Dis­con­ti­nui­da­des

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Aun­que so­mos ca­pa­ces de per­ci­bir mi­les de olo­res, nos es im­po­si­ble re­co­no­cer­los por se­pa­ra­do. Es­to se de­be, ex­pli­ca To­ni Mas­sa­nés, a que nues­tra per­cep­ción es in­te­gra­da, po­de­mos dis­tin­guir el to­do, el con­jun­to de las mo­lé­cu­las, pe­ro no una por una. Nues­tro ce­re­bro es­tá acos­tum­bra­do a agru­par y a dis­tin­guir la dis­con­ti­nui­dad, por­que es aque­llo que pue­de su­po­ner un pe­li­gro o una opor­tu­ni­dad, di­ce es­te in­ves­ti­ga­dor. Al en­trar en la co­ci­na, nos per­ca­ta­re­mos del olor del ja­món que hay so­bre la me­sa, pe­ro al ca­bo del ra­to, de­ja­re­mos de sen­tir­lo. Co­mo nos pa­sa con la co­lo­nia que nos po­ne­mos por la ma­ña­na. Cuan­do los olo­res de­jan de pro­por­cio­nar­nos in­for­ma­ción y son re­dun­dan­tes, el ce­re­bro de­ja de pres­tar­les aten­ción. Así, las neu­ro­nas están siem­pre pre­pa­ra­das pa­ra cap­tar nue­vos eflu­vios, al­go esen­cial pa­ra so­bre­vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.