El em­ba­ra­zo en la piel

La piel de las mu­je­res en­cin­tas es­tá so­me­ti­da a gran­des cam­bios y re­quie­re una aten­ción es­pe­cial: con cons­tan­cia y un cui­da­do es­pe­cial, la piel re­co­bra­rá su as­pec­to tras el par­to

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Rosa Le­ci­na

Con la fe­liz no­ti­cia del em­ba­ra­zo, lle­ga una gran re­vo­lu­ción pa­ra el cuer­po. Se­ma­na a se­ma­na y du­ran­te nue­ve me­ses, la fu­tu­ra ma­má ex­pe­ri­men­ta­rá cam­bios fí­si­cos im­por­tan­tes. La piel se­rá tes­ti­go de ello: se­que­dad, es­trías, man­chas e in­clu­so ac­né son al­gu­nas de las al­te­ra­cio­nes cu­tá­neas que pue­den pro­du­cir­se du­ran­te la ges­ta­ción. Al­gu­nas de es­tas al­te­ra­cio­nes son pre­vi­si­bles y más ha­bi­tua­les en mu­je­res que ya te­nían pre­dis­po­si­ción a ello an­tes de que­dar­se en es­ta­do. Otras, en cam­bio, se pro­du­cen inevi­ta­ble­men­te co­mo con­se­cuen­cia del em­ba­ra­zo y, por tan­to, son ge­né­ri­cas en to­das las mu­je­res y mi­ti­gan, o des­apa­re­cen, tras el par­to. Sea co­mo sea, to­dos es­tos cam­bios pue­den de­jar me­lla en la piel si no se to­man las pre­cau­cio­nes ade­cua­das. Por ello, du­ran­te los nue­ve me­ses, hay que pres­tar es­pe­cial aten­ción a la piel pa­ra mi­ni­mi­zar e in­clu­so evi­tar las po­si­bles se­cue­las.

Me­jo­rar la elas­ti­ci­dad de la piel “En el em­ba­ra­zo, cuan­do la piel es­tá a pun­to de ex­pe­ri­men­tar el ma­yor de sus desafíos, es­tá en su mo­men­to más dé­bil. Es­to se de­be al he­cho de que las em­ba­ra­za­das tie­nen los ni­ve­les de ome­gas en su más ba­jo ni­vel por­que el be­bé uti­li­za ome­gas de la ma­dre co­mo fuente de ali­men­to pa­ra desa­rro­llar su pro­pio cuer­po”, ex­pli­ca So­nia Al­me­la, di­rec­to­ra ge­ne­ral y far­ma­céu­ti­ca cos­me­tó­lo­ga de Lu­xu­rious Goods y Ma­ma Mio en Es­pa­ña, mar­ca que na­ció pa­ra crear cos­mé­ti­cos efec­ti­vos y se­gu­ros pa­ra el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia. Es­ta de­fi­cien­cia de ome­gas, aña­de, “tie­ne un efec­to di­rec­to en la hi­dra­ta­ción y la elas­ti­ci­dad de la piel, ace­le­ran­do el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to”. Por ello, re­co­mien­da “hi­dra­tar in­ten­sa­men­te la piel de to­do el cuer­po dos ve­ces al día” y com­bi­nar­lo, por ejem­plo por la no­che, “con una cre­ma re­afir­man­te y an­ties­trías en pe­cho y ab­do­men”, las par­tes del cuer­po que ma­yo­res cam­bios ex­pe­ri­men­tan y don­de la piel más su­fre. En es­te sen­ti­do, ca­be re­cor­dar, co­mo in­di­ca So­nia Al­me­la, que “los se­nos en el em­ba­ra­zo au­men­tan de vo­lu­men y la gra­sa se acu­mu­la por el de­sa­rro­llo de las glán­du­las ma­ma­rias, pu­dien­do au­men­tar una ta­lla en los pri­me­ros me­ses”. Es­to pro­vo­ca que “al es­ti­rar­se la piel, se pro­duz­can cos­qui­lleos, pi­co­res y mo­les­tias”. La pi­ca­zón en la zo­na ab­do­mi­nal es tam­bién una que­ja co­mún a me­di­da que el vien­tre va cre­cien­do. La cos­me­tó­lo­ga in­sis­te en la cons­tan­cia en la hi­dra­ta­ción y los tra­ta­mien­tos re­afir­man­tes pa­ra man­te­ner la piel elás­ti­ca y pre­ve­nir la fla­ci­dez y las es­trías. So­lo así, re­cal­ca, “se mi­ni-

