DE TAL PA­LO, TAL RE­GA­LO

Des­pués de re­sis­tir du­ran­te años la he­ge­mo­nía del plás­ti­co o el me­tal, los fa­bri­can­tes y di­se­ña­do­res se han vol­ca­do con la ma­de­ra por su vi­gor, su ele­gan­cia y su no­ble­za

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Me­ta­les, plás­ti­cos y fi­bras de car­bono han apar­ta

do du­ran­te mu­chos años a un ma­te­rial que aho­ra ex­pe­ri­men­ta un vi­go­ro­so re­na­cer. La ma­de­ra ha re­cu­pe­ra­do su pa­pel den­tro del mun­do del di­se­ño e in­clu­so de la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca. Sus pro­pie­da­des, su be­lle­za y su ro­bus­tez la con­vier­ten aho­ra en el ma­te­rial de las bi­ci­cle­tas más bus­ca­das. Las bi­ci­cle­tas de di­se­ño más co­ti­za­das lle­van aho­ra cua­dros de ma­de­ra que son acla­ma­dos in­clu­so por los co­rre­do­res pro­fe­sio­na­les y los in­ge­nie­ros. Son cua­dros siem­pre ar­te­sa­nos que se fa­bri­can cui­da­do­sa­men­te en pe­que­ñas em­pre­sas co­mo Re­no­vo, con se­de en Portland (Ore­gon, EE.UU), que se ha es­pe­cia­li­za­do en la crea­ción de ro­bus­tas bi­cis tan­to de ciu­dad co­mo de mon­ta­ña o ca­rre­te­ra. Ase­gu­ran en es­te ta­ller ar­te­sano que la ma­de­ra es el ma­te­rial más ade­cua­do pa­ra su em­pre­sa pues­to que ab­sor­be me­jor la vi­bra­ción que otros usa­dos más a me­nu­do (y con­fie­re ma­yor co­mo­di­dad), por­que la to­le­ran­cia al es­trés de las ma­de­ras más ro­bus­tas y ade­cua­das su­pera el del ace­ro y el alu­mi­nio, y no es­tá muy le­jos del car­bono, y por­que es igual de re­sis­ten­te al pe­so pe­ro aguan­ta me­jor los gol­pes que los me­ta­les y el car­bono. Ade­más, es bio­de­gra­da­ble y tie­ne me­nor im­pac­to eco­ló­gi­co que otros ma­te­ria­les. ¿Los pre­cios? Pues la ver­dad es que no son ba­ra­tas. La Re­no­vo R$ Road, una bi­ci­cle­ta de ca­rre­te­ra di­se­ña­da pa­ra tra­yec­tos in­ter­ur­ba­nos so­bre as­fal­to, con cua­dro de ma­de­ra y 8,5 ki­los de pe­so, cues­ta 2.162 eu­ros. Otra op­ción es la La­go­morph De­sign Drool­worthy, de La­go­morph De­sign, he­cha con ma­de­ra de no­gal ca­si en su to­ta­li­dad (la hor­qui­lla de las rue­das in­clui­da); con­si­de­ra­da la Bentley de las bi­ci­cle­tas, cues­ta 4.400 eu­ros. Y tam­bién hay bi­ci­cle­tas de com­pe­ti­ción he­chas to­tal­men­te de ma­de­ra, co­mo la Splin­te­rBi­ke, ca­paz de al­can­zar

los 50 ki­ló­me­tros por ho­ra con sus ejes, rue­das, en­gra­na­je, pe­da­les y ma­ni­llar ín­te­gra­men­te de ma­de­ra. In­clu­so hay bi­ci­cle­tas eléc­tri­cas de ma­de­ra. Es el ca­so de la Fritsch-Du­ri­sot­ti, que en su cua­dro lle­va in­cor­po­ra­do un mo­tor eléc­tri­co. Y si las bi­ci­cle­tas pue­den ser de ma­de­ra, las ga­fas tam­bién. Ós­car Pa­len­cia, un jo­ven ca­ta­lán que tras más de un in­ten­so año de tra­ba­jo ha he­cho reali­dad su sue­ño de cons­truir ar­te­sa­nal­men­te ga­fas con es­te no­ble ma­te­rial, es el res­pon­sa­ble de las Pa­lens Sun­glas­ses. Ase­gu­ra que ha in­ver­ti­do ca­tor­ce

