en fa­mi­lia

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - ¿Cree que es me­jor li­gar a dis­tan­cia que ca­ra a ca­ra? Opi­ne en Lavan­guar­dia.com/es­ti­los-de-vi­da

Li­gar en lí­nea es tan vie­jo co­mo in­ter­net, pe­ro las webs de en­cuen­tros, los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes e in­clu­so el GPS han re­vo­lu­cio­na­do el ci­ber­li­gue, has­ta el pun­to de que es po­si­ble sa­ber si el des­co­no­ci­do que nos en­con­tra­mos al do­blar la es­qui­na es nues­tra ci­ta. Al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes in­di­can que el 25% de las pa­re­jas na­ce en la red “Jo­ven muy se­rio, de 29 años, con do­te y buen par­ti­do, cul­to, bus­ca ma­tri­mo­nio con mu­jer jo­ven o jo­ven viu­da”. Es­te anun­cio, pu­bli­ca­do al día si­guien­te de la fi­na­li­za­ción de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial en un dia­rio fran­cés, hoy pue­de so­nar­nos ca­si ri­dícu­lo, pe­ro de­mues­tra que el de­seo de bus­car y en­con­trar pa­re­ja me­dian­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción so­cial es mu­cho más vie­jo de lo que po­dría­mos pen­sar. In­ter­net ha ex­plo­ta­do la ma­ne­ra en la que nos re­la­cio­na­mos con los de­más y tam­bién, por su­pues­to, el an­ti­guo ar­te del li­gue. Ol­vi­dé­mo­nos del flir­teo en la dis­co­te­ca: las en­cues­tas re­fle­jan que hoy en día un 25% de las nue­vas re­la­cio­nes amo­ro­sas co­mien­za en in­ter­net –el por­cen­ta­je au­men­ta en el ca­so de los ho­mo­se­xua­les–. La in­dus­tria del ci­ber­li­gue –com­bi­nan­do los mer­ca­dos nor­te­ame­ri­cano y eu­ro­peo– ha su­pe­ra­do en el 2012 los 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res de in­gre­sos anua­les (el do­ble que el año an­te­rior). Los eu­ro­peos más afi­cio­na­dos a li­gar en lí­nea son los sue­cos, los bri­tá­ni­cos y los ale­ma­nes, pe­ro en Es­pa­ña el fe­nó­meno no ha de­ja­do de cre­cer en los úl­ti­mos años: ca­da mes se re­gis­tran al­go más de 2 mi­llo­nes de usua­rios en si­tios de en­cuen­tros, ade­más de 950.000 en pá­gi­nas pa­ra adul­tos (del ti­po in­fi­de­li­dad, in­ter­cam­bio de pa­re­jas, et­cé­te­ra), se­gún un es­tu­dio de Si­tios-en­cuen­tros.es. Y ya no es sólo co­sa de gen­te ra­ra ni tam­po­co sus usua­rios son úni­ca­men­te hom­bres: un 53% de las es­pa­ño­las con­si­de­ra in­ter­net un buen si­tio pa­ra li­gar, ca­si em­pa­ta­das con los va­ro­nes, un 55% (da­tos de Mo­bi­friends.com). Tam­po­co es, ni mu­cho me­nos, un lu­gar ex­clu­si­va­men­te pa­ra los jó­ve­nes: se­gún una encuesta de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford rea­li­za­da en va­rios paí­ses, en­tre ellos Es­pa­ña, un 36% de los adic­tos al ci­ber­li­gue su­pera los 40 años. “A cier­tas eda­des es di­fí­cil co­no­cer gen­te. Hay quien no es­tá pa­ra ir a dis­co­te­cas o sim­ple­men­te no les gus­ta. In­ter­net ha