mi­za­rán las po­si­bles le­sio­nes y la re­cu­pe­ra­ción de la piel, tras el par­to, se­rá mu­cho más rá­pi­da”. Si el tra­ta­mien­to pre­ven­ti­vo frente a las es­trías es tan im­por­tan­te, es por­que “en­tre un 50% y un 70% de las em­ba­ra­za­das las desa­rro­llan a par­tir del sex­to mes”, ase­gu­ra la doc­to­ra Elia Roó, der­ma­tó­lo­ga del hos­pi­tal Sur de Ma­drid y miem­bro de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía. A pe­sar de que en su apa­ri­ción sue­le exis­tir una pre­dis­po­si­ción fa­mi­liar, las es­trías pue­den pro­du­cir­se igual­men­te cuan­do la piel se dis­tien­de pa­ra adap­tar­se al cre­ci­mien­to del fe­to. Cuan­do es­to pa­sa, “hay una atro­fia o adel­ga­za­mien­to de la piel que re­sul­ta en lí­neas de co­lor ro­sa­do-ro­ji­zo”, acla­ra la doc­to­ra Lei­la Cat­he­ri­ne On­bar­gi, es­pe­cia­lis­ta en gi­ne­co­lo­gía del cen­tro mé­di­co Tek­non. Por su par­te, la doc­to­ra Roó ad­vier­te que aun­que “las es­trías se lo­ca­li­zan so­bre to­do al­re­de­dor del om­bli­go, de for­ma con­cén­tri­ca, tam­bién pue­den apa­re­cer en ma­mas, mus­los y ca­de­ra”.

Es­co­ger los cui­da­dos ade­cua­dos Si bien el em­ba­ra­zo es un pe­rio­do don­de la fu­tu­ra ma­má de­be­ría es­me­rar­se en el cui­da­do de su piel, es im­pres­cin­di­ble sa­ber que no to­dos los cos­mé­ti­cos son ap­tos du­ran­te la ges­ta­ción e in­clu­so, en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, al­gu­nos pue­den lle­gar a ser pe­li­gro­sos al pro­vo­car irri­ta­cio­nes y otros efec­tos se­cun­da­rios. Es el ca­so de aque­llos tra­ta­mien­tos que in­clu­yen acei­tes esen­cia­les. No hay que con­fun­dir los acei­tes esen­cia­les con los acei­tes ve­ge­ta­les, tam­bién muy pre­sen­tes en mu­chos cos­mé­ti­cos y al­gu­nos de ellos al­ta­men­te re­co­men­da­bles du­ran­te el em­ba­ra­zo por su gran ac­ción hi­dra­tan­te. En­tran en es­te gru­po los acei­tes de al­men­dras, jo­jo­ba, ar­gán, rosa mos­que­ta o ka­ri­té. On­bar­gi aña­de que “hay que evi­tar cos­mé­ti­cos que con­ten­gan vi­ta­mi­na A (re­ti­noi­des), mercurio, pa­ra­be­nes, y fta­la­tos que pue­den ser tó­xi­cos pa­ra el fe­to”. Lo que sí es con­ve­nien­te es “usar ja­bo­nes sua­ves sin de­ter­gen­tes, co­lo­ran­tes ni per­fu­mes. Los que con­tie­nen ave­na son idea­les”, apun­ta. A par­tir de ahí, la far­ma­céu­ti­ca So­nia Al­me­la re­co­mien­da op­tar por fór­mu­las efec­ti­vas y con “tex­tu­ras y olo­res agra­da­bles –du­ran­te el em­ba­ra­zo se sue­le sen­si­bi­li­zar el sen­ti­do del ol­fa­to– que con­vier­tan la ru­ti­na de cui­da­dos en un pla­cer y nos in­ci­ten a ser cons­tan­tes”. Otra advertencia im­por­tan­te pa­ra em­ba­ra­za­das es que “los ma­sa­jes no se acon­se­jan, por pre­cau­ción, du­ran­te los tres pri­me­ros me­ses”, se­ña­la Es­tre­lla Pu­jol, fun­da­do­ra y di­rec­to­ra del cen­tro de es­té­ti­ca Oxi­gen en

