Re­fuer­zo es­co­lar ca­se­ro

En tiem­pos de cri­sis, son mu­chos los pre­su­pues­tos fa­mi­lia­res que no lle­gan pa­ra cla­ses de re­fuer­zo, profesores par­ti­cu­la­res ni can­gu­ros uni­ver­si­ta­rios que echen una mano con los de­be­res del ni­ño. Aun así pue­de ha­cer­se mu­cho des­de ca­sa

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to May­te Rius

Son mu­chas las co­sas que pue­den ha­cer los pa­dres pa­ra me­jo­rar el apren­di­za­je de los hi­jos. Y no ne­ce­sa­ria­men­te po­ner­se a im­par­tir­les lec­cio­nes ni a ha­cer los de­be­res con ellos. Ra­mon Ca­sals, ca­te­drá­ti­co de ma­te­má­ti­cas, pro­fe­sor de ins­ti­tu­to y au­tor, en­tre otros, de Pre­ve­nir el fra­càs es­co­lar des de ca­sa (Graó), ase­gu­ra que la or­ga­ni­za­ción do­més­ti­ca, la re­la­ción en­tre pa­dres e hi­jos o la im­pli­ca­ción de los cha­va­les en las ta­reas de ca­sa tie­nen mu­cho que ver con el ren­di­mien­to es­co­lar. Son múl­ti­ples los es­tu­dios que evi­den­cian que con­ver­sar con los hi­jos, in­tere­sar­se por lo que ha­cen, dar re­le­van­cia a sus es­tu­dios, mar­car­les lí­mi­tes, exi­gir­les que par­ti­ci­pen en las ta­reas do­més­ti­cas, man­te­ner un buen cli­ma fa­mi­liar y una bue­na re­la­ción en­tre los pro­ge­ni­to­res, fa­vo­re­cer el con­tac­to con la es­cue­la y con los profesores, o apro­ve­char el tiem­po de ocio pa­ra des­per­tar sus in­quie­tu­des e in­tere­ses y po­ner en prác­ti­ca lo apren­di­do en la es­cue­la, con­tri­bu­yen a me­jo­rar el apren­di­za­je y el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co de los hi­jos. Ca­sals se atre­ve in­clu­so a cuan­ti­fi­car el im­pac­to de al­gu­nas de es­tas ac­ti­tu­des de los pa­dres: cuan­do se in­tere­san por lo que ha­cen sus hi­jos, me­jo­ra un 20% la ac­ti­tud de es­tos ha­cia el es­tu­dio, y si el cli­ma fa­mi­liar es bueno, se apre­cia una me­jo­ra del 7%. De ahí que la pri­me­ra cues­tión pa­ra que los hi­jos me­jo­ren sus re­sul­ta­dos es­co­la­res es evi­tar que se sien­tan des­aten­di­dos. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca sen­tar­se con ellos a ha­cer los de­be­res, al­go que ade­más no siem­pre es­tá al al­can­ce de los pa­dres, ya sea por fal­ta de tiem­po, de pre­pa­ra­ción o de pa­cien­cia. “No se tra­ta de ser pa­dres es­cla­vos, por­que los hay que se re­par­ten las asig­na­tu­ras, que ha­cen los es­que­mas, se des­car­gan exá­me­nes de in­ter­net, los pre­pa­ran, y lue­go se los pa­san a sus hi­jos pa­ra que prac­ti­quen”, ad­vier­te Silvia Mo­reno, psi­co­pe­da­go­ga y coor­di­na­do­ra del equi­po de pro­fe­so­ra­do de Ta­reas y Más, la web de edi­to­rial San­ti­lla­na de ayu­da al