am­plia­do las ca­pa­ci­da­des pa­ra ali­viar la so­le­dad de jó­ve­nes y ma­yo­res”, ex­pli­ca Do­lors Reig, psi­có­lo­ga so­cial, do­cen­te y es­pe­cia­lis­ta en Web 2.0 y redes so­cia­les. Los chats y las ca­de­nas de co­rreos elec­tró­ni­cos, tan po­pu­la­res a me­dia­dos y fi­na­les de los no­ven­ta (el chat de Ame­ri­ca On­li­ne creó mu­chos ma­tri­mo­nios en Es­ta­dos Uni­dos y tam­bién pa­tro­ci­nó, ade­más, la pe­lí­cu­la Tie­nes un e-mail, don­de Meg Ryan y Tom Hanks flir­tea­ban por or­de­na­dor), han ido de­jan­do pa­so a nue­vos es­pa­cios pa­ra un cor­te­jo que po­dría­mos de­no­mi­nar 2.0 o de nue­va ge­ne­ra­ción y don­de la es­pe­cia­li­za­ción es ca­da vez ma­yor. Gra­tis o no, des­de los años 2000 han pro­li­fe­ra­do to­do ti­po de agen­cias ma­tri­mo­nia­les on li­ne co­mo Mee­tic o Match.com, por­ta­les se­xua­les, pá­gi­nas de con­tac­tos del ti­po Ba­doo o Pla­ne­tRomeo y has­ta si­tios te­má­ti­cos (JDa­te pa­ra sol­te­ros ju­díos, Beau­ti­ful Peo­ple pa­ra gen­te gua­pa, Ash­ley Ma­di­son pa­ra ca­sa­dos in­fie­les, Cou­gar Li­fe pa­ra mu­je­res ma­du­ras que bus­can jo­ven­ci­tos… y en Fran­cia, Droi­te-

ren­con­tre y Gau­che-ren­con­tre pa­ra en­con­trar un com­pa­ñe­ro de de­re­chas o de iz­quier­das, se­gún nues­tras pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas). No po­de­mos des­pre­ciar tam­po­co el al­can­ce de las redes so­cia­les, si bien su fun­ción no es es­tric­ta­men­te li­gar… aun­que si ha­ce­mos ca­so a la pe­lí­cu­la La red so­cial, de Da­vid Fin­cher (2010), Mark Zuc­ker­berg, crea­dor de Fa­ce­book, sólo te­nía en men­te có­mo re­unir a to­das las chi­cas gua­pas del cam­pus de Har­vard en una mis­ma pá­gi­na cuan­do creó su po­pu­lar red. Un 70% de los usua­rios de Fa­ce­book re­co­no­ce ha­ber usa­do al­gu­na vez la red pa­ra li­gar, y uno de ca­da cua­tro han agre­ga­do a un atrac­ti­vo des­co­no­ci­do tras ver su foto… Así pues, in­ter­net se ha con­ver­ti­do en una gran ba­rra de bar don­de el clá­si­co ¿es­tu­dias o tra­ba­jas? se ha vis­to des­bor­da­do por nue­vos usos y len­gua­jes. “Una de las di­fe­ren­cias im­por­tan­tes en­tre li­gar ca­ra a ca­ra y ha­cer­lo por in­ter­net es la me­dia­ción elec­tró­ni­ca. En nues­tras nue­vas for­mas de re­la­ción vir­tual se ge­ne­ran emo­cio­nes muy pro­pias del con­su­mo mo­derno, co­mo es el de­seo del ob­je­to que vas a com­prar y los si­tios de li­gue tie­nen un fun­cio­na­mien­to si­mi­lar al mer­ca­do: tú eres a la vez ven­de­dor y ob­je­to de con­su­mo”, ex­pli­ca Fran­cesc Nú­ñez, di­rec­tor del gra­do de Hu­ma­ni­da­des de la Uni­ver­si­tat Ober­ta de Ca­ta­lun­ya (UOC), in­ves­ti­ga­dor y au­tor de va­rios ar­tícu­los so­bre el pa­pel de las nue­vas tec­no­lo­gías en las emo­cio­nes hu­ma­nas y la so­cia­bi­li­dad en la red. “Es lo que yo lla­mo la es­fe­ra ima­gi­na­ti­va: des­de que en­vías