LAS CRE­MAS CON ACEI­TES ESEN­CIA­LES NO SON AP­TAS DU­RAN­TE EL EM­BA­RA­ZO EL EJER­CI­CIO AYU­DA A CON­TRO­LAR PE­SO Y A QUE LA PIEL NO SE TEN­SE TAN­TO

Bar­ce­lo­na. En es­te pri­mer pe­rio­do, Pu­jol in­sis­te en la im­por­tan­cia de man­te­ner la piel hi­dra­ta­da y elás­ti­ca, cui­dar los há­bi­tos ali­men­ti­cios y be­ber la su­fi­cien­te agua. Una vez su­pe­ra­do el pri­mer tri­mes­tre, “sí se pue­de em­pe­zar con los tra­ta­mien­tos pa­ra ate­nuar aque­llas mo­les­tias ge­ne­ra­das por el em­ba­ra­zo co­mo son re­ten­ción de lí­qui­dos, pe­sa­dez e hin­cha­zón en las pier­nas o las zo­nas con­trac­tu­ra­das”, ex­pli­ca Pu­jol. Des­de el cen­tro de be­lle­za Oxi­gen, sin em­bar­go, apues­tan por ofre­cer tra­ta­mien­tos per­so­na­li­za­dos, de­ter­mi­nan­do en ca­da ca­so los cui­da­dos más con­ve­nien­tes se­gún las ne­ce­si­da­des de la fu­tu­ra ma­dre y es­ta­ble­cien­do un pro­to­co­lo de se­gui­mien­to pa­ra ase­gu­rar el me­jor es­ta­do de la piel du­ran­te to­do el em­ba­ra­zo y, en con­se­cuen­cia, pa­ra per­mi­tir una fá­cil y rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción des­pués de dar a luz. Aun­que el ejer­ci­cio fí­si­co no tie­ne un efec­to di­rec­to so­bre la piel, es­te es “muy im­por­tan­te por­que ayu­da a con­tro­lar el pe­so y a no en­gor­dar tan­to – evi­tan­do así las es­trías – ade­más de me­jo­rar la cir­cu­la­ción, lo que siem­pre ayu­da a te­ner una tez más radiante”, aña­de la gi­ne­có­lo­ga On­bar­gi. La ac­ti­vi­dad fí­si­ca más re­co­men­da­ble du­ran­te el em­ba­ra­zo es la na­ta­ción, an­dar y los ejer­ci­cios del sue­lo pél­vi­co. En cuan­to a la nu­tri­ción, si es­ta es de­fi­cien­te sí pue­de de­te­rio­rar el es­ta­do de la piel. Por ello, in­ci­de la doc­to­ra, “la die­ta tie­ne que ser equi­li­bra­da, evi­tan­do ex­ce­sos, e in­cluir un su­ple­men­to vi­ta­mí­ni­co que de­ter­mi­na­rá el es­pe­cia­lis­ta”. Cam­bios en la pig­men­ta­ción de la piel “Los cam­bios prin­ci­pa­les que su­fre la piel du­ran­te el em­ba­ra­zo in­clu­yen man­chas os­cu­ras, hi­per­pig­men­ta­ción y me­las­ma fa­cial”, afir­ma la gi­ne­có­lo­ga On­bar­gi. To­das es­tas man­chas se de­ben “a un ex­ce­so de un pig­men­to en la piel, la me­la­ni­na, en el cuer­po de la mu­jer em­ba­ra­za­da”. En es­ta lí­nea, la der­ma­tó­lo­ga Elia Roó, apun­ta que du­ran­te la ges­ta­ción “el 90% de las mu­je­res pre­sen­ta un au­men­to de la pig­men­ta­ción de su piel; se os­cu­re­cen las pe­cas y los lu­na­res, y zo­nas ya pig­men­ta­das, co­mo los pe­zo­nes o re­gio­nes ge­ni­ta­les, se vuel­ven más os­cu­ras. Tam­bién sue­le apa­re­cer una man­cha ma­rrón