es­tu­dio pa­ra alum­nos en­tre 10 y 18 años. En el ca­so de los ado­les­cen­tes, que los pa­dres in­ter­fie­ran en sus de­be­res o les ex­pli­quen la lec­ción pue­de ser in­clu­so con­tra­pro­du­cen­te. Se­gún una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, a esas eda­des la ma­yo­ría de los jó­ve­nes in­ter­pre­ta co­mo una in­ter­fe­ren­cia en su in­de­pen­den­cia que los pa­dres quie­ran ayu­dar­les con los de­be­res. En cam­bio, han com­pro­ba­do que in­cul­car­les el va­lor de la edu­ca­ción y re­la­cio­nar el tra­ba­jo es­co­lar con sus ob­je­ti­vos de fu­tu­ro con­tri­bu­ye a me­jo­rar su ren­di­mien­to. Ra­mon Ca­sals ase­gu­ra que los pa­dres de­ben es­tar ac­ce­si­bles pa­ra re­sol­ver las du­das que se les pue­dan plan­tear a los hi­jos al ha­cer los de­be­res, pe­ro no sen­tar­se a re­sol­ver­les los pro­ble­mas, sal­vo ca­sos muy ex­tre­mos. Tam­bién acon­se­ja re­vi­sar al­gún ejer­ci­cio pa­ra con­tro­lar que han tra­ba­ja­do, pe­ro no re­pa­sar si to­dos están bien he­chos ni obli­gar­le a re­pe­tir­los y, por en­ci­ma de to­do, evi­tar per­der los ner­vios. Aun­que hay al­gu­nos mo­men­tos cru­cia­les en el apren­di­za­je en que, se­gún Ca­sals, sí es­tá jus­ti­fi­ca­do que los pa­dres in­sis­tan, re­pi­tan y re­fuer­cen los ejer­ci­cios que se tra­ba­jan en la es­cue­la: cuan­do los ni­ños apren­den a leer y a escribir, cuan­do es­tu­dian las ta­blas de mul­ti­pli­car, cuan­do han de me­mo­ri­zar la lis­ta de ver­bos irre­gu­la­res en in­glés o la fór­mu­la pa­ra re­sol­ver las ecua­cio­nes de se­gun­do gra­do. Por otra par­te, aler­ta que si los pa­dres quie­ren que su hi­jo es­tu­die más o me­jor, han de em­pe­zar por fa­ci­li­tar­le un lu­gar don­de pue­da con­cen­trar­se “y re­ti­rar las tec­no­lo­gías que le dis­traen: te­le­vi­sión, mó­vil, con­so­las y, si tie­ne que uti­li­zar el or­de­na­dor pa­ra sus ta­reas, con­tro­lar el uso de Fa­ce­book o YouTu­be, por­que mi ex­pe­rien­cia es que los que van peor en los es­tu­dios coin­ci­den con los más adic­tos al Fa­ce­book o al What­sApp”. Lo im­por­tan­te, en to­do ca­so, es iden­ti­fi­car el pro­ble­ma, ver qué fa­lla en ca­da ni­ño, dón­de están sus la­gu­nas o di­fi­cul­ta­des, y fa­ci­li­tar­le las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra su­pe­rar­las, por­que no es lo mis­mo que ten­ga pro­ble­mas de com­pren­sión de una asig­na­tu­ra que di­fi­cul­ta­des in­trín­se­cas de apren­di­za­je o que sim­ple­men­te no se es­fuer­ce. Hablar con el pro­fe­sor y con el pro­pio ni­ño pue­de ayu­dar mu­cho a sa­ber qué pa­sa, e in­ter­net pue­de con­ver­tir­se en un gran alia­do a la ho­ra de con­se­guir re­cur­sos pa­ra

