Ca­lor crea­ti­vo

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Begoña Cor­zo

Los ra­dia­do­res de­jan atrás la dis­cre­ción con for­mas lla­ma­ti­vas que pa­re­cen es­cul­tu­ras. Tam­bién las chi­me­neas se rein­ven­tan gra­cias a la apa­ri­ción de nue­vos com­bus­ti­bles co­mo el bio­eta­nol, aun­que las de le­ña si­guen re­pre­sen­tan­do el au­tén­ti­co ca­lor de ho­gar

Los ra­dia­do­res han ex­pe­ri­men­ta­do una re­vo­lu

cio­na­ria trans­for­ma­ción en los úl­ti­mos años. De di­se­ños fun­cio­na­les y dis­cre­tos, pen­sa­dos bá­si­ca­men­te pa­ra cum­plir la mi­sión de ca­len­tar un ho­gar, se ha pa­sa­do a lla­ma­ti­vas pie­zas van­guar­dis­tas que se ale­jan de las for­mas tra­di­cio­na­les. Los mo­de­los blan­cos y rec­ti­lí­neos y el in­vi­si­ble sue­lo radiante com­pi­ten aho­ra con ra­dia­do­res con cur­vas, mo­de­los exen­tos y aca­ba­dos, co­mo el cris­tal la­mi­na­do o la ma­de­ra, im­pen­sa­bles has­ta ha­ce po­co en ele­men­tos de ca­le­fac­ción. “In­ten­ta­mos que nues­tros ra­dia­do­res sean efi­cien­tes y tam­bién una obra de ar­te, que te los lle­ves cuan­do te cam­bias de ca­sa, co­mo si fue­ran

un mue­ble”, ex­pli­ca Ma­ría Car­men Pé­rez Boix, de la fir­ma ita­lia­na Tu­bes, quien aña­de que “una ca­sa con unos bue­nos ra­dia­do­res pue­de in­cre­men­tar has­ta un 15% su va­lor de mer­ca­do”. La ga­ma de pro­pues­tas lla­ma­ti­vas es am­plia, pe­ro hay que ser precavidos a la ho­ra de de­ci­dir­se por un mo­de­lo que pue­da lle­gar a can­sar o sea fru­to de una mo­da pa­sa­je­ra, por­que es una ins­ta­la­ción que no es ba­ra­ta y que va a per­ma­ne­cer du­ran­te mu­chos años en la vi­vien­da. “Hay que ase­gu­rar­se qué di­se­ña­dor y qué em­pre­sa lo fir­man. Y nun­ca hay que per­der de vis­ta que un ra­dia­dor, por muy bo­ni­to que sea, tie­ne que fun­cio­nar co­mo un ra­dia­dor, es de­cir, tie­ne que ca­len­tar de for­ma efi­cien­te”, ad­vier­te Ramón Fe­rrer, de la mar­ca sui­za Runtal. La trans­mi­sión del ca­lor de­pen­de, fun­da­men­tal­men­te, del ti­po de ma­te­rial y de su es­pe­sor. El tu­bo de ace­ro y el alu­mi­nio son los ma­te­ria­les con los que se fa­bri­can la ma­yo­ría de los ra­dia­do­res, pe­ro tam­bién hay mo­de­los aca­ba­dos en cris­tal o es­pe­jo (eléc­tri­cos) y de ce­rá­mi­ca. Con es­tos úl­ti­mos se pue­den fo­rrar paredes en­te­ras, pe­ro, aun­que re­sul­tan muy es­té­ti­cos, no tie­nen un buen com­por­ta­mien­to tér­mi­co por­que tar­dan mu­chí­si­mo en ca­len­tar­se y en en­friar­se. En­tre las úl­ti­mas no­ve­da­des des­ta­ca un com­pues­to que ha desa­rro­lla­do Runtal que com­bi­na alu­mi­nio dis­pues­to co­mo un pa­nal de abe­jas y gra­fi­to na­tu­ral ex­pan­di­do. Es­te ma­te­rial de nue­va ge­ne­ra­ción tie­ne un com­por­ta­mien­to tér­mi­co ex­cep­cio­nal, se­gún el fa­bri­can­te, y ha he­cho po­si­ble el di­se­ño de un mo­de­lo con sólo 16 mm de gro­sor en el que las vál­vu­las que­dan to­tal­men­te ocul­tas. Jus­ta­men­te las vál­vu­las son lo que más afea un ra­dia­dor ali­men­ta­do con agua, por eso los que se rea­li­zan a me­di­da y los de al­ta ga­ma de al­gu­nas mar­cas se ins­ta­lan de tal mo­do que la vál­vu­la que­da se­pa­ra­da del ca­le­fac­tor. Pa­ra Ma­ría Car­men Pé­rez, más allá de los ca­pri­chos for­ma­les o del ma­te­rial, “lo im­por­tan­te en un

