GLO­RIO­SO CAOS

Pa­ler­mo y las tie­rras que que­dan al sur de la ca­pi­tal si­ci­lia­na vi­ven do­mi­na­das por la pa­sión in­te­rior, que se re­fle­ja en las de­co­ra­cio­nes ba­rro­cas de sus igle­sias, en las ven­gan­zas san­grien­tas y en la ges­ti­cu­la­ción que acom­pa­ña to­das las char­las

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Text Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

LA DAN­ZA DE LAS MA­NOS

Si pen­sa­mos en una cul­tu­ra que ges­ti­cu­la mu­cho al hablar, en­se­gui­da nos vie­ne a la men­te el sur de Ita­lia. Afi­nan­do el ti­ro, in­clu­so po­dría­mos pen­sar en el glo­rio­so y de­ca­den­te caos de Pa­ler­mo. Épo­cas y es­ti­los se su­per­po­nen en sus ca­lles, de la mis­ma for­ma que lo ha­cen las pa­la­bras y los mo­vi­mien­tos de ma­nos en las con­ver­sa­cio­nes. Por aso­cia­ción de ideas, uno re­cuer­da tam­bién la mí­mi­ca am­pu­lo­sa de los ver­da­de­ros

si­ci­lia­nos, frente a la des­ca­fei­na­da de los emi­gran­tes de se­gun­da ge­ne­ra­ción, afin­ca­dos en Nue­va York, que apa­re­cen en El pa­drino, el film de Fran­cis Ford Cop­po­la. En aque­llos ame­ri­ca­nos de nue­vo cu­ño se fi­jó en 1940 Da­vid Efron, uno de los pri­me­ros en es­tu­diar la co­mu­ni­ca­ción no ver­bal. Efron lle­gó a la con­clu­sión de que la ex­pre­si­vi­dad si­ci­lia­na de- ri­va­ba de una vi­da vi­vi­da en al­deas y al ai­re li­bre, don­de la con­ver­sa­ción tie­ne el va­lor co­mu­ni­ca­ti­vo de una dan­za, un va­lor al que re­nun­cia­ban pro­gre­si­va­men­te los hi­jos, ya in­te­gra­dos en la vi­da ame­ri­ca­na. Huel­ga de­cir que la pa­sión ges­ti­cu­lan­te hier­ve co­mo olla a pre­sión en la ca­pi­tal de Si­ci­lia, la quin­ta ciu­dad más po­bla­da de Ita­lia. Se di­ría que la char­la re­fle­ja el ba­rro­co de las fa­cha­das, da­ña­das en par­te du­ran­te los bom­bar­deos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, sin lle­gar a per­der el al­ma no­ble pa­ler­mi­ta­na que plas­ma el con­de Giu­sep­pe To­ma­si Di Lam­pe­du­sa en su mo­nu­men­tal obra

El ga­to­par­do. En cam­bio, el cen­tro de Cor­leo­ne, a 60 km de Pa­ler­mo, co­lec­cio­na ca­sas aban­do­na­das y un si­len­cio me­nos evi­den­te que en los no­ven­ta, mo­men­to ál­gi­do de las lu­chas ma­fio­sas en la re­gión. La po­pu­la­ri­dad que da la gran pantalla no es aje­na al cam­bio, y los ju­bi­la­dos que char­lan en los ban­cos por la tar­de pa­re­cen ren­dir ho­me­na­je al ci­neas­ta al cu­brir­se con la cop­po­la, la tra­di­cio­nal go­rra si­ci­lia­na.

