges­to co­mún en to­das las épo­cas his­tó­ri­cas, y aun­que no se se­pa el ver­da­de­ro ori­gen del pu­ño ce­rra­do, co­men­ta que po­dría de­ri­var de ese ges­to pro­pio del ser hu­mano.

El sa­lu­do fas­cis­ta. El sa­lu­do ro­mano que po­pu­la­ri­za­ron du­ran­te el si­glo XX el fas­cis­mo, na­zis­mo y fran­quis­mo po­co tie­ne de ro­mano. Se­gún el ve­te­rano pro­fe­sor de His­to­ria Mo­der­na de la Uni­ver­si­dad de Flo­ren­cia Ser­gio Ber­te­lli es un fal­so his­tó­ri­co. De he­cho, to­dos los ex­per­tos en ges­tua­li­dad coin­ci­den al se­ña­lar que no hay nin­gu­na evi­den­cia tex­tual, pic­tó­ri­ca ni es­cul­tó­ri­ca de la épo­ca pa­ra po­der co­rro­bo­rar que el sa­lu­do fue­ra un sa­lu­do ha­bi­tual en la an­ti­gua Roma. Sin em­bar­go, guar­da­mos en la re­ti­na la ima­gen de los gla­dia­do­res co­lo­ca­dos en fi­la con el bra­zo de­re­cho er­gui­do y con la pal­ma abier­ta re­ci­tan­do al uní­sono: “Ave Cé­sar, los que van a mo­rir te sa­lu­dan”. Co­mo en el ca­so del de­do pul­gar del Cé­sar, el equí­vo­co se ex­tien­de a raíz de la in­ter­pre­ta­ción de la an­ti­güe­dad que se ha­ce en la cul­tu­ra vi­sual de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca des­de el si­glo XVIII has­ta nues­tros días. Pue­de que el cua­dro Ave Cae­sar mo­ri­tu­ri te sa­lu­tant, de 1852 del pin­tor fran­cés Jean-Léon Gé­rô­me, co­la­bo­ra­ra en di­fun­dir la con­fu­sión, aun­que la ma­yo­ría de los ex­per­tos se­ña­lan la obra Ju­ra­men­to de los Ho­ra­cios (1784), del tam­bién fran­cés Jac­ques-Louis Da­vid, co­mo el ori­gen de la con­fu­sión.

Pe­ro el ma­yor di­fu­sor de es­te ges­to fue el ci­ne, mu­do pri­me­ro y con voz des­pués, del si­glo pa­sa­do: em­pe­zan­do por la pe­lí­cu­la Ben-Hur (1959) has­ta Gla­dia­tor (2000), pa­san­do por Quo Va­dis (1951) o Es­par­ta­co (1960). De he­cho, se­gún el pro­fe­sor Ber­te­lli, la pri­me­ra vez que Be­ni­to Mus­so­li­ni vio el sa­lu­do ro­mano fue cuan­do en 1914 vio la épi­ca pe­lí­cu­la ita­lia­na Ca­bi­ria. “¡For­mi­da­ble sa­lu­do!”, ex­cla­mó. El di­rec­tor de es­ce­no­gra­fía de aque­lla pe­lí­cu­la fue, pre­ci­sa­men­te, Ga­brie­le D’An­nun­zio, es­cri­tor, mi­li­tar y po­lí­ti­co ita­liano, pre­cur­sor del idea­rio fas­cis­ta. Cin­co años más tar­de D’An­nun­zio to­mó Fiu­me con sus tro­pas (ac­tual Ri­je­ka, en Croa­cia), e hi­zo la en­tra­da triun­fal a la ciu­dad uti­li­zan­do el sa­lu­do ro­mano. Años más tar­de, Mus­so­li­ni adop­tó el ges­to co­mo sa­lu­do obli­ga­to­rio pa­ra to­da la po­bla­ción ita­lia­na en se­ñal de ad­he­sión al ré­gi­men fas­cis­ta. Lo mis­mo ha­rían años más tar­de Adolf Hitler en Ale­ma­nia y Fran­cis­co Fran­co en Es­pa­ña.