BI­CI­CLE­TAS, GA­FAS, RE­LO­JES... E IN­CLU­SO TE­CLA­DOS DE OR­DE­NA­DOR

en ca­sa me­ses de in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo pa­ra sa­car un pro­duc­to de al­ta ca­li­dad a un pre­cio muy bueno (95 eu­ros). “Des­pués de ha­cer mu­chas prue­bas con ma­de­ras, tipos de bi­sa­gras, len­tes… he­mos lle­ga­do al fi­nal con un pro­duc­to he­cho a mano por unos ar­te­sa­nos ma­de­re­ros muy cua­li­fi­ca­dos. Ca­da ga­fa es­ta he­cha mez­clan­do al­ta tec­no­lo­gía de cor­te con pro­duc­tos na­tu­ra­les. Un ejem­plo es la ca­pa de ce­ra na­tu­ral de abe­ja que les po­ne­mos pa­ra pro­te­ger a las ga­fas de la hu­me­dad y pa­ra dar un aca­ba­do de bri­llo na­tu­ral a la ma­de­ra”, cuen­ta es­te jo­ven es­tu­dian­te que fa­bri­ca las ga­fas en el ga­ra­je de

su ca­sa en dos ver­sio­nes: el mo­de­lo Wal­di y el mo­de­lo Noli. Los re­lo­jes de mu­ñe­ca (los de pa­red ya se sa­be) tam­bién pue­den ser de ma­de­ra. De eso se en­car­ga Wewood, una mar­ca ita­lia­na crea­da ha­ce tres tem­po­ra­das y com­pro­me­ti­da con el res­pe­to con el me­dio am­bien­te, que pro­po­ne por 89,90 eu­ros re­lo­jes in­no­va­do­res y li­ge­ros he­chos ín­te­gra­men­te de ma­de­ra. Son hi­poa­ler­gé­ni­cos, li­bres de ele­men­tos tó­xi­cos y lle­van el mo­vi­mien­to Mi­yo­ta (Ci­ti­zen) co­mo aval de fia­bi­li­dad. Otro sec­tor que se ha de­ja­do se­du­cir nue­va­men­te por la ma­de­ra es el de los ju­gue­tes. Y es­tá cla­ro que con es­te ma­te­rial de­jan de ser tan vul­ne­ra­bles en ma­nos de los más pe­que­ños y ade­más gus­tan a los ma­yo­res. Es­tu­vie­ron de mo­da en la dé­ca­da de los 80 y hoy se han con­ver­ti­do en ju­gue­tes de ca­rác­ter más bien di­dác­ti­co y con mu­cho di­se­ño. Xi­ló­fo­nos, ani­ma­les, rom­pe­ca­be­zas, bo­los, bi­ci­cle­tas, ca­ji­tas de mú­si­ca… to­do pue­de ser ín­te­gra­men­te de ma­de­ra, el ma­te­rial más apre­cia­do en sus pro­pues­tas in­fan­ti­les de fir­mas de pro­duc­tos no-lo­go, co­mo la ja­po­ne­sa Mu­ji. En el mun­do de la mú­si­ca, el re­sur­gir del uke­le­le (hay tal fie­bre por es­te ins­tru­men­to tí­pi­co de Hawái, Tahi­tí e Is­la de Pas­cua que en las redes se im­par­ten mu­chos cur­sos gra­tui­tos de ini­cia­ción) tam­bién es una apues­ta por la ma­de­ra. Y no va­le cual­quie­ra. Los hay de plás­ti­co, cla­ro, pe­ro los uke­le­les tie­nen que ser de ma­de­ra. Los más co­ti­za­dos son los de koa só­li­da, aun­que re­ba­jan­do un po­co el pre­su­pues­to pue­den en­con­trar­se bue­nos ejem­pla­res fa­bri­ca­dos con aca­cia. “Lo im­por­tan­te es ten­ga la tapa ma­ci­za (y no la­mi­na­da, in­clui­dos los aros y el fon­do”, ex­pli­can en To­ko­mu­sic

Bar­ce­lo­na, don­de aña­den que, “con el uso, las ma­de­ras só­li­das se abren y el so­ni­do me­jo­ra mien­tras que los la­mi­na­dos no cam­bian ja­más”). Tam­bién pue­den ser de cao­ba (da un so­ni­do más cá­li­do y re­don­do en los me­dios gra­ves), de abe­to (se ase­me­ja a los to­nos de la gui­ta­rra clá­si­ca) y de ce­dro (con un so­ni­do más afla­men­ca­do). Fi­nal­men­te, en To­ko­mu­sic Bar­ce­lo­na ex­pli­can que “en ma­de­ras blan­das (abe­to o ce­dro) hay que bus­car que la ve­ta de la ma­de­ra sea fi­na y pa­ra­le­la”.

¿Más ma­de­ra? La del ro­ble y los pa­lés re­ci­cla­dos con que se ha cons­trui­do el si­llón Johns­ton, de Dial­ma pa­ra West­wing.es, o la que usa la es­cul­to­ra Pi­lar Mar­sá pa­ra crear jo­yas muy eco­ló­gi­cas pe­ro tam­bién sus pie­dras de ma­de­ra de gua­ya­cán, ébano, bu­bin­ga y pa­lo rosa. Y tam­bién la de los te­cla­dos del es­tu­dio de di­se­ño Orée, res­pon­sa­ble del pri­mer te­cla­do ar­te­sa­nal com­pa­ti­ble con cual­quier dis­po­si­ti­vo con sis­te­ma blue­tooth. Y la de Ecos­pa­ce, una apues­ta de ca­li­dad cons­truc­ti­va lan­za­da por el es­tu­dio 02Bas­so Ar­qui­tec­tos de Bar­ce­lo­na que crea ca­sas de ma­de­ra, de di­se­ño y sos­te­ni­bles. La ma­de­ra da pa­ra mu­cho.

Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Re­loj

de ma­de­ra de Wewood, una em­pre­sa ita­lia­na con es­pí­ri­tu eco­ló­gi­co. Cues­tan 89,90 eu­ros

Cuen­co

de ma­de­ra de Mu­ji. 13,50 eu­ro­sos

Bran­do pro­po­ne un par de so­lu­cio­nes me­nos quí­mi­cas pa­ra pro­te­ger el iP­ho­ne 3G/3GS. La pri­me­ra de ellas es una fun­da de ma­de­ra que da­rá un to­que eco­ló­gi­co. Tam­bién se pue­de op­tar por una fun­da de bam­bú. Cues­tan 17,49 eu­ros

Puzz­le de pe­rros

de ma­de­ra de Mu­ji. 9,95 eu­ros

CCa­ji­ta mu­si­cal de Mu­ji.

112,95 eu­ros

Sis­te­ma so­lar

de ma­de­ra de Mu­ji. 16,95 eu­ros

Ga­fas

de ma­de­ra de Pa­lens. A par­tir de 95 eu­ros

Puzz­le ca­ra­col

de co­lo­res de Amo­ni­ta. Mi­de 33 x 28 cm

Bu­ta­cas de ci­ne

de Fran­cis­co Se­ga­rra pa­ra West­wing.es. Con asien­tos aba­ti­bles, rea­li­za­das en for­ja y ma­de­ra (80/46 cm al­to x 206 cm lar­go x 48 cm an­cho). Pre­cio es­pe­cial West­wing.es: 1.379 eu­ros

Orée Board

te­cla­do de ma­de­ra. A par­tir de 30 eu­ros

Ecos­pa­ce

Ca­sas de ma­de­ra, de di­se­ño y sos­te­ni­bles. En­tre 24.000 y 36.000 eu­ros

Uke­le­le,

a par­tir de 29 eu­ros en To­ko­mu­sic Bar­ce­lo­na

Re­no­vo

Bi­ci­cle­ta de ma­de­ra crea­da en el ta­ller de Re­no­vo de Portland (Ore­gón, Es­ta­dos Uni­dos)

Lo­ja­mo­ne­ro

El es­tu­dio Di­ba Pro­duct Solution de Bar­ce­lo­na aca­ba de lan­zar al mer­ca­do una nue­va mar­ca de pro­duc­tos que se lla­ma Lo­di­ví y se es­tre­na con un ja­mo­ne­ro realmente innovador, ya que se pue­de ple­gar fá­cil­men­te y con­ser­var en los ca­jo­nes de la co­ci­na.

Eti­que­tas

de ma­de­ra a 8 eu­ros la uni­dad. He­chas de ma­de­ra de 3 mm de es­pe­sor. Am­bas par­tes tie­nen un aca­ba­do li­so y lis­to pa­ra pin­tar, de­co­rar, te­ñir, o sim­ple­men­te de­jar cla­ro. En Da­wan­da.es

Re­gla

de ma­de­ra de Mu­ji

Lám­pa­ras

de ma­de­ra de Joan Lao. He­chas con ma­de­ra de ro­ble con di­fu­sor del mis­mo ma­te­rial que re­crea es­ce­no­gra­fías má­gi­cas a tra­vés de una luz tan cá­li­da co­mo su­ges­ti­va

Si­llón Johns­ton,

de Dial­ma pa­ra West­wing.es (65 cm al­to x 120 cm lar­go x 80 cm an­cho). Es­truc­tu­ra de ro­ble con asien­to de al­go­dón. Ela­bo­ra­do con pa­lés de ma­de­ra re­ci­cla­dos. Rue­das gi­ra­to­rias con fre­nos y co­ji­nes ex­tra­íbles. Pre­cio es­pe­cial West­wing: 899 eu­ros

Pa­pe­le­ra

de fresno de Mu­ji, 37,50 eu­ros

Pie­dras

de ma­de­ra crea­das por la es­cul­to­ra Pi­lar Mar­sá, tam­bién es­pe­cia­li­za­da en jo­yas de ma­de­ra

Bo­los de pin­güi­nos

9,95 eu­ros

de Mu­ji.

Ca­ja fuer­te,

ca­ja de ma­de­ra pa­ra aho­rrar di­ne­ro. In­clu­ye lla­ve. 17 eu­ros

Si­lla

de ma­de­ra 105 eu­ros y es­cri­to­rio de fresno, 265 eu­ros, am­bos de Mu­ji

Per­che­ro

de fresno na­tu­ral de Mu­ji, 75 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.