EL HOMBRE QUE AMÓ CHI­NA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - LUIS RACIONERO

Aho­ra que en Oc­ci­den­te se ha le­van­ta­do un in­te­rés por en­ten­der la men­ta­li­dad chi­na, que es lo que nos fal­ta por en­ten­der, pues­to que su economía, su in­dus­tria, su au­ge, su boom, sus emi­gran­tes, sus co­mer­cios, su in­fluen­cia en to­dos los paí­ses del mun­do, lo es­ta­mos en­ten­dien­do por ex­pe­rien­cia; nos fal­ta cap­tar el la­do in­te­rior de to­do es­te fe­nó­meno. Y el la­do in­te­rior es un pen­sa­mien­to or­gá­ni­co, no me­ca­ni­cis­ta; cí­cli­co, no li­neal; flui­do, no ana­lí­ti­co; dia­léc­ti­co, co­mo di­ría Marx o, más bien, taoís­ta co­mo di­rían ellos. No hay que ol­vi­dar que He­gel to­mó de Chi­na la idea de te­sis, an­tí­te­sis y síntesis, co­pián­do­lo del ying y el yang de su cos­mo­lo­gía. El hombre que más ha con­tri­bui­do a que po­da­mos en­ten­der es­te mun­do in­te­rior chino, apar­te de ayu­das de Alan Watts, de Su­zu­ki o de Ling Yu Tang, fue Jo­seph Need­ham, un pro­fe­sor de bio­lo­gía de Cam­brid­ge, del Caius Co­lle­ge, que a sus 50 años, du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, fue des­ti­na­do a Chi­na. Allí apren­dió el idio­ma, se enamo­ró de una se­ño­ra chi­na, y de­di­có la se­gun­da par­te de su vi­da –que fue ca­si tan lar­ga co­mo la pri­me­ra, pues mu­rió a los 96 años– a es­tu­diar y escribir una obra mo­nu­men­tal: Scien­ce and ci­vi­li­za­tion in Chi­na. En es­te li­bro, de­mues­tra que la cien­cia y tec­no­lo­gía chi­nas fue­ron las más avan­za­das del mun­do has­ta el 1500, en que Oc­ci­den­te con el Re­na­ci­mien­to in­ven­ta la cien­cia em­pí­ri­ca mo­der­na, de la que se de­ri­van unas tec­no­lo­gías que pu­sie­ron a Eu­ro­pa por en­ci­ma de Chi­na. Pe­ro has­ta el año 1500, apro­xi­ma­da­men­te, la cien­cia y tec­no­lo­gía chi­nas fue­ron en­vian­do in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas a Eu­ro­pa con las cua­les los eu­ro­peos nos fui­mos desa­rro­llan­do. Por ejem­plo, el pa­pel, cu­ya pri­me­ra fá­bri­ca en Eu­ro­pa se ins­ta­ló en Gan­dia. O la brú­ju­la, que usa­ron los na­ve­gan­tes, y que es el ins­tru­men­to del feng shui cuan­do sólo se uti­li­za pa­ra se­ña­lar el nor­te; pe­ro el ins­tru­men­to es mu­cho más com­ple­jo y se­ña­la mu­chí­si­mas más in­fluen­cias mag­né­ti­cas y te­lú­ri­cas; los na­ve­gan­tes sim­ple­men­te ne­ce­si­ta­ban sa­ber dón­de es­ta­ba el nor­te. O la pól­vo­ra. En su li­bro, Need­ham nos da una lis­ta de las in­no­va­cio­nes cul­tu­ra­les que pa­sa­ron de Chi­na a Eu­ro­pa, un to­tal de unas 70, por 18 que pa­sa­ron a la

NEED­HAM ES EL ES­LA­BÓN CRU­CIAL PA­RA SA­BER DE LA CHI­NA DEL 1500 EL BIÓ­LO­GO DO­CU­MEN­TÓ LOS IN­VEN­TOS ASIÁ­TI­COS QUE ADOP­TÓ OC­CI­DEN­TE