Aun­que D’An­nun­zio fue­ra el pri­me­ro en dar­le al sa­lu­do un sig­ni­fi­ca­do ex­plí­ci­ta­men­te ideo­ló­gi­co, no fue el pri­me­ro en usar­lo, ya que fue un sa­lu­do co­mún en Es­ta­dos Uni­dos des­de la gue­rra de in­de­pen­den­cia has­ta la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. De he­cho, des­de fi­na­les del si­glo XIX se uti­li­za­ba co­mo ges­to de leal­tad a la ban­de­ra y al himno, pe­ro tras con­ver­tir­se en icono del fas­cis­mo y na­zis­mo, en 1942 el pre­si­den­te Fran­klin D. Roo­se­velt de­ci­dió prohi­bir­lo pa­ra evi­tar con­fu­sio­nes. En su lu­gar, ins­tau­ró el to­da­vía vi­gen­te ges­to de la mano de­re­cha so­bre el co­ra­zón. Ac­tual­men­te, el sa­lu­do ro­mano sólo lo uti­li­zan los gru­pos neo­na­zis y neo­fas­cis­tas. En Ale­ma­nia, Aus­tria e Ita­lia es­tá prohi­bi­do por ley.

Sa­car la len­gua El ser hu­mano lle­va mi­les de años sa­can­do la len­gua pa­ra bur­lar­se. Ori­gi­nal­men­te, el uso de es­te ges­to se li­mi­ta­ba a Orien­te Me­dio y Eu­ro­pa oc­ci­den­tal; de he­cho, los afri­ca­nos y los ame­ri­ca­nos pre­co­lom­bi­nos lo des­co­no­cían. El pa­sa­je bí­bli­co de Isaías 57, 4 de­mues­tra la an­ti­güe­dad del ges­to: “¿De quién os bur­láis, a quién ha­céis mue­cas y sa­cáis la len­gua?”. Se­gún C. Sittl, au­tor ale­mán del li­bro Los ges­tos de los grie­gos y de los ro­ma­nos (1890), los grie­gos co­no­cían el ges­to con el úni­co sig­ni­fi­ca­do de “es­tar se­dien­tos de san­gre”, y los ro­ma­nos lo to­ma­ron co­mo ex­pre­sión de bur­la gra­cias a los ga­los. El es­cri­tor ro­mano Aulo Gelio (si­glo II d.C.) es­cri­bió un epi­so­dio de una ba­ta­lla en­tre ro­ma­nos y ga­los del año 361 a.C. en el que un ga­lo de­tie­ne la ba­ta­lla y re­ta a un ro­mano a una lu­cha cuer­po a cuer­po. Co­mo na­die acep­tó su re­to, el ga­lo se mo­fó y sa­có la len­gua a los enemi­gos. Ci­ce­rón y Pli­nio el Vie­jo tam­bién des­cri­bie­ron el ges­to de sa­car la len­gua y, en los dos ca­sos, vuel­ve a ser un ga­lo quien sa­ca la len­gua. No obs­tan­te, las au­to­ras del li­bro El por­qué de nues­tros ges­tos creen que, a pe­sar de lo que de­fien­de Sittl, es­te ges­to de mo­fa era co­no­ci­do y uti­li­za­do por las cul­tu­ras me­di­te­rrá­neas an­ti­guas. Y aña­den que tam­bién po­seía el sig­ni­fi­ca­do má­gi­co de pro­tec­ción. Lo de­mues­tran, por ejem­plo, las re­pre­sen­ta­cio­nes grie­gas y ro­ma­nas de la Gor­go­na Me­du­sa, di­vi­ni­dad que apa­re­ce sa­can­do la len­gua. Su ma­gia re­si­día en la unión de los dos ór­ga­nos se­xua­les, con­si­de­ra­dos ele­men­tos pro­tec­to­res, a la que el ges­to alu­día: la bo­ca en­tre­abier­ta de la Gor­go­na si­mu­la­ba una va­gi­na y la len­gua, un fa­lo.

