¡No me gus­tan las ver­du­ras!

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

A la ma­yo­ría de los ni­ños pe­que­ños no les gus­tan las ver­du­ras. ¿Ca­pri­cho? ¿Ma­nía? Pue­de, pe­ro tam­bién cues­tión de cé­lu­las y de sen­si­bi­li­dad. Al pa­re­cer, no to­dos sen­ti­mos los gus­tos de la mis­ma for­ma ni con la mis­ma in­ten­si­dad. Y eso es muy evi­den­te con lo amar­go. An­te un de­ter­mi­na­do ali­men­to, hay per­so­nas que ape­nas de­tec­tan es­te gus­to y otras a quie­nes les pa­re­ce in­so­por­ta­ble. La ra­zón es ge­né­ti­ca. En 1991 la psi­có­lo­ga Lin­da Bar­tos­huk reali­zó un ex­pe­ri­men­to por el que de­ter­mi­nó có­mo se dis­tri­buía la po­bla­ción con res­pec­to a la sen­si­bi­li­dad pa­ra de­tec­tar el sa­bor amar­go a una con­cen­tra­ción con­cre­ta. Bar­tos­huk acu­ñó el tér­mino su­per­gus­ta­do­res pa­ra re­fe­rir­se a aque­llos in­di­vi­duos que a con­cen­tra­cio­nes ba­jas con­si­de­ran un ali­men­to in­so­por­ta­ble­men­te amar­go, co­mo el cho­co­la­te ne­gro. Es­tas per­so­nas su­po­nen al­re­de­dor del 25% de la po­bla­ción. Lue­go están los gus­ta­do­res in­ter­me­dios, que so­mos la ma­yo­ría, la mi­tad de las per­so­nas en el mun­do, y per­ci­bi­mos el amar­go de for­ma mo­de­ra­da. Por úl­ti­mo, que­da otro cuar­to de la gen­te que son nu­los, in­ca­pa­ces de de­tec­tar­lo. Que sea­mos o no su­per­gus­ta­do­res tie­ne que ver con la can­ti­dad de pa­pi­las gus­ta­ti­vas. Los ni­ños sue­len ser­lo, aun­que con­for­me se ha­cen ma­yo­res van per­dien­do par­te de esa hi­per­sen­si­bi­li­dad; de ahí que los sa­bo­res fuer­tes no les gus­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.