GEOMETRÍA DE TA­BLE­RO

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - ORIOL RI­POLL es@lavan­guar­dia.es

El ho­lan­dés Niek Neu­wahl ha pu­bli­ca­do más de 50 jue­gos de me­sa. To­dos ellos se ca­rac­te­ri­zan por te­ner po­cas re­glas y po­cas pie­zas, y son fá­ci­les de en­ten­der pe­ro a la vez com­pli­ca­dos de do­mi­nar, por­que sue­len in­cor­po­rar al­gu­nas res­tric­cio­nes en la me­cá­ni­ca que ha­cen que la es­tra­te­gia no sea evi­den­te. Si quie­ren sa­ber más so­bre el au­tor les re­co­mien­do una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en La Con­tra el 1 de ma­yo del 2002, apro­ve­chan­do su vi­si­ta a Bar­ce­lo­na a un con­gre­so de jue­gos de me­sa. Uno de los úl­ti­mos jue­gos que he des­cu­bier­to de Neu­wahl es In­ver­sé, un jue­go de es­tra­te­gia pa­ra dos ju­ga­do­res edi­ta­do por Fa­mily Ga­mes Inc (Fa­mily­ga­me­sa­me­ri­ca.com) y dis­tri­bui­do en nues­tro país por la ali­can­ti­na Cay­ro (Cay­ro.es). Lo pri­me­ro que sor­pren­de de In­ver­sé son la po­cas pie­zas que se uti­li­zan: un ta­ble­ro y tan sólo cin­co pie­zas de ma­de­ra en­tin­ta­das de co­lo­res di­fe­ren­tes pa­ra ca­da ju­ga­dor. El ta­ble­ro es una pie­za cua­dra­da de 12 ca­si­llas de la­do. Ca­da ju­ga­dor tie­ne cin­co pie­zas de for­mas y co­lo­res di­fe­ren­tes. To­das las pie­zas son pris­mas y la me­di­da de ca­da una tie­ne una re­la­ción di­rec­ta con la de los cua­dra­dos di­bu­ja­dos so­bre el ta­ble­ro. Hay dos que tie­nen una ca­ra cua­dra­da. Una de es­tas pie­zas es azul y tie­ne una lon­gi­tud de 12 cua­dra­dos de ba­se, 2 de an­cho y 2 de al­tu­ra, de for­ma que una de las ca­ras ocu­pa to­do el ta­ble­ro y la otra muy po­co es­pa­cio (des­pués de po­cas par­ti­das el ju­ga­dor de­tec­ta que es­ta pie­za pue­de te­ner un pa­pel muy im­por­tan­te). La otra pie­za que tie­ne una ca­ra cua­dra­da es ver­de y mi­de 3 cua­dra­dos de ba­se, 4 de an­cho y 4 de al­tu­ra. El res­to tie­nen to­das las ca­ras rec­tan­gu­la­res. Es­te he­cho per­mi­te que se pue­da ju­gar en tres po­si­cio­nes di­fe­ren­tes, a di­fe­ren­cia de las que tie­nen un la­do cua­dra­do, que sólo per­mi­ten dos po­si­cio­nes. Las pie­zas rec­tan­gu­la­res tie­nen las si­guien­tes ca­rac­te­rís­ti­cas: una de ellas es ama­ri­lla y ha­ce 8 cua­dra­dos de ba­se, 6 de an­cho y 1 de al­tu­ra (se pue­de ju­gar ocu­pan­do una su­per­fi­cie muy gran­de o co­lo­cán­do­se en­tre dos pie­zas). La se­gun­da de las pie­zas rec­tan­gu­la­res es ne­gra y mi­de 2 cua­dra­dos de ba­se, 4 de an­cho y 6 de al­tu­ra; la ter­ce­ra es ro­ja y ocu­pa 2 cua­dra­dos de ba­se, 3 de an­cho y 8 de al­tu­ra. Por tur­nos, los ju­ga­do­res co­lo­can una pie­za so­bre el ta­ble­ro ocu­pan­do un es­pa­cio va­cío. Las fi­chas ju­ga­das ya no pue­den mo­ver­se y no pue­den po­ner­se unas so­bre otras. Es­tas de­ben dis­po­ner­se si­guien­do dos re­glas: cuan­do se ha ju­ga­do un ti­po de pie­za, el ad­ver­sa­rio ya no la pue­de co­lo­car en la mis­ma po­si­ción. Por ejem­plo, si la pie­za azul se ha de­ja­do so­bre su la­do lar­go, el otro ju­ga­dor es­tá obli­ga­do a po­ner­la so­bre la ca­ra cua­dra­da. La se­gun­da re­gla di­ce que no pue­den to­car­se dos pie­zas del mis­mo co­lor o que sean de co­lo­res di­fe­ren­tes pe­ro que es­tén con una po­si­ción que que­den a la mis­ma al­tu­ra. Es­tas pie­zas pue­den to­car­se por un vér­ti­ce.

EN IN­VER­SÉ CA­DA JU­GA­DOR DIS­PO­NE DE 5 PIE­ZAS DE FOR­MAS Y CO­LO­RES DI­FE­REN­TES QUE DE­BE CO­LO­CAR EN UN TA­BLE­RO

Pier­de el ju­ga­dor que no pue­de co­lo­car nin­gu­na de sus pie­zas so­bre el ta­ble­ro. Ca­da par­ti­da sue­le du­rar unos diez mi­nu­tos, por lo que se pue­den en­ca­de­nar va­rias par­ti­das se­gui­das. In­ver­sé es un jue­go muy es­tra­té­gi­co don­de los ju­ga­do­res tie­nen que sa­ber tra­ba­jar con la geometría de las pie­zas y es­co­ger bien ca­da mo­vi­mien­to. En la web Math­pic­kle.com en­con­tra­rán un ví­deo don­de se ex­pli­can las apli­ca­cio­nes del jue­go a di­fe­ren­tes ni­ve­les es­co­la­res.

Lui­sa Ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.