Afir­mar y ne­gar con la ca­be­za Los ges­tos de afir­ma­ción y ne­ga­ción que ha­ce­mos con la ca­be­za son unos de los más uni­ver­sa­les, pe­ro exis­ten ma­ti­ces. Lau­ra Ca­bré, pro­fe­so­ra de Fi­lo­lo­gía La­ti­na de la UB, ha es­tu­dia­do di­ver­sos tex­tos en los que se des­cri­be có­mo asen­tían y di­sen­tían los an­ti­guos ro­ma­nos con la ca­be­za, y ase­gu­ra que el ges­to de afir­ma­ción era idén­ti­co al nues­tro (mo­ver la ca­be­za de arri­ba a aba­jo) pe­ro que la ne­ga­ción era di­fe­ren­te. Ac­tual­men­te de­ci­mos que no gi­ran­do la ca­be­za de un la­do ha­cia otro, pe­ro en la cul­tu­ra ro­ma­na lo ha­cían ti­ran­do la ca­be­za ha­cia atrás. Ca­bré se­ña­la que en la an­ti­gua Gre­cia uti­li­za­ban el mis­mo ges­to de ne­ga­ción, y que to­da­vía hoy es ha­bi­tual en la Ita­lia me­ri­dio­nal (de Ná­po­les a Si­ci­lia), en Mal­ta, en Gre­cia y en Tur­quía, te­rri­to­rios que en su día es­tu­vie­ron ba­jo el do­mi­nio de la cul­tu­ra grie­ga.

El por­qué de es­tos ges­tos lo ex­pli­có Char­les Dar­win en su li­bro The expression of the emo­tions in man and ani­mals (1872). El na­tu­ra­lis­ta in­glés lle­gó a la con­clu­sión de que el ori­gen de los ges­tos de ne­ga­ción y afir­ma­ción se en­con­tra­ba en el ac­to pri­ma­rio de los ni­ños a la ho­ra de re­cha­zar o acep­tar los ali­men­tos. Par­tien­do de la ob­ser­va­ción del com­por­ta­mien­to de sus pro­pios hi­jos con­clu­yó que los ni­ños mo­vían la ca­be­za de arri­ba a aba­jo cuan­do que­rían co­mer lo que te­nían de­lan­te, y que cuan­do no que­rían co­mer, la mo­vían la­te­ral­men­te o ha­cia atrás. Se­gún Dar­win, los ges­tos adul­tos de afir­ma­ción y ne­ga­ción sur­gen de los mo­vi­mien­tos ins­tin­ti­vos de los ni­ños.

A la de­re­cha, dos ges­tos pa­re­ci­dos pe­ro dis­tin­tos: el

pri­me­ro es el sha­ka sur­fe­ro; el se­gun­do son los cuer­nos que equi­va­len a cor­nu­do y que, en Ita­lia, ser­vían pa­ra es­pan­tar el mal de ojo, y que un mú­si­co tras­la­dó al rock

A la iz­quier­da, el de­do pul­gar ha­cia aba­jo es más bien una re­crea­ción de Holly­wood de una pin­tu­ra fran­ce­sa que a su vez ima­gi­na un ges­to sin re­fe­ren­cias his­tó­ri­cas y que aho­ra es sím­bo­lo de Fa­ce­book

El signo de la vic­to­ria lo

po­pu­la­ri­zó Wins­ton Chur­chill pe­ro lue­go se “apro­pia­ron” de él, por ejem­plo, los que de­fen­dían la in­ter­ven­ción en Viet­nam (Ni­xon) y los que la re­cha­za­ban (los ac­ti­vis­tas pa­ci­fis­tas y los hip­pies)

El pul­gar ha­cia arri­ba tie­ne, ade­más de la fal­sa re­fe­ren

cia al im­pe­rio ro­mano, una con­no­ta­ción de que to­do va bien. Un signo pa­re­ci­do es el de OK, que se for­ma jun­tan­do el pul­gar y el ín­di­ce, y que en al­gu­nos paí­ses es ofen­si­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.