SE­ÑO­RES Y CAM­PE­SI­NOS

Al igual que en otras ciu­da­des de Ita­lia, el inevi­ta­ble Cor­so Vit­to­rio Em­ma­nue­le di­vi­de Pa­ler­mo en dos. Po­de­mos abor­dar­lo por un ex­tre­mo, don­de se ha­lla la Por­ta Nuo­va, cons­trui­da pa­ra en­sal­zar la de­rro­ta que Car­los I de Es­pa­ña y V de Ale­ma­nia in­fli­gió a los tur­cos. A po­cos pa­sos, apa­re­ce la ca­te­dral, au­tén­ti­ca obra de fu­sión: la es­truc­tu­ra cen­tral es nor­man­da, pe­ro el pór­ti­co es gó­ti­co ca­ta­lán, la cú­pu­la cen­tral ba­rro­ca y los áb­si­des tie­nen un to­que ára­be. Al­go pa­re­ci­do le pa­sa a la igle­sia de San Ca­tal­do, en la ve­ci­na pla­za Be­lli­ni, que em­pe­zó sien­do mez­qui­ta. Y ca­si al la­do, te­ne­mos que bus­car la pla­za Pre­to­ria con la fuente de que re­pre­sen­ta los cua­tro ríos de Pa­ler­mo, más co­no­ci­da co­mo la fuente de la ver­güen­za, ya que las es­ta­tuas que per­so­ni­fi­can las vía de agua están des­nu­das. Es­te de­ta­lle nos da una pis­ta cla­ra so­bre el con­ser­va­dor ca­rác­ter si­ci­liano, so­bre esa mi­ra­da que de­tec­ta­re­mos más de una vez en sus gen­tes y que, a pe­sar de la cortesía, nos in­for­ma de que hay co­sas que sólo se co­men­tan en ca­sa.

Tras per­der­nos por los ca­lle­jo­nes que ro­dean el Cor­so, hay que lle­gar has­ta el mar bus­can­do la Via Allo­ro, don­de nos es­pe­ra el pa­la­cio Aba­te­llis y uno de los gran­des ico­nos de Pa­ler­mo, el fres­co anó­ni­mo ti­tu­la­do

Il trion­fo de­lla mor­te. Ade­más de es­ta obra del si­glo XV, la Ga­lle­ria Re­gio­na­le de­lla Si­ci­lia –que ocu­pa el pa­la­cio–, tam­bién ex­hi­be el tríp­ti­co

Mal­vag­na, del fla­men­co Jan Ma­bu­se Gos­saert. En cuan­to al mar que se otea al fi­nal del Cor­so, más tar­de se pre­sen­ta en for­ma de pro­duc­to a la ven­ta en el mer­ca­do de la Vuc­ci­ria, el más an­ti­guo de la ciu­dad. Y ex­ten­so: em­pie­za en la pla­za San Do­me­ni­co y pa­sa por la Via Mac­che­ro­nai has­ta lle­gar el puer­to por la Via Ar­gen­te­ria. Al­gu­nos res­tau­ran­tes cer­ca­nos se ofre­cen a cocinar el pes­ca­do que com­pre­mos en los pues­tos.

Al sur de Pa­ler­mo, en cam­bio, los tri­ga­les sus­ti­tu­yen a las olas y los pas­to­res a los pes­ca­do­res. Allí bro­tan de la na­da los dos gran­des pro­mon­to­rios de ro­ca que de­fi­nen Cor­leo­ne. La par­te nue­va no tie­ne en­can­to al­guno, pe­ro aque­llos que ras­trean la som­bra de la co­lec­ción de li­bros es­cri­ta por Ma­rio Pu­zo, la en­con­tra­rán en el bar y pas­te­le­ría que hay frente al Ayun­ta­mien­to, de­co­ra­do con fo­tos de la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de El pa­drino. Allí ven­den un li­cor ho­mó­ni­mo. En cuan­to a la ma­fia de ver­dad, la que na­ció co­mo bra­zo eje­cu­tor de los te­rra­te­nien­tes y co­mo de­fen­sa con­tra los ex­tran­je­ros, po­de­mos in­tuir­la en la vi­vien­da va­cía de los Pro­ven­zano, en la par­te nue­va, don­de cap­tu­ra­ron al ca­po. Tam­bién y de for­ma iró­ni­ca, en el os­ten­to­so edi­fi­cio de la Guar­dia di Fi­nan­za, una fuer­za es­pe­cial de la po­li­cía: an­tes fue la ca­sa de To­tò Rii­na, uno de los más crue­les

pa­dri­nos de Cor­leo­ne.

Una pos­tal si­ci­lia­na: una bar­ca ama­rra­da en el puer­to de Ce­fa­lú, lo­ca­li­dad cer­ca­na a Pa­ler­mo

Ca­ra a ca­ra: las igle­sias de La Mar­to­ra­na y San Ca­tal­do, dos jo­yas pa­ler­mi­ta­nas En la ima­gen su­pe­rior, la ma­jes­tuo­sa ca­te­dral de la quin­ta ciu­dad ita­lia­na en nú­me­ro de ha­bi­tan­tes So­bre es­tas lí­neas, la cú­pu­la de la igle­sia de San­ta Ca­ta­ri­na y Fon­ta­na Pre­to­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.