en la lí­nea al­ba (lí­nea me­dia del ab­do­men) y en al­gu­nas mu­je­res se pig­men­tan las axi­las y la par­te su­pe­rior e in­ter­na de los mus­los”. Por lo que res­pec­ta al me­las­ma o cloas­ma, tam­bién lla­ma­do pa­ño de las em­ba­ra­za­das, la der­ma­tó­lo­ga es­ti­ma que lo padece un 50% de las ges­tan­tes. Es­ta al­te­ra­ción cu­tá­nea, ex­pli­ca Es­tre­lla Pu­jol, “con­sis­te en la apa­ri­ción de man­chas de co­lor ma­rrón cla­ro a os­cu­ro, si­mé­tri­cas, en zo­nas ex­pues­tas al sol: frente, me­ji­llas, la­bio su­pe­rior o bar­bi­lla, y con me­nos fre­cuen­cia en es­co­te o bra­zos”. Aun así, ad­vier­te, “no sólo pue­den apa­re­cer du­ran­te el em­ba­ra­zo, tam­bién se pro­du­cen con la in­ges­ta de an­ti­con­cep­ti­vos ora­les, al­gu­nos fár­ma­cos, tra­ta­mien­tos con es­tró­ge­nos, en­fer­me­da­des ová­ri­cas y la apli­ca­ción de al­gu­nos cos­mé­ti­cos. A pe­sar de que no se co­no­ce bien su ori­gen, se aso­cia con la ex­po­si­ción al sol, la pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca y la in­fluen­cia hor­mo­nal”. La me­jor for­ma de im­pe­dir su apa­ri­ción con­sis­te en “evi­tar la ex­po­si­ción al sol du­ran­te el em­ba­ra­zo, uti­li­zar ro­pas de pro­tec­ción ade­cua­da y usar fo­to­pro­tec­to­res de amplio es­pec­tro frente a ra­yos UVB y UVA”, pres­cri­be la doc­to­ra Roó. Una vez han apa­re­ci­do las man­chas, el tra­ta­mien­to pa­ra eli­mi­nar­las pa­sa por “la apli­ca­ción de cre­mas des­pig­men­tan­tes o pee­lings quí­mi­cos, en su ma­yo­ría con­tra­in­di­ca­dos du­ran­te el em­ba­ra­zo”

Ve­llo y ac­né de in­fluen­cia hor­mo­nal Aun­que no es un fe­nó­meno ge­né­ri­co en to­das las em­ba­ra­za­das, los cam­bios hor­mo­na­les pue­den au­men­tar el ve­llo “a par­tir de la se­ma­na 20, es­pe­cial­men­te en mu­je­res de piel más mo­re­na y con más ve­llo pre­vio”, des­ve­la la der­ma­tó­lo­ga Elia Roó. En es­tos ca­sos, “sue­le au­men­tar en ca­ra, pier­nas, es­pal­da y lí­nea al­ba, y a ve­ces se acom­pa­ña de ac­né por au­men­to de los an­dró­ge­nos ová­ri­cos”. Sin em­bar­go, no hay que ator­men­tar­se por­que ge­ne­ral­men­te es­te au­men­to del ve­llo re­mi­te tras el par­to. Va­ri­ces y pe­sa­dez en las pier­nas La cos­me­tó­lo­ga So­nia Al­me­la ex­pli­ca que “du­ran­te el em­ba­ra­zo, y en es­pe­cial en el ter­cer tri­mes­tre, la can­ti­dad de san­gre en el cuer­po de la mu­jer au­men­ta pa­ra ayu­dar al de­sa­rro­llo del be­bé. Es­to, com­bi­na­do con el in­flu­jo hor­mo­nal y un útero en ex­pan­sión, pue­de ejer­cer pre­sión so­bre las ve­nas en la área de la pel­vis y ha­cer que se vuel­van va­ri­co­sas”. De he­cho, afir­ma la doc­to­ra Elia Roó, “en el 40% de los ca­sos se pro­du­cen va­ri­ces y va­ri­co­si­da­des en las pier­nas por com­pre­sión de los va­sos”. Pa­ra pre­ve­nir o mi­ti­gar sus efec­tos, se re­co­mien­dan há­bi­tos pos­tu­ra­les co­mo el re­po­so con los pies ele­va­dos, dor­mir de la­do pa­ra evi­tar la com­pre­sión

