LAS FO­TOS DE LA­PO EL­KANN

Empresario de la mo­da, pe­ro tam­bién hombre de ten­den­cia. Así es el jo­ven miem­bro de la fa­mi­lia Ag­ne­lli

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Es un icono de la ele­gan­cia mas­cu­li­na. No sólo en Ita­lia, don­de es un per­so­na­je me­diá­ti­co y de ten­den­cia. Una pu­bli­ca­ción de re­fe­ren­cia co­mo Va­nity Fair ya lo eli­gió co­mo uno de los hom­bres me­jor ves­ti­dos del pla­ne­ta. Pa­ra los que quie­ran co­no­cer su se­cre­to, aho­ra La­po El­kann pu­bli­ca­rá su per­so­nal có­di­go del gla­mur en un li­bro, Le re­go­le del mio sti­le. ¿El de­cá­lo­go pa­ra con­ver­tir­se en el dandy del si­glo XXI? No exac­ta­men­te, se­gún él. “El dandy es efí­me­ro y arro­gan­te. Yo no”, afir­ma­ba en una re­cien­te en­tre­vis­ta. De he­cho, La­po El­kann es un hombre muy afa­ble, que no du­da en abra­zar a su in­ter­lo­cu­tor pa­ra que se sien­ta có­mo­do. Su des­pa­cho en Mi­lán, ciu­dad don­de re­si­de en­tre via­je y via­je, es un himno al ba­rro­quis­mo y a la pro­vo­ca­ción. Ro­dea­do por una ga­ma de ac­ce­so­rios que van des­de lo in­fan­til a lo pop, el crea­dor del Fiat 500 y aho­ra empresario de la mo­da con la fir­ma Ita­lia In­de­pen­dent, ha re­ser­va­do en las paredes un si­tio es­pe­cial pa­ra las fo­tos de su fa­mi­lia. Que, ca­be re­cor­dar, no es una fa­mi­lia cual­quie­ra. La­po es nie­to de Gian­ni Ag­ne­lli, el mí­ti­co pre­si­den­te de Fiat y unos de los em­pre­sa­rios más im­por­tan­tes del si­glo XX. En par­ti­cu­lar, des­ta­ca en su me­sa una foto en la que apa­re­cen su abue­lo y su tío, Eduar­do. “Am­bos están muer­tos. Son dos per­so­nas que sien­to muy cer­ca­nas y que fue­ron muy im­por­tan­tes pa­ra mí. Eduar­do, en par­ti­cu­lar, era al­guien con una bon­dad que nun­ca vi en nin­gún otro ser hu­mano. Mi abue­lo me ha en­se­ña­do y da­do mu­cho. En al­gún sen­ti­do los dos son com­ple­men­ta­rios”, ex­pli­ca El­kann. Es­te jo­ven empresario pa­re­ce ha­ber de­ja­do atrás su pa­sa­do tur­bu­len­to pa­ra cen­trar­se en el mun­do de los ne­go­cios y de la mo­da. Él mis­mo ha re­co­no­ci­do que su fa­mi­lia ha si­do de gran ayu­da pa­ra su­pe­rar los mo­men­tos di­fí­ci­les. Y men­cio­na a sus her­ma­nos: John (ac­tual pre­si­den­te del gru­po Fiat) y Gi­ne­vra. “Nos res­pe­ta­mos mu­cho, aun­que sea­mos muy dis­tin­tos. Nos que­re­mos”, ase­gu­ra. En otra foto, arrin­co­na­da en una pa­red sa­le Gi­ne­vra. “Pa­re­ce que ella me es­té di­cien­do: pór­ta­te bien, sé sa­bio”, di­ce La­po El­kann, es­bo­zan­do una son­ri­sa Más allá de las fo­tos de fa­mi­lia, des­ta­can en su des­pa­cho al­gu­nas ex­cen­tri­ci­da­des. Su me­sa de cris­tal es­tá de­co­ra­da con en­vol­to­rio de ca­ra­me­los. Tam­bién hay una ima­gen del mu­ro de las La­men­ta­cio­nes (su pa­dre, el es­cri­tor Alain El­kann es de ori­gen ju­dío) y un cua­dro, una obra de ar­te mo­der­na, una com­po­si­ción en la que des­ta­ca sólo una pa­la­bra, que no ne­ce­si­ta tra­duc­ción: pa­zien­za. “La­men­ta­ble­men­te, en Ita­lia se pre­ci­sa mu­cha –ex­pli­ca La­po–. Si no la tie­nes, en Ita­lia te mue­res”.

En el nom­bre de Kis­sin­ger En la ima­gen de la iz­quier­da, La­po en­se­ña una foto en la que sa­len el exal­cal­de de Nue­va York, Ru­dolph Giu­lia­ni, y el ex se­cre­ta­rio de Es­ta­do de EE.UU., Henry Kis­sin­ger. Du­ran­te una tem­po­ra­da, el jo­ven El­kann tra­ba­jó co­do a co­do con Kis­sin­ger. De es­ta ex­pe­rien­cia, El­kann man­tie­ne gra­tos re­cuer­dos. “Si­go en con­tac­to con él. ¿Qué pien­sa de mí? No lo sé. Se­ría arro­gan­te por mi par­te hablar en su nom­bre. Lo di­go des­de to­do el res­pe­to que le ten­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.