in­ver­sa du­ran­te la edad me­dia. De­trás de to­da es­ta tec­no­lo­gía chi­na, que cu­rio­sa­men­te se pa­re­ce a los pri­me­ros in­ven­tos re­na­cen­tis­tas de Leo­nar­do y los otros in­ge­nie­ros ita­lia­nos, hay una ma­ne­ra dis­tin­ta de ha­cer cien­cia que la eu­ro­pea. En Eu­ro­pa se uti­li­zó la ló­gi­ca de Aris­tó­te­les más el mé­to­do em­pí­ri­co de Ro­ger Ba­con. De­duc­ción más con­tras­te em­pí­ri­co, o ex­pe­ri­men­tos. En Chi­na no se pro­du­ce la ca­de­na li­neal de de­duc­cio­nes sino la ma­lla analó­gi­ca de si­mi­li­tu­des, re­so­nan­cias e iso­mor­fis­mos. Los chi­nos no ana­li­zan la na­tu­ra­le­za, sino que la des­cri­ben y la sis­te­ma­ti­zan por me­dio de ana­lo­gías, co­sas que se pa­re­cen y que re­sue­nan en­tre ellas. Y es­ta­ble­cen to­da una se­rie de co­rres­pon­den­cias: ma­de­ra-nor­te, et­cé­te­ra. Cual­quier ele­men­to re­sue­na y se co­rres­pon­de con to­dos los de­más, pe­ro de unas ma­ne­ras es­ta­ble­ci­das. Cla­ro, es­to no es un pen­sa­mien­to li­neal. Por tan­to, no son ar­gu­men­tos, son más bien ana­lo­gías, sal­tos de in­tui­ción, al­go co­mo la ma­gia sim­pá­ti­ca. Y es, más que na­da, una sis­te­ma­ti­za­ción don­de no exis­te el pro­ce­so li­neal de cau­sa-efec­to, sino el fe­nó­meno más mo­derno, por lo que se es­tá vien­do, de ma­llas que re­sue­nan en­tre sí y con to­das, y en to­do mo­men­to. Pues bien, Need­ham, el bió­lo­go, de­di­có la se­gun­da par­te de su vi­da a ex­pli­car pa­ra Eu­ro­pa es­ta men­ta­li­dad chi­na y, por eso, me pa­re­ce re­co­men­da­ble la lec­tu­ra de es­tos li­bros que, na­tu­ral­men­te, tie­nen vo­lú­me­nes muy téc­ni­cos y es­pe­cia­li­za­dos. Pe­ro que, al­gu­nos –co­mo el vo­lu­men II, en el que se de­di­ca a las fi­lo­so­fías chi­nas, ex­pli­ca el taoísmo y lo com­pa­ra con la ley na­tu­ral eu­ro­pea– son de su­ma

uti­li­dad pa­ra com­pren­der la men­ta­li­dad chi­na. El bió­lo­go vi­vió en Cam­brid­ge des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Era prác­ti­ca­men­te bí­ga­mo, pues se ha­bía enamo­ra­do de una se­ño­ra chi­na cu­yo pa­dre era un far­ma­céu­ti­co de Nan­kín, y que fue quien le con­ven­ció de la im­por­tan­cia y la pre­pon­de­ran­cia de la tec­no­lo­gía chi­na du­ran­te las eda­des os­cu­ras de Eu­ro­pa. Vi­vió en Cam­brid­ge, de­jó de en­se­ñar bio­lo­gía (te­nía una ca­rre­ra im­por­tan­te co­mo bió­lo­go y ha­bía si­do un es­pe­cia­lis­ta en em­brio­lo­gía) a par­tir de los años 50, cuan­do se de­di­có a esa obra mo­nu­men­tal –la ci­ta­da Scien­ce and ci­vi­li­za­tion..._ de la que se han pu­bli­ca­do 18 vo­lú­me­nes. La Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge le cons­tru­yó un edi­fi­cio de Es­tu­dios Chi­nos, jus­to en el back­gar­den del Ro­bin­son Co­lle­ge don­de yo es­tu­ve re­si­dien­do du­ran­te un año y, na­tu­ral­men­te, apro­ve­ché pa­ra ir a vi­si­tar­le. Pe­dí au­dien­cia y me en­con­tré con un an­ciano de no­ven­ta y pi­co años con una gran ener­gía. “He­llo, young man! What can I do for you?” (¡ho­la, jo­ven! ¿Qué pue­do ha­cer por us­ted?). Yo le lle­vé un nú­me­ro de El pa­sean­te don­de ha­blá­ba­mos de taoísmo. Me fir­mó un ejem­plar del vo­lu­men II de su obra en chino, po­nien­do su nom­bre en chino –li­bro que, por des­gra­cia, me ha si­do arre­ba­ta­do en una de mis se­pa­ra­cio­nes–, y cons­ta­té que me en­con­tra­ba an­te un co­lo­so. Un hombre de una ener­gía fue­ra de lo co­mún. Un hombre que se ha­bía en­fren­ta­do con la ta­rea ti­tá­ni­ca de ha­cer en­ten­der a los eu­ro­peos la men­ta­li­dad, cien­cia y ci­vi­li­za­ción chi­nas. Y que, pa­ra los que se to­men la mo­les­tia de leer sus li­bros y se­guir su pen­sa­mien­to, lo ha­brá con­se­gui­do.

Ilustración Mon­tse Ber­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.