Pa­ra el pos­tre hay un se­gun­do es­tó­ma­go

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

¿Re­cuer­dan la pe­lí­cu­la de los Monty Pyt­hon El sen­ti­do de la

vi­da? En ella hay una es­ce­na me­mo­ra­ble: un enor­me se­ñor que es­tá en un res­tau­ran­te y con­si­gue en­gu­llir to­dos los pla­tos de la car­ta. En­ton­ces lle­ga el ca­ma­re­ro con una cho­co­la­ti­na y… el fi­nal, un tan­to des­agra­da­ble, es co­no­ci­do: el se­ñor ex­plo­ta li­te­ral­men­te. Sin lle­gar a es­te ex­tre­mo, ni mu­cho me­nos, al­go si­mi­lar nos ocu­rre al co­mer. Tras me­ter­nos en­tre pe­cho y es­pal­da un buen ága­pe, y sen­tir­nos lle­nos a re­bo­sar, so­le­mos en­con­trar un hue­que­ci­to pa­ra el pos­tre. La ra­zón, apar­te de nues­tra pa­sión por los dul­ces o la pu­ra gu­la, po­dría ha­llar­se en el ce­re­bro. El ape­ti­to es un me­ca­nis­mo di­ná­mi­co que no sólo bus­ca

lle­nar­nos, sino con­se­guir nu­trien­tes dis­tin­tos, es­tar equi­li­bra­do. El pro­fe­sor de Neu­ro­cien­cia de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, Ed­mund Rolls, reali­zó una se­rie de ex­pe­ri­men­tos con los que com­pro­bó que las neu­ro­nas de una par­te de la cor­te­za ór­bi­to fron­tal, las en­car­ga­das de pro­du­cir la sen­sa­ción de saciedad, dis­mi­nuían su ac­ti­vi­dad cuan­do la per­so­na ha­bía con­su­mi­do mu­cho de un mis­mo ali­men­to. No obs­tan­te, si se les pre­sen­ta­ba a esas neu­ro­nas un ali­men­to to­tal­men­te dis­tin­to, co­mo un dul­ce de pos­tre, re­co­bra­ban su ac­ti­vi­dad. Es co­mo si le di­je­ran al ce­re­bro: “Eh, a pe­sar de es­tar sa­cia­do, aún nos que­da un hue­que­ci­to”. De ahí que pa­ra el pos­tre so­la­mos de­cir que te­ne­mos un se­gun­do es­tó­ma­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.