LA IN­TE­LI­GEN­CIA Y LA REALI­DAD

La Vanguardia - ES - - CREAR - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@lavan­guar­dia.es

Pa­seo por mi huer­ta. Cae un sol de jus­ti­cia gé­li­da. Las lom­bar­das están a pun­to pa­ra ser co­gi­das. Hay que ha­cer­lo an­tes de Ad­vien­to, pa­ra que la tie­rra que­de suel­ta pa­ra la pró­xi­ma se­men­te­ra. En­tro en mi in­ver­na­de­ro. Las flo­res de Pas­cua –las poin­set­tias– lu­cen con in­ten­si­dad su ro­ja co­ro­la. No son flo­res, sino brác­teas, es de­cir, la úl­ti­ma co­ro­na de ho­jas, que cam­bian de co­lor cuan­do las no­ches son muy lar­gas. Hu­bo un tiem­po en que me de­di­ca­ba a cul­ti­var­las pro­fe­sio­nal­men­te y, si que­ría que flo­re­cie­ran en cual­quier épo­ca del año, las cu­bría con un plás­ti­co ne­gro a las cin­co de la tar­de. De es­te mo­do ellas creían que era in­vierno y co­lo­rea­ban. Una tar­de vino a ver­me el gran poe­ta Luis Fe­li­pe Vivanco y que­dó tan im­pre­sio­na­do por es­ta ope­ra­ción que de­ci­dió escribir una “na­na pa­ra que las poin­set­tias de Jo­sé An­to­nio se duer­man y co­lo­reen”. Mis há­bi­tos fi­lo­só­fi­cos se so­bre­po­nen por unos mi­nu­tos a mis há­bi­tos de hor­te­lano y pien­so en la re­la­ción en­tre la in­te­li­gen­cia y la reali­dad. ¿Qué ha­ce­mos con las co­sas? ¿Qué ha he­cho la in­te­li­gen­cia hu­ma­na con el mun­do ve­ge­tal, a tra­vés de los si­glos? En pri­mer lu­gar, co­no­cer­lo. Es es­ta una ac­ti­vi­dad muy am­plia, que va des­de el me­ro re­co­no­ci­mien­to de su for­ma a las más so­fis­ti­ca­das ela­bo­ra­cio­nes de los bo­tá­ni­cos o de los bió­lo­gos mo­le­cu­la­res. En se­gun­do lu­gar, he­mos uti­li­za­do los ve­ge­ta­les co­mo ali­men­to, pro­tec­ción y fuente de pla­cer. Ade­más, los he­mos trans­fi­gu­ra­do, es de­cir, les he­mos da­do un con­te­ni­do sim­bó­li­co (emo­cio­nal, es­té­ti­co, re­li­gio­so). En cuar­to lu­gar, he­mos in­ter­ve­ni­do en su evo­lu­ción, trans­for­mán­do­las, pues­to que la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca mul­ti­pli­ca de ma­ne­ra in­quie­tan­te esa crea­ción de nue­vas for­mas. Por úl­ti­mo, la in­te­li­gen­cia hu­ma­na pue­de cui­dar la ve­ge­ta­ción o des­truir­la. A par­tir de nues­tra re­la­ción con las plan­tas, se re­ve­lan las re­la­cio­nes de la in­te­li­gen­cia con la reali­dad. La co­no­ce, la usa, la trans­fi­gu­ra, la trans­for­ma, la cui­da o la des­tru­ye. Con­tem­plo a mis hu­mil­des lom­bar­das. Me pa­re­ce sor­pren­den­te que ellas me es­tén re­ve­lan­do lo más pro­fun­do de la in­te­li­gen­cia hu­ma­na: su crea­ti­vi­dad. Las mis­mas re­la­cio­nes que es­ta­ble­ce con las plan­tas, las man­tie­ne con las per­so­nas. Hoy me de­ten­dré en dos ope­ra­cio­nes con­tra­dic­to­rias. Cui­dar y des­truir. Cui­dar me pa­re­ce la de­mos­tra­ción esen­cial del amor hu­mano. Im­pli­ca re­co­no­cer el va­lor de lo cui­da­do, pro­te­ger su exis­ten­cia y dig­ni­dad, co­la­bo­rar a su rea­li­za­ción ple­na, ale­grar­se al con­tem­plar su flo­re­ci­mien­to. Hay una ex­pre­sión cas­te­lla­na que me en­can­ta: “te­ner aten­cio­nes” con una per­so­na. Aten­cio­nes es al­go más que aten­der, es un ti­po de ac­ción con­cre­ta, de re­ga­lo. El amor no eli­mi­na el tra­ba­jo que im­pli­ca cui­dar, pe­ro lo li­be­ra de ser una me­ra obli­ga­ción e in­clu­ye un de­seo de re­ci­pro­ci­dad, de que la otra per­so­na sien­ta lo mis­mo ha­cia mí.

LOS VE­GE­TA­LES NOS SIR­VEN DE ALI­MEN­TO, PRO­TEC­CIÓN, FUENTE DE PLA­CER Y LES DA­MOS CON­TE­NI­DO SIM­BÓ­LI­CO

La des­truc­ción es to­do lo con­tra­rio. Es el des­pre­cio al va­lor de un ser y la de­ci­sión de ani­qui­lar­lo, de hu­mi­llar­lo, de ha­cer­le in­fe­liz, o de no sen­tir­se afec­ta­do en ab­so­lu­to por sus ne­ce­si­da­des o su­fri­mien­tos. Cuan­do ama­mos a al­guien y le cui­da­mos, le es­ta­mos di­cien­do: “Quie­ro que tu exis­tas y voy a ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra que así sea”. Pe­ro la des­truc­ción im­pli­ca un ti­po de odio que di­ce: “No quie­ro que exis­tas o no me im­por­ta si lo ha­ces o no”. El bien pro­te­ge, el mal des­tru­ye. Inevi­ta­ble­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.