DOR­MIR DE LA­DO O DE­JAR LOS PIES EN AL­TO AYU­DA A PRE­VE­NIR LAS VA­RI­CES ES ME­JOR NO TE­ÑIR­SE EL PE­LO HAS­TA EL SE­GUN­DO TRI­MES­TRE DEEMBARAZO

del útero, así co­mo el uso de cre­mas pa­ra pier­nas can­sa­das pa­ra ali­viar la pe­sa­dez. Au­men­to del vo­lu­men del ca­be­llo Si has­ta aho­ra, los efec­tos se­cun­da­rios del em­ba­ra­zo no pa­re­cían muy atrac­ti­vos, la co­sa cam­bia cuan­do ha­bla­mos del ca­be­llo, pues la ma­yo­ría de las em­ba­ra­za­das apre­cia una me­jo­ría en el vo­lu­men de su pe­lo. Es­to se de­be, co­mo re­ve­la la doc­to­ra Roó, al he­cho de que “la pro­ges­te­ro­na en­len­te­ce el ci­clo del fo­lícu­lo pi­lo­so y el ca­be­llo se cae me­nos, por lo que mu­chas mu­je­res re­fie­ren que su as­pec­to ha me­jo­ra­do”. En cam­bio, a los tres me­ses del par­to, “las mu­je­res sue­len no­tar una pér­di­da im­por­tan­te del ca­be­llo cuan­do se vuel­ven a es­ta­ble­cer los ni­ve­les hor­mo­na­les nor­ma­les”, des­ve­la On­bar­gi. La preo­cu­pa­ción re­si­de en­ton­ces en la con­ve­nien­cia o no de te­ñir­se el pe­lo mien­tras se es­tá em­ba­ra­za­da. La du­da sur­ge por­que años atrás “el ex­ce­so de amo­nia­co y pig­men­tos no na­tu­ra­les de los tin­tes po­dían in­fluir en el de­sa­rro­llo del em­ba­ra­zo, aun­que en un tan­to por cien­to muy li­mi­ta­do, y has­ta el mo­men­to, no com­pro­ba­do”, ex­pli­ca el pe­lu­que­ro y es­ti­lis­ta Al­ber­to Cerdán. Ac­tual­men­te, Cerdán ase­gu­ra que no hay ries­go al­guno si la fu­tu­ra ma­dre se so­me­te a una co­lo­ra­ción del pe­lo, ya que “nun­ca ha si­do tan se­gu­ra la for­mu­la­ción del co­lor co­mo en es­tos mo­men­tos”. So­bre es­te te­ma, la doc­to­ra On­bar­gi opi­na que “aun­que los tin­tes de pe­lo con­tie­nen sus­tan­cias quí­mi­cas que pue­den ser tó­xi­cas en do­sis muy ele­va­das, nor­mal­men­te se pue­de te­ñir el pe­lo du­ran­te el em­ba­ra­zo con se­gu­ri­dad por­que las con­cen­tra­cio­nes de es­tas sus­tan­cias son ba­jas y sólo están en con­tac­to con el pe­lo y no con el cue­ro ca­be­llu­do”. Aún así, “es acon­se­ja­ble es­pe­rar has­ta el se­gun­do tri­mes­tre y usar tin­tes ve­ge­ta­les si se pue­de”. Si bien exis­te to­da­vía la creen­cia que las per­ma­nen­tes y los alisados quí­mi­cos de­be­rían evi­tar­se e du­ran­te el em­ba­ra­zo, Al­ber­to Cerdán afir­ma que “en ab­so­lu­to es ne­ce­sa­rio evi­tar­los. En es­tos s mo­men­tos to­dos los pro­ce­sos de on­du­la­ción y de ali­sa­do o mol­dea­do están ab­so­lu­ta­men­te con­troo­la­dos, ade­más de ser muy sua­ves y tes­ta­dos”. En cual­quier ca­so, pa­ra evi­tar ries­gos in­ne­ce­sa­rios, lo que sí hay que ha­cer es acu­dir siem­pre a cen­tros de pe­lu­que­ría de pro­fe­sio­na­li­dad y se­gu­ri­dad ga­ran­ti­za­da y con­sul­tar pre­via­men­te to­das las du­das con el gi­ne­có­lo­go. Pa­ra el cui­da­do dia­rio del pe­lo du­ran­te el em­ba­ra­zo, Cerdán acon­se­ja “to­dos aque­llos tra­ta­mien­tos que apor­ten agua, co­mo los hi­dra­tan­tes y los nu­tri­ti­vos”.