un men­sa­je y es­pe­ras res­pues­ta se abre un tiem­po de ima­gi­na­ción. Tu in­ter­lo­cu­tor pue­de con­tro­lar los tiem­pos de res­pues­ta, y de es­ta for­ma tie­ne un con­trol so­bre tu de­seo, te pue­de ‘cas­ti­gar’ ha­cién­do­te es­pe­rar, o ‘gra­ti­fi­car­te’ si con­tes­ta rá­pi­da­men­te”. Y co­mo ya he­mos di­cho, al­gu­nos li­gan in­clu­so en Twit­ter o Ins­ta­gram, redes so­cia­les que a prio­ri están des­ti­na­das a otros usos. “Por mu­cho que una apli­ca­ción naz­ca con un uso de­ter­mi­na­do, no im­pli­ca que la gen­te la use así. Al con­tra­rio, los usua­rios se la apro­pian, la do­mes­ti­can y apren­den a ha­cer­la ser­vir con otros usos”, ex­pli­ca Nú­ñez. Y ya no hay ver­güen­za de re­co­no­cer que a nues­tra pa­re­ja la co­no­ci­mos en in­ter­net… En opi­nión de Do­lors Reig, en los úl­ti­mos años “he­mos evo­lu­cio­na­do has­ta in­cor­po­rar­lo co­mo un com­ple­men­to de la vi­da nor­mal, es una op­ción más”.

En mi ba­rrio… o en el tu­yo La gran y re­cien­te novedad que han apor­ta­do los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes al fé­no­meno del ci­ber­li­gue es la lla­ma­da geo­lo­ca­li­za­ción gra­cias al GPS. Mu­cha gen­te lo uti­li­za pa­ra si­tuar­se en la ciu­dad o en­con­trar un res­tau­ran­te o la bo­ca de me­tro más cer­ca­na a su po­si­ción. En el úl­ti­mo Mo­bi­le World Con­gress ce­le­bra­do en Bar­ce­lo­na, el pre­si­den­te de Goo­gle, Eric Sch­midt, re­sal­tó la im­por­tan­cia de es­te sis­te­ma, al que ac­ce­den ha­bi­tual­men­te 500 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do. De es­ta ma­ne­ra, los desa­rro­lla­do­res de apli­ca­cio­nes pen­sa­ron… ¿por qué no uti­li­zar­lo pa­ra en­con­trar nues­tra pró­xi­ma ci­ta a la vuel­ta de la es­qui­na? Y así na­ció una nue­va for­ma de li­gar que nos per­mi­te sa­ber si nues­tro Romeo o nues­tra Ju­lie­ta se en­cuen­tra a cien me­tros de ca­sa, del gim­na­sio o de nues­tra ofi­ci­na, o in­clu­so si es­tá sen­ta­do en el asien­to de atrás del au­to­bús. “El fu­tu­ro de las ci­tas en lí­nea va a ser com­ple­ta­men­te mó­vil, con apli­ca­cio­nes ba­sa­das en lo­ca­li­za­ción li­de­ran­do el ca­mino. Hoy la gen­te bus­ca gra­ti­fi­ca­cio­nes ins­tan­tá­neas, y quie­re char­lar y en­con­trar per­so­nas a su al­re­de­dor rá­pi­da­men­te, al­go que no pue­des ha­cer con los tra­di­cio­na­les si­tios de ci­tas. Con es­tas apli­ca­cio­nes, los usua­rios pue­den ini­ciar se­sión y, al mo­men­to, en­con­trar gen­te cer­ca de ellos”, cuen­ta por co­rreo elec­tró­ni­co Joel Simk­hai, fun­da­dor y con­se­je­ro de­le­ga­do de Grindr y Blendr (del in­glés grind, mo­ler, y blend, mez­clar). Grindr na­ció en el 2009 y se ha con­ver­ti­do en la apli­ca­ción de geo­lo­ca­li­za­ción más po­pu­lar. Di­ri­gi­da a hom­bres gays, cuen­ta con 4 mi­llo­nes de usua­rios. Sólo en Es­pa­ña hay 180.000 (de ellos, al­re­de­dor de 