EL DI­SE­ÑO NO DE­BE OL­VI­DAR LA FUN­CIÓN DE UN RA­DIA­DOR: CA­LEN­TAR

ra­dia­dor es que sea de una so­la pie­za fun­di­da, no de ele­men­tos en­sam­bla­dos, pa­ra que no ha­ya nin­gu­na fu­ga de agua”. Tam­bién hay que re­cor­dar que por muy efi­cien­te que sea un ra­dia­dor, la fac­tu­ra de ener­gía se dis­pa­ra si el sis­te­ma no es­tá apo­ya­do por un buen ais­la­mien­to de la vi­vien­da. En Es­pa­ña, el gas­to en ca­le­fac­ción por me­tro cua­dra­do es el do­ble que en Ale­ma­nia y el tri­ple que en Sui­za. “Los ins­ta­la­do­res sue­len so­bre­di­men­sio­nar sus cálcu­los e ins­ta­lan más ra­dia­do­res de los ne­ce­sa­rios pa­ra no equi­vo­car­se, cuan­do lo que ha­bría que ha­cer es un cálcu­lo cui­da­do­so en fun­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da vi­vien­da”, ex­pli­ca Fe­rrer. Tam­bién las chi­me­neas están cambia­ndo. Las de le­ña si­guen sien­do las reinas, por­que su fue­go tie­ne una fas­ci­nan­te ca­pa­ci­dad de atrac­ción, apar­te de su va­lor or­na­men­tal. Ade­más, ex­pli­ca Ra­mon Roma, ad­mi­nis­tra­dor de la fá­bri­ca Ro­cal de Cen­te­lles, “la le­ña es el com­bus­ti­ble más eco­nó­mi­co”. El ren­di­mien­to ca­lo­rí­fi­co de las chi­me­neas de le­ña ha me­jo­ra­do no­ta­ble­men­te con la mo­der­ni­za­ción de los di­se­ños y los sis­te­mas de pro­duc­ción; por ejem­plo, mien­tras las an­ti­guas chi­me­neas me­tá­li­cas apro­ve­cha­ban sólo un 20% de la ener­gía, aho­ra se es­tá en un 80%, ex­pli­ca Roma, que re­co­mien­da las de fue­go ce­rra­do, por­que son más se­gu­ras y pro­por­cio­nan un ma­yor ren­di­mien­to. El bio­eta­nol, un al­cohol ob­te­ni­do a par­tir de la fer­men­ta­ción de pro­duc­tos agrí­co­las ri­cos en car­bohi­dra­tos y azú­car (tri­go, maíz, ce­ba­da, ca­ña de azú­car, pa­ta­ta, oru­jos...), inodo­ro, que emi­te muy po­co dió­xi­do de car­bono y no ge­ne­ra ce­ni­zas, es el com­bus­ti­ble que ali­men­ta los nue­vos mo­de­los de chi­me­nea que no re­quie­ren eva­cua­ción de hu­mos. Co­mo no ne­ce­si­tan ti­ro, sus di­se­ños pue­den ser más es­cul­tó­ri­cos, o bien li­ge­ros y trans­pa­ren­tes, y pue­den ins­ta­lar­se en cual­quier lu­gar. Eso sí, ape­nas pro­por­cio­nan ca­lor.