EN LA RED HAY MU­CHOS RE­CUR­SOS PARAACLARAR DU­DAS Y RE­PA­SAR AL­GU­NAS AC­TI­VI­DA­DES CO­TI­DIA­NAS AYU­DAN A PRAC­TI­CAR LO APREN­DI­DO

pa­liar de­ter­mi­na­das ca­ren­cias, re­pa­sar, prac­ti­car y re­for­zar lo apren­di­do en cla­se. Ex­pli­can los pe­da­go­gos que las ac­ti­vi­da­des de re­fuer­zo no de­ben plan­tear­se co­mo un cas­ti­go ni co­mo ta­reas ex­tras, sino co­mo un mo­do de me­jo­rar, una he­rra­mien­ta pa­ra lo­grar me­jo­res re­sul­ta­dos. A de­ter­mi­na­das eda­des, los pa­dres pue­den plan­tear el re­fuer­zo es­co­lar a tra­vés del jue­go o de ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas que el ni­ño no re­la­cio­na­rá con de­be­res es­co­la­res y que, sin em­bar­go, con­tri­bui­rán a for­ta­le­cer su apren­di­za­je. Las op­cio­nes van des­de com­ple­tar puzz­les has­ta escribir la lis­ta de la com­pra o ju­gar por los pa­si­llos del su­per­mer­ca­do a cal­cu­lar cuán­to ha­brá que pa­gar en ca­ja por to­do lo que va en la ces­ta. Por otra par­te, te­nien­do en cuen­ta que un gran nú­me­ro de es­tu­dian­tes pre­sen­ta un ba­jo ren­di­mien­to es­co­lar de­bi­do a pro­ble­mas de com­pren­sión lec­to­ra, un gran re­fuer­zo es fo­men­tar el há­bi­to lec­tor con li­bros sen­ci­llos o pe­que­ños tex­tos de fá­cil com­pren­sión y ha­cer­les pre­gun­tas so­bre su con­te­ni­do. Es cier­to que a me­di­da que los cha­va­les cre­cen las exi­gen­cias formativas son otras y es más di­fí­cil re­for­zar los co­no­ci­mien­tos ju­gan­do, pe­ro siem­pre se pue­de re­cu­rrir a re­cur­sos in­ter­ac­ti­vos, mu­cho más mo­ti­va­do­res pa­ra los na­ti­vos di­gi­ta­les. Hoy has­ta los tra­di­cio­na­les cua­der­nos Ru­bio de ca­li­gra­fía, su­mas y res­tas tie­nen ver­sión pa­ra iPad. Por­que no cues­ta lo mis­mo se­du­cir a un ni­ño pa­ra que co­ja pa­pel y lá­piz y que ha­ga un dic­ta­do que plan­tear­le que se pon­ga un ra­to en el or­de­na­dor a escribir las frases que oi­rá por los al­ta­vo­ces, o que prue­be a ver si re­lle­nan­do con bo v los hue­cos de un tex­to lo­gra pa­sar de pantalla. Tam­po­co da la mis­ma pe­re­za pre­pa­rar un exa­men de geo­gra­fía me­mo­ri­zan­do los nom­bres de ríos, mon­ta­ñas y ma­res so­bre el li­bro que cum­pli­men­tan­do un ma­pa in­te­rac­ti­vo. Y es­to va­le pa­ra to­das las eda­des y ni­ve­les, pues tam­bién pa­ra un ado­les­cen­te es más mo­ti­va­dor re­pa­sar las cla­ves del di­bu­jo téc­ni­co vien­do un ví­deo que re­le­yen­do apun­tes. Y to­das es­tas y otras op­cio­nes están dis­po­ni­bles, en su ma­yo­ría de for­ma gra­tui­ta, en in­ter­net. Sin áni­mo de ser ex­haus­ti­vos, men­cio­na­mos a con­ti­nua­ción al­gu­nos por­ta­les en los que ha­llar re­cur­sos edu­ca­ti­vos útiles pa­ra re­for­zar el apren­di­za­je es­co­lar des­de ca­sa. Silvia Mo­reno en­fa­ti­za que es­te ti­po de ma­te­ria­les pue­de re­sul­tar es­pe­cial­men­te útil a aque­llos chi­cos que no se atre­ven a pre­gun­tar cuan­do no en­tien­den las ex­pli­ca­cio­nes del pro­fe­sor por­que les da ver­güen­za des­ta­car­se. “En in­ter­net, y con he­rra­mien­tas co­mo Ta­reas y Más, don­de hay mu­chos re­cur­sos de ca­da cur­so y ma­te­ria, el cha­val pue­de re­sol­ver du­das y ver un vi­deo tu­to­rial to­das la ve­ces que quie­ra, sin sen­tir­se juz­ga­do, has­ta que lo en­tien­da”, co­men­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.