100.000 en Ma­drid y unos 55.000 en Bar­ce­lo­na). Nues­tro país ocu­pa el pues­to nú­me­ro 5, de­trás de Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do, Fran­cia y Aus­tra­lia. Fue tal el éxi­to que su im­pul­sor, el pro­pio Simk­hai, lan­zó una ver­sión he­te­ro­se­xual en el 2011: Blendr. “Grindr res­pon­de a la pregunta que ca­da hombre gay se ha­ce siem­pre: ¿quién es gay a mi al­re­de­dor? Los ho­mo­se­xua­les siem­pre han te­ni­do for­mas pa­ra iden­ti­fi­car­se en­tre sí e in­ter­ac­tuar. Cuan­do el iP­ho­ne de se­gun­da ge­ne­ra­ción sa­lió al mer­ca­do con GPS, to­do tu­vo sen­ti­do –ex­pli­ca Simk­hai, es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen is­rae­lí–. Gra­cias a que es mó­vil, Grindr ha­ce que sea fá­cil co­no­cer gen­te mien­tras ca­mi­nas; y al es­tar ba­sa­da en la lo­ca­li­za­ción, per­mi­te a los usua­rios ver los otros hom­bres gays, bisexuales y ‘cu­rio­sos’ que están cer­ca”. A su jui­cio, “los si­tios web de ci­tas clá­si­cos no están ne­ce­sa­ria­men­te ba­sa­dos en la ubi­ca­ción, y nor­mal­men­te exi­gen un lar­go pro­ce­so de re­gis­tro y crea­ción de per­fi­les. No­so­tros sim­ple­men­te su­ge­ri­mos a los usua­rios que suban una ima­gen pa­ra ayu­dar a ini­ciar con­ver­sa­cio­nes con tan­tos chi­cos a su al­re­de­dor co­mo sea po­si­ble y re­unir­se con ellos pa­ra to­mar ca­fé, una co­pa, pa­ra di­ver­sión o lo que sea. La idea es, en el fon­do, co­no­cer en per­so­na a los chi­cos que están cer­ca”. “Ade­más, co­mo lo lle­vas en tu mó­vil, no tie­nes que es­tar sen­ta­do frente al or­de­na­dor pa­ra usar­lo”, aña­de. Pa­ra Do­lors Reig, “el mó­vil es al­go más ín­ti­mo y per­so­nal. Que te pi­llen li­gan­do en el or­de­na­dor da un po­co de mie­do, so­bre to­do si es un or­de­na­dor com­par­ti­do. Las bús­que­das de Goo­gle te de­la­tan. Por eso creo que los mó­vi­les tie­nen ca­da vez más éxi­to”. De he­cho, un es­tu­dio de Flurry Ana­li­tics ha con­clui­do que des­de el 2011 pa­sa­mos más tiem­po

UN 25% DE LAS NUE­VAS RE­LA­CIO­NES AMO­RO­SAS CO­MIEN­ZA EN IN­TER­NET EL FU­TU­RO DE LAS CI­TAS EN LÍ­NEA ES­TÁ EN EL USO DEL TE­LÉ­FONO IN­TE­LI­GEN­TE

en las apli­ca­cio­nes mó­vi­les de li­gue que en los si­tios webs clá­si­cos, in­vir­tien­do la pri­ma­cía de la web que has­ta ese mo­men­to do­mi­na­ba. La au­dien­cia eu­ro­pea de smartp­ho­nes ha cre­ci­do un 35% res­pec­to al año pa­sa­do, se­gún Co­mS­co­re, y sólo en Es­pa­ña hay ya más de 20 mi­llo­nes de per­so­nas equi­pa­das con un te­lé­fono in­te­li­gen­te. Cons­cien­tes de su pér­di­da de re­le­van­cia, la ma­yo­ría de los si­tios web ha desa­rro­lla­do tam­bién apli­ca­cio­nes pa­ra mó­vi­les en las que sue­len per­mi­tir la geo­lo­ca­li­za­ción. Su mo­de­lo de ne­go­cio es co­no­ci­do co­mo free­mium, es de­cir, ofre­cen una ver­sión de for­ma gra­tui­ta y unas ven­ta­jas pre­mium pa­gan­do.