1 Gel pa­ra pier­nas de Sel­vert. Fa­ci­li­ta la re­la­ja­ción en las pier­nas y los pies can­sa­dos. 2 Acei­te de ar­gán de Ga­lé­nic. Sua­ve y no gra­so, pro­por­cio­na una hi­dra­ta­ción in­ten­sa. 3 Cham­pú de Da­vi­nes. Con efec­to der­mo­cal­man­te, lim­pia el pe­lo sin irri­tar el cue­ro ca­be­llu­do.

4 Man­te­ca cor­po­ral de The Body Shop. Gra­cias al ka­ri­té, acon­di­cio­na la piel y pre­vie­ne ex­ce­sos de se­que­dad. 5 Tó­ni­co pa­ra el pe­lo de Leo- nor Greyl. Re­fuer­za e hi­dra­ta el ca­be­llo, que re­cu­pe­ra sua­vi­dad y vi­ta­li­dad. 6 Stick hi­dra­tan­te de The Body Shop. Con man­te­ca de ca­cao, se fun­de so­bre la piel pa­ra hi­dra­tar­la in­ten­sa­men­te. 7 Acei­te de al­men­dras de L’Oc­ci­ta­ne. Ri­co en ome­gas, tra­ta la se­que­dad y pre- vie­ne la apa­ri­ción de es­trías. 8 Cre­ma an­ties­trías de Elancyl. Re­fuer­za la elas­ti­ci­dad de la piel du­ran­te el em­ba­ra­zo y pre­vie­ne las es­trías.

5

2

7

8

3

4

6

1

1 Bál­sa­mo Ma­má & Be­bé de L’Oc­ci­ta­ne. Nu­tre, pro­te­ge y cal­ma la piel gra­cias a la man­te­ca de ka­ri­té. 2 Gel dre­nan­te pa­ra pier­nas de Mon­ti­be­llo. Fa­vo­re­ce la cir­cu­la­ción y la des­con­ges­tión de las pier­nas. 3 Tummy Rub But­ter de Ma­ma Mio. Hi­dra­ta y pro­te­ge con­tra las es­trías en pier­nas, ab­do­men y pe­cho.

4 Man­te­ca cor­po­ral de Ko­rres. Cre­ma sua­vi­zan­te e hi­dra­tan­te de hi­go que nu­tre la piel, res­tau­ran­do su elas­ti­ci­dad. 5 Lo­ción re­afir­man­te de Ba­bor. Con acei­te de jo­jo­ba y ger­men de tri­go, nu­tre in­ten­sa­men­te y evi­ta la fla­ci­dez. 6 Boob Tu­be de Ma­ma Mio. Pro­tec­ción del bus­to pa­ra evi­tar es­trías y eli­mi­nar los pi­co­res.

6

4

2

5

3

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.