EJER­CI­TAR NUES­TRA ATEN­CIÓN

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - RA­MI­RO CA­LLE es@lavan­guar­dia.es

PREGUNTA Ho­la, Ra­mi­ro, me lla­mo Celia y ten­go un tra­ba­jo muy se­den­ta­rio. Por eso tra­to de ha­cer sen­de­ris­mo, na­ta­ción y yo­ga. Quie­ro co­men­tar­le lo si­guien­te, a ver qué me di­ce. Hoy en día es­tá muy de mo­da lo que po­dría­mos de­no­mi­nar la fi­lo­so­fía del aquí y aho­ra. Hay mu­chos au­to­res que in­sis­ten en co­nec­tar con el aho­ra y es­tar muy aten­to al aquí. Tam­bién se ha pues­to muy de mo­da el tér­mino mind­ful­ness, que por lo vis­to quie­re de­cir aten­ción to­tal. Tra­to de es­tar aten­ta, pe­ro la ver­dad es que me cues­ta mu­cho. La men­te se me va de for­ma cons­tan­te, se me dis­trae. In­clu­so en las co­sas que de ver­dad me in­tere­san tam­po­co lle­go a es­tar ver­da­de­ra­men­te aten­ta. Otra co­sa: es­tar aquí y aho­ra ¿quie­re de­cir que no de­bes re­cor­dar o ima­gi­nar? Tam­bién me pre­gun­to por qué cues­ta tan­to es­tar aten­to y por qué te­ne­mos tan es­ca­so con­trol so­bre la men­te.

RES­PUES­TA Mu­chas gra­cias, Celia. Te fe­li­ci­to por te­ner unas afi­cio­nes tan sa­nas. La en­se­ñan­za del aquí y el aho­ra no es na­da nue­va, sino que es mi­le­na­ria en la fi­lo­so­fía orien­tal. Ya los yo­guis ha­ce cin­co mil años in­sis­tían en la ne­ce­si­dad de cen­trar­se en el mo­men­to pre­sen­te y Bu­da in­vi­ta­ba, ha­ce dos mil qui­nien­tos años, a co­nec­tar con ca­da ins­tan­te. Los maes­tros zen tam­po­co han de­ja­do de re­cor­dar­nos que es ne­ce­sa­rio man­te­ner la pre­sen­cia cons­cien­te del es­to-aquí- aho­ra. To­dos los li­bros que han apa­re­ci­do en es­tos años so­bre la in­vi­ta­ción a cap­tar la reali­dad mo­men­tá­nea no tie­nen na­da de ori­gi­na­les ni di­cen na­da que no se ha­ya re­pe­ti­do has­ta la saciedad des­de tiem­pos re­mo­tos. To­dos te­ne­mos una aten­ción ne­gli­gen­te y de­bi­li­ta­da, pe­ro se pue­de en­tre­nar me­tó­di­ca­men­te y desa­rro­llar­la en gra­do su­mo. La aten­ción, una de las más va­lio­sas fun­cio­nes de la men­te, nos per­mi­te per­ci­bir y per­ci­bir­nos, dar­nos cuen­ta. Es co­mo un múscu­lo que te­ne­mos que en­tre­nar y desa­rro­llar, y pa­ra ello te­ne­mos que es­tar aten­tos.

Hay que apren­der a co­nec­tar con aten­ción en lo que va dis­cu­rrien­do a ca­da mo­men­to, tra­tan­do de per­ci­bir más in­ten­sa­men­te y evi­tan­do los pen­sa­mien­tos que dis­traen. No es na­da fá­cil, por­que du­ran­te mu­chos años he­mos des­cui­da­do la men­te y ha lle­ga­do un mo­men­to en que, más que pen­sar, los pen­sa­mien­tos nos im­pi­den man­te­ner la aten­ción vi­gi­lan­te a lo que de­ci­mos, es­cu­cha­mos o ha­ce­mos. Al igual que la vo­lun­tad y la me­mo­ria, la aten­ción se pue­de cul­ti­var. Lo que su­ce­de es que a me­nu­do ni si­quie­ra re­cor­da­mos que hay que es­tar aten­to. No es una dis­ci­pli­na fá­cil, pe­ro sí al­ta­men­te sa­lu­da­ble pa­ra el ce­re­bro, la men­te y el ca­rác­ter, y ade­más in­ten­si­fi­ca y en­san­cha la cons­cien­cia y nos ha­ce más ob­ser­va­do­res y re­cep­ti­vos.

CUL­TI­VAR LA ATEN­CIÓN ES UNA TA­REA SA­LU­DA­BLE PA­RA EL CE­RE­BRO, LA MEN­TE Y EL CA­RÁC­TER, Y NOS HA­CE MÁS RE­CEP­TI­VOS

La aten­ción nos in­vi­ta a es­tar más ple­nos y ple­tó­ri­cos. Es­tar aquí y aho­ra no quie­re de­cir que uno vo­lun­ta­ria­men­te no pue­da re­cor­dar o ima­gi­nar, pe­ro en lu­gar de que eso se ha­ga me­cá­ni­ca­men­te, le im­pri­mi­mos la aten­ción y la cons­cien­cia. La cons­cien­cia es vi­ta­li­dad, in­ten­si­dad, lu­ci­dez y sa­bi­du­ría. Apren­de­re­mos a no de­jar­nos arras­trar por el yo ro­bó­ti­co, a te­ner una men­te más li­bre e in­de­pen­dien­te y a ser más cui­da­do­sos. Evi­ta­re­mos da­ñar a los de­más y po­dre­mos cap­tar con más bri­llan­tez ca­da mo­men­to. Por tan­to, ami­ga Celia, per­se­ve­ra y re­cuer­da lo que nos en­se­ña el zen: “Cuan­do co­mo, co­mo; cuan­do duer­mo, duer­mo”. Pon la aten­ción en lo que ha­ces, por­que es­ta ha­rá que to­do sea más vi­vo y al­can­ce un ma­yor pe­so es­pe­cí­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.