Crear un per­so­na­je Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Cor­nell (Es­ta­dos Uni­dos) lle­gó a la con­clu­sión de que un 80% de las per­so­nas que uti­li­za si­tios de ci­ber­li­gue mien­te. En lo que más se mien­te: edad, pe­so y es­ta­tu­ra. Los va­ro­nes pre­fie­ren au­men­tar­se unos cen­tí­me­tros de es­ta­tu­ra, mien­tras que las mu­je­res tien­den a qui­tar­se ki­los. Aun­que tam­po­co sin exa­ge­rar: la des­via­ción me­dia con los da­tos reales es de en torno el 5%. La con­clu­sión de los in­ves­ti­ga­do­res fue que “cuan­to más se bus­ca una re­la­ción ca­ra a ca­ra, más ho­nes­to se es”. “Es un gran tó­pi­co que min­ta­mos en in­ter­net –ase­gu­ra Reig–. El he­cho de en­con­trar­se des­pués y los trau­mas que pue­de cau­sar una ma­la pri­me­ra im­pre­sión ha­cen que min­ta­mos me­nos. En las redes so­cia­les nos am­plia­mos, nos re­cu­bri­mos de un maquillaje vir­tual, so­bre to­do en la ado­les­cen­cia, pa­ra pre­sen­tar­nos me­jor, pe­ro eso no es men­tir”. Fran­cesc Nú­ñez coin­ci­de con es­ta apre­cia­ción. “Hay evi­den­te­men­te una pues­ta en es­ce­na, pe­ro no ol­vi­de­mos que tam­bién exis­te en la vi­da co­ti­dia­na, es lo que en so­cio­lo­gía se lla­ma el fron­ts­ta­ge y el backs­ta­ge: ge­ne­ras el mi­to de ti mis­mo cuan­do es­tás frente a otros”. Por su par­te, el con­se­je­ro de­le­ga­do de Grindr y Blendr ase­gu­ra que des­co­no­ce “si al­guien se es­tá qui­tan­do o aña­dien­do un par de ki­los a su pe­so real, o un par de años a su edad. Creo que la gen­te ins­tin­ti­va­men­te des­ta­ca sus me­jo­res ca­rac­te­rís­ti­cas y al­gu­nos pue­den sa­lir­se un po­co de ma­dre y es­ti­rar la ver­dad, pe­ro creo que la me­jor ma­ne­ra de usar la apli­ca­ción es re­pre­sen­tar­se ho­nes­ta­men­te a sí mis­mo”. Si no, al­gu­nos sal­drán co­rrien­do al en­con­trar­se ca­ra a ca­ra con su ci­ta…

¿Más que se­xo? Las in­ten­cio­nes de los usua­rios de los si­tios y apli­ca­cio­nes de ci­tas son las mis­mas que en la vi­da real: al­gu­nos quie­ren pa­sar por la vi­ca­ría; otros pre­fie­ren ir di­rec­ta­men­te al dor­mi­to­rio. La es­pe­cia­li­za­ción de ca­da una de ellas per­mi­te ele­gir ob­je­ti­vos. Pá­gi­nas co­mo Match.com ase­gu­ran que un 75% de las per­so­nas re­gis­tra­das bus­ca re­la­cio­nes lar­gas e in­clu­so ma­tri­mo­nio, y el por­cen­ta­je res­tan­te, aven­tu­ras pa­sa­je­ras. Su­pe­ra­das las re­ti­cen­cias ini­cia­les, el