“¿QUIE­RE US­TED PEN­SAR CON MÍ?”

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@lavan­guar­dia.es

Cuan­do era ado­les­cen­te y ama­ba el tea­tro, me fas­ci­nó una obra de Mar­cel Achard, ti­tu­la­da “¿Quie­re us­ted ju­gar con mí?”. Tal vez quien me fas­ci­na­ra fue­se Ma­ría Fer­nan­da d’Ocon, la ac­triz que la in­ter­pre­ta­ba. Apro­ve­cho el tí­tu­lo de es­ta obra pa­ra in­vi­tar­les a un pro­yec­to o, me­jor di­cho, a va­rios, con un ob­je­ti­vo co­mún. Es­te año in­ves­ti­ga­ré so­bre las po­si­bi­li­da­des y lí­mi­tes de la in­te­li­gen­cia com­par­ti­da. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a con­ce­bir la in­te­li­gen­cia co­mo una pro­pie­dad in­di­vi­dual, lo que sin du­da es cier­to. Ca­da uno de us­te­des tie­nen su in­te­li­gen­cia, y yo la mía. Sim­pli­fi­can­do, esa in­te­li­gen­cia la mi­den los test de in­te­li­gen­cia. Pe­ro esa idea es una me­ra fic­ción. No hay in­te­li­gen­cias ais­la­das. Siem­pre nos mo­ve­mos en un en­torno que fa­vo­re­ce su des­plie­gue o lo blo­quea. La in­te­li­gen­cia com­par­ti­da emer­ge de la in­ter­ac­ción de las in­te­li­gen­cias in­di­vi­dua­les. Las so­cie­da­des pue­den en­ca­na­llar­se o es­tu­pi­di­zar­se, y es muy di­fí­cil en esos ca­sos po­ner­se a sal­vo. ¿Có­mo po­dría­mos me­jo­rar nues­tra in­te­li­gen­cia so­cial? Las re­fle­xio­nes teó­ri­cas no sir­ven pa­ra con­tes­tar es­ta pregunta. Sólo en la ac­ción po­de­mos en­con­trar res­pues­ta. Quie­ro com­pro­bar si es po­si­ble un pen­sar com­par­ti­do que apro­ve­che los sa­be­res dis­per­sos. Por eso, les in­vi­to a va­rios pro­yec­tos. Me preo­cu­pa la “in­te­li­gen­cia com­par­ti­da en el mun­do de la edu­ca­ción”, por eso les ani­mo a par­ti­ci­par en un cen­tro de es­tu­dios so­bre la in­no­va­ción edu­ca­ti­va que he pues­to en mar­cha (Cei­de-fsm.com), y tam­bién en un pro­yec­to pa­ra au­men­tar el ta­len­to de las fa­mi­lias y de las pa­re­jas (Uni­ver­si­dad­de­pa­dres.es). Pe­ro aún quie­ro ir un po­co más allá. Es­ta se­ma­na (el 21 de enero) aca­bo de inau­gu­rar un pro­yec­to: escribir un li­bro de fi­lo­so­fía com­par­ti­do. ¿Se ani­man a ha­cer­lo? El lu­gar de reunión es Jo­sean­to­nio­ma­ri­na.net. En ese mis­mo lu­gar pre­sen­to otro pro­yec­to que les ata­ñe di­rec­ta­men­te: “Crear en La Van­guar­dia”. ¿Y si con­vir­tié­ra­mos es­ta sec­ción en un ejem­plo de “in­te­li­gen­cia com­par­ti­da”? Us­te­des sa­ben unas co­sas, yo otras. Tal vez po­dría­mos po­ner­las en re­la­ción y dar un ejem­plo de in­te­li­gen­cia as­cen­den­te. La reali­dad es com­ple­ja y se nos da siem­pre en pers­pec­ti­va. Lo que us­ted ve, aca­so no pue­da ver­lo yo. Pa­ra mu­chos, es­ta idea les su­mer­ge en un re­la­ti­vis­mo sin sa­li­da. A mí, no. Ca­da uno tie­ne una mi­sión de cla­ri­dad, de me­jo­rar su com­pren­sión de la reali­dad, a par­tir de su pun­to de vis­ta. Pe­ro es ne­ce­sa­rio com­pren­der el de los de­más y te­ner la va­len­tía de acep­tar­lo o cri­ti­car­lo, si no que­re­mos caer en un sec­ta­ris­mo con­tra­dic­to­rio con nues­tro ob­je­ti­vo.

TE­NE­MOS LA MI­SIÓN DE ME­JO­RAR NUES­TRA COM­PREN­SIÓN DE LA REALI­DAD, PE­RO TAM­BIÉN LA DE LOS DE­MÁS

El amor pro­pio, el ego­cen­tris­mo, el dog­ma­tis­mo y el fa­na­tis­mo son mues­tras de una in­te­li­gen­cia fra­ca­sa­da. No po­de­mos acep­tar la in­ca­pa­ci­dad pa­ra de­ba­tir ob­je­ti­va­men­te que tie­nen las con­fe­sio­nes po­lí­ti­cas o re­li­gio­sas, pe­ro te­ne­mos que de­mos­trar que es­ta­mos en lo cier­to. Afir­mo mi con­fian­za en la in­te­li­gen­cia hu­ma­na, en su ca­pa­ci­dad de dis­cer­ni­mien­to y de eva­lua­ción crí­ti­ca. Karl Pop­per de­cía: “Es pre­ci­so que pe­leen nues­tros ar­gu­men­tos pa­ra que no ten­gan que pe­lear­se las per­so­nas”. Si de­ci­den par­ti­ci­par en “Crear en La Van­guar­dia” (Jo­sean­to­nio­ma­ri­na.net) les in­vi­to a con­tes­tar una pregunta: ¿Cuá­les son los diez pro­ble­mas que le preo­cu­pan más? Les pro­pon­go al­gu­nos: el fu­tu­ro de la economía, las de­sigual­da­des so­cia­les, la jus­ti­cia, la re­li­gión, la muer­te, las re­la­cio­nes de con­vi­ven­cia, la po­si­bi­li­dad de que el amor du­re, la fi­de­li­dad, el se­xo, la edu­ca­ción, la re­la­ción con mis hi­jos, la fe­li­ci­dad, el mie­do. ¿Po­dre­mos re­sol­ver­los?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.