EL MO­DUS OPE­RAN­DI DEL CI­BER­LI­GUE

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

En los si­tios web clá­si­cos (ta­les co­mo Ba­doo o Mee­tic), el pro­ce­so de re­gis­tro sue­le co­men­zar con la re­dac­ción de un com­ple­to perfil per­so­nal que re­co­ge am­plia­men­te las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas, pro­fe­sio­na­les, afi­cio­nes, pre­fe­ren­cias sen­ti­men­ta­les y de­más del usua­rio, ade­más de una galería que mues­tra unas cuan­tas fo­to­gra­fías. Y a par­tir de ahí, se tra­ta de na­ve­gar en­tre los dis­tin­tos per­fi­les y escribir y res­pon­der a men­sa­jes a tra­vés de un chat o un co­rreo in­terno. Y si la co­sa va a más, se in­ter­cam­bian te­lé­fo­nos, o la di­rec­ción de e-mail, Fa­ce­book o Sky­pe, has­ta que se lle­ga –o no– a la reali­dad de la pri­me­ra ci­ta. Sin em­bar­go, las nue­vas apli­ca­cio­nes mó­vi­les, co­mo Grindr o Blendr, han di­na­mi­ta­do es­te sis­te­ma y lo han sim­pli­fi­ca­do al má­xi­mo. Usual­men­te, bas­ta con su­bir una úni­ca foto y re­lle­nar un for­mu­la­rio muy bá­si­co (edad, al­tu­ra, pe­so…). Ade­más, de ma­ne­ra op­cio­nal, per­mi­ten mos­trar la ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca (que tie­ne un pe­que­ño mar­gen de error pa­ra evi­tar pro­ble­mas). Las fo­tos de los de­más usua­rios se mues­tran en un mo­sai­co (con los que están más cer­ca en pri­mer lu­gar), y re­sul­ta muy sen­ci­llo pin­char so­bre la foto de quien nos gus­te y escribir. A par­tir de ahí, el pro­ce­so es el mis­mo: bien se pa­sa a otras redes so­cia­les, bien al ca­ra a ca­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.