ci­ber­li­gue pue­de ser­vir pa­ra ali­viar la so­le­dad. “Soy muy de­fen­so­ra de li­gar por in­ter­net por­que per­mi­te co­no­cer­te me­jor más allá del fí­si­co y pue­des te­ner una re­la­ción mu­cho más pro­fun­da. Cuan­do co­no­ce­mos a al­guien di­rec­ta­men­te en la vi­da real nos de­ja­mos lle­var más por el fí­si­co, por la quí­mi­ca. Evi­den­te­men­te, es­to tam­bién se tie­ne que dar des­pués de co­no­cer a al­guien en la red, pe­ro no es lo pri­me­ro. Ade­más, en in­ter­net su­pe­ra­mos más fá­cil­men­te la ti­mi­dez, nos sen­ti­mos más se­gu­ros y nos po­de­mos abrir más”, ex­pli­ca Reig. “Te­ne­mos una ima­gen muy idea­li­za­da del amor. Los pro­ble­mas –aña­de– no vie­nen ne­ce­sa­ria­men­te por ha­ber­se co­no­ci­do en in­ter­net, sino por otros asun­tos”. O tam­bién pa­ra en­con­trar a al­guien que nun­ca ve­ría­mos en la ca­lle. Si en los tiem­pos ana­ló­gi­cos lo más usual era en­con­trar una pa­re­ja que se mo­vie­ra en los mis­mos ám­bi­tos (en la mis­ma uni­ver­si­dad, el mis­mo tra­ba­jo, la mis­ma cla­se so­cial, el mis­mo pue­blo, lu­gar de va­ca­cio­nes…), la era di­gi­tal tam­bién lo ha tras­to­ca­do. Co­mo re­su­me el pro­fe­sor Nú­ñez: “Con un buen ca­pi­tal eró­ti­co tie­nes ac­ce­so a pa­re­jas que, sin in­ter­net, nun­ca hu­bie­ras po­di­do co­no­cer”. En las apli­ca­cio­nes que mues­tran la ubi­ca­ción, es más fá­cil pen­sar que se bus­can pla­ce­res rá­pi­dos y cer­ca­nos. Joel Simk­hai ma­ti­za: “He es­cu­cha­do mu­chas his­to­rias de usua­rios que han en­con­tra­do ami­gos, no­vios a lar­go pla­zo, es­po­sos, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo e in­clu­so de pi­so. El enor­me po­ten­cial de amis­tad es la ma­yor atrac­ción de Grindr: en una encuesta re­cien­te, el 70% de nues­tros usua­rios di­jo que uti­li­za la apli­ca­ción pa­ra ha­cer ami­gos, y el 61% ha he­cho de uno a cin­co nue­vos ami­gos des­de que co­men­zó a usar­la”. En to­do ca­so, el ci­ber­li­gue exi­ge, co­mo se­ña­la Fran­cesc Nú­ñez, “sa­ber­se ven­der bien en el es­ca­pa­ra­te con el ma­yor nú­me­ro de me­dios po­si­bles y tam­bién sa­ber ele­gir. Aun­que el com­por­ta­mien­to di­gi­tal de hom­bres y mu­je­res es muy dis­tin­to, el mer­ca­do de elec­ción de pa­re­ja es tan gran­de que pue­de crear frus­tra­ción. Cuan­do bus­cas al­go más que se­xo, el ex­ce­so de ofer­ta no siem­pre es una ven­ta­ja”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.