LAS NUE­VAS CHI­ME­NEAS DE LE­ÑA SON MU­CHO MÁS EFEC­TI­VAS Y SE­GU­RAS

Ra­dia­dor Fo­lio, de alu­mi­nio y gra­fi­to ex­pan­di­do, con fron­tal de ma­de­ra y pro­fun­di­dad de 16 mm. Runtal

Chi­me­nea de bio­eta­nol Ves­ta Ma­jor. De ma­de­ra e in­te­rior de ace­ro. Bran­do­ni

1

Ra­dia­dor de agua Fle­xo, con es­truc­tu­ra de tu­bos ver­ti­ca­les de ace­ro de sec­ción ova­la­da, col­ga­do­res y es­tan­tes de ma­de­ra ma­ci­za de ce­re­zo y dos es­pe­jos en la zo­na cen­tral. Isarp

Ra­dia­dor Tra­me, di­se­ña­do por Ste­fano Giovannoni. De agua, eléc­tri­co o mix­to. Los tu­bos de ace­ro, de 14 mm, 20 mm o 28 mm de

2

4

Ra­dia­dor de agua Graf­fe, di­se­ña­do por Fran­ca Lu­ca­re­lli y Bru­na Ra­pi­sar­da. De ace­ro cro­ma­do o pin­ta­do en vi­vos co­lo­res, en ho­me­na­je al es­ti­lo pop. Sci­roc­co diá­me­tro, están fa­bri­ca­dos con un con­te­ni­do en car­bono ba­jo, lo que per­mi­te crear un efec­to de en­tre­la­za­do. Tu­bes

Ra­dia­dor hi­dráu­li­co o eléc­tri­co Mi­lano, de An­to­nia As­to­ri y Ni­co­la de Pon­ti. Mó­du­los de ace­ro pin­ta­do de 13 x 26 cm. Pue­de ir an­cla­do al sue­lo o a la pa­red. Dis­po­ni­ble en 60 co­lo­res. Tu­bes

3

4

3

1

2

5 Ra­dia­dor Ago­rà, de Ni­co­la De Pon­ti. De alu­mi­nio tan li­ge­ro que per­mi­te me­di­das de has­ta 280 cm. Las vál­vu­las pue­den ins­ta­lar­se se­pa­ra­das del ra­dia­dor. Tu­bes

6 Chi­me­nea de bio­eta­nol BB, di­se­ña­da por An­drea Cro­set­ta. De ace­ro pin­ta­do. A ré­gi­men má­xi­mo, tie­ne una au­to­no­mía de 6,5 h. An­trax

7 Chi­me­nea D8, pa­ra ado­sar a la pa­red. De cha­pa de ace­ro la­mi­na­do en frío. Tie­ne un ren­di­mien­to del 83%. Ro­cal

8 Chi­me­nea de gas na­tu­ral em­po­tra­ble Cos­mos, de An­drea Cro­set­ta. El ca­lor no se acu­mu­la, por lo que pue­de co­lo­car­se jun­to al te­le­vi­sor y es de com­bus­tión es­tan­ca. Con una po­ten­cia en­tre 4 kW y 6,7 kW. Bo­dart & Go­nay

Ra­dia­dor hi­dráu­li­co Rock and Roll, fa­bri­ca­do con una com­bi­na­ción de pie­dras mi­ne­ra­les y re­si­nas. Di­se­ña­do por Ka­rim Ras­hid. Ren­di­mien­to tér­mi­co pen­dien­te de ho­mo­lo­ga­ción. Id-ee

Ra­dia­dor a me­di­da rea­li­za­do en alu­mi­nio ex­tru­di­do con una sec­ción en for­ma de T. De Mat­teo Thun y An­to­nio Ro­drí­guez. En la ver­sión ver­ti­cal, pue­de dis­po­ner de re­pi­sas y per­chas. An­trax

10

9

6

7

8

5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.