LA PUER­TA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA/CREAR - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@lavan­guar­dia.es

Ya co­no­cen mi in­te­rés por ha­cer fi­lo­so­fía de las co­sas pe­que­ñas. Ca­da una de ellas guar­da una lar­ga his­to­ria y es el cen­tro de una red de ideas e imá­ge­nes que me apa­sio­na re­co­rrer. Ha­ce días, en­con­tré en la li­bre­ría La Cen­tral de Bar­ce­lo­na un grue­so li­bro que me lla­mó la aten­ción: Eth­no­lo­gie de la por­te. In­me­dia­ta­men­te re­co­no­cí en su au­tor –Pas­cal Di­bie– a un al­ma ge­me­la, ca­paz de de­di­car años a es­tu­diar el con­cep­to puer­ta. ¿Da pa­ra tan­to? Pues sí. La puer­ta es un te­ma de ri­quí­si­mo con­te­ni­do, un con­cep­to muy com­ple­jo. No me ex­tra­ña que los la­ti­nos, aman­tes de la pre­ci­sión, tu­vie­ran cua­tro pa­la­bras pa­ra de­sig­nar­la: fo­res, por­ta, ia­nua, os­tium. Pro­ce­de de la raíz per, que sig­ni­fi­ca atra­ve­sar, aun­que una an­ti­gua tra­di­ción la re­la­cio­na con por­ta­re. Cuan­do se pla­nea­ba una ciu­dad, se ha­cía un sur­co pa­ra mar­car su pe­rí­me­tro, pe­ro al lle­gar a don­de iba a es­tar la puer­ta, ha­bía que le­van­tar el ara­do ( por­ta­re) pa­ra in­te­rrum­pir el sur­co. Fi­lo­so­fe­mos. ¿Qué es la puer­ta?¿El hue­co que nos per­mi­te pa­sar o lo que cie­rra ese hue­co pa­ra im­pe­dir que pa­se­mos? Lo im­por­tan­te de la puer­ta es que se­pa­ra lo in­te­rior de lo ex­te­rior y, en es­te sen­ti­do, es un mo­do de se­pa­rar. Ce­rrar las puer­tas ex­clu­ye. Pe­ro a la vez pue­de ser lo que nos per­mi­te sa­lir y co­mu­ni­car­nos. Por eso, el con­mo­ve­dor aba­te Pie­rre es­cri­bió: “Es pre­ci­so odiar las puer­tas ce­rra­das, ce­rra­das a los en­cuen­tros, ce­rra­das a las sa­li­das”. Te­ner las puer­tas abier­tas es el sím­bo­lo de la hos­pi­ta­li­dad, y tam­bién de la li­ber­tad. En la mi­to­lo­gía de Dan­te, el in­fierno era el lu­gar de don­de no se sa­le. Pa­ra lle­gar a su in­te­rior ha­bía que atra­ve­sar sie­te puer­tas. Pe­ro las pa­la­bras que fi­gu­ra­ban en la pri­me­ra de­ja­ban cla­ra la si­tua­ción: “Tú que en­tras aquí, de­ja fue­ra to­da es­pe­ran­za”. Si so­mos ri­gu­ro­sos, el lí­mi­te no es la puer­ta, sino el um­bral. La puer­ta tie­ne cua­tro ele­men­tos: din­tel (el su­pe­rior), jam­bas (los la­te­ra­les), um­bral (el in­fe­rior) ¡y la pro­pia puer­ta! Um­bral es una cu­rio­sa pa­la­bra. De­ri­va del la­tín li­mi­nar, que pa­só a ser en cas­te­llano lim­brar, y por con­ta­gio de la pa­la­bra lum­bre (pro­ce­den­te de lu­men, luz) se con­vir­tió en lum­brar. Des­pués per­dió la ele, y que­dó en su for­ma ac­tual. Es po­si­ble que tam­bién in­ter­vi­nie­ra el pa­re­ci­do con um­bra (som­bra), y eso me re­cuer­da otra cu­rio­sa his­to­ria.

LA PUER­TA SE­PA­RA LO IN­TE­RIOR DE LO EX­TE­RIOR Y ESO EX­CLU­YE, PE­RO A LA VEZ NOS PER­MI­TE SA­LIR Y CO­MU­NI­CAR

Los ir­lan­de­ses ve­ne­ran a san­ta Brí­gi­da, una san­ta inexis­ten­te, cris­tia­ni­za­ción as­tu­ta de la dio­sa Bri­gan­tia, que era la per­so­ni­fi­ca­ción de la au­ro­ra. La le­yen­da cuen­ta que san­ta Brí­gi­da na­ció cuan­do su ma­dre es­ta­ba en la puer­ta de su ca­sa, en­tre la luz del día y la os­cu­ri­dad, co­mo la au­ro­ra. En ára­be, um­bral se di­ce at­ha, y se usa co­mo si­nó­ni­mo de ho­gar. El due­ño de la ca­sa es “due­ño del um­bral”. Y en mu­chas mi­to­lo­gías hay di­vi­ni­da­des pro­tec­to­ras de las puer­tas. En Roma, se en­car­ga­ban de ello tres dio­ses me­no­res: Fórcu­lo, Cardo y Li­men. En In­dia se ve­ne­ra­ba el dios de la puer­ta del re­dil, por­que con­se­guía que las ove­jas no se es­ca­pa­ran. No ol­vi­de­mos que una de las fun­cio­nes de la di­vi­ni­dad era ha­cer que las co­sas fun­cio­na­ran. Los hi­ti­tas hon­ra­ban al dios Te­le­pi­nu, al que ha­bía que te­ner con­ten­to, por­que si se en­fa­da­ba y se mar­cha­ba, las co­sas al­te­ra­ban su mar­cha nor­mal: la hier­ba no cre­cía, las va­cas no da­ban le­che, las fuen­tes no ma­na­ban, las puer­tas no ce­rra­ban. Ya ven que la puer­ta es un te­ma que da mu­cho de sí. Por ello, en es­te ar­tícu­lo, he de que­dar­me en los pre­li­mi­na­res y no atra­ve­sar si­quie­ra el li­men, es de­cir, el um­bral.

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.