La muer­te di­gi­tal

En el 2011 Fa­ce­book per­dió al­re­de­dor de 1,7 mi­llo­nes de usua­rios por fa­lle­ci­mien­to. Twit­ter tam­bién se que­dó sin los men­sa­jes de cen­te­na­res de otros mi­les. La pregunta que ca­da vez se ha­cen más usua­rios a tra­vés de las redes so­cia­les es “¿qué ocu­rre con l

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to San­ti Bo­net

LO­GRAR DES­APA­RE­CER DE IN­TER­NET NO ES PO­SI­BLE

Fa­lle­cer en in­ter­net no es na­da fá­cil. El mu­ro de Fa­ce­book o la in­for­ma­ción que de­jan los tuits se­gui­rán sien­do es­ca­pa­ra­tes vi­si­bles pa­ra los cien­tos de ami­gos y se­gui­do­res que con un clic de­ci­dan aso­mar­se, to­do lo con­tra­rio de lo que ocu­rre en los ce­men­te­rios, don­de pa­sa­dos unos días del en­tie­rro, po­cos se­rán –ex­cep­to los más alle­ga­dos– los que acu­dan por allí. La in­cer­ti­dum­bre de qué pa­sa­rá con nues­tra in­for­ma­ción una vez ha­ya­mos muer­to preo­cu­pa ca­da día más a los usua­rios de las redes so­cia­les. Lo cons­ta­ta el au­ge de em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das sur­gi­das pa­ra ges­tio­nar la in­for­ma­ción y la repu­tación en lí­nea, ya sea pa­ra bo­rrar­la o pa­ra con­tro­lar­la. La ley or­gá­ni­ca de Pro­tec­ción de Da­tos (LOPD) es un de­re­cho per­so­na­lí­si­mo que se ex­tin­gue con la muer­te del afec­ta­do. Por lo tan­to, el ac­ce­so y can­ce­la­ción de la in­for­ma­ción en in­ter­net se com­pli­ca. Aho­ra bien, des­de la Agen­cia de Pro­tec­ción de Da­tos re­cuer­dan que el ar­tícu­lo 2.4 del re­gla­men­to de de­sa­rro­llo de la LOPD aña­de: “Las per­so­nas vin­cu­la­das al fa­lle­ci­do, por ra­zo­nes fa­mi­lia­res o aná­lo­gas, po­drán di­ri­gir­se a los res­pon­sa­bles de los fi­che­ros o tra­ta­mien­tos que con­ten­gan da­tos de és­te con la fi­na­li­dad de no­ti­fi­car el óbi­to, apor­tan­do acre­di­ta­ción su­fi­cien­te del mis­mo, y so­li­ci­tar, cuan­do hu­bie­re lu­gar a ello, la can­ce­la­ción de los da­tos”. Ade­más, en el ca­so de que la in­for­ma­ción de una web fue­ra le­si­va o ilí­ci­ta pa­ra una per­so­na, la ley de Ser­vi­cios de la So­cie­dad de la In­for­ma­ción res­pon­sa­bi­li­za al ti­tu­lar de la pro­pia pla­ta­for­ma de la des­apa­ri­ción de los mis­mos. En con­se­cuen­cia, si el in­ter­nau­ta no de­ja es­cri­to en vi­da qué quie­re que ha­gan con sus da­tos en Fa­ce­book, Twit­ter, Ins­ta­gram, Lin­ke­dIn… se­rán sus alle­ga­dos quie­nes ten­gan la op­ción de de­ci­dir so­bre su fu­tu­ro: la can­ce­la­ción, por un la­do, o de­jar un si­tio pa­ra el re­cuer­do, por el otro. Joa­quín Mu­ñoz, del des­pa­cho de abo­ga­dos Aban­lex es­pe­cia­lis­tas en in­ter­net y nue­vas tec­no­lo­gías, re­cuer­da que to­da in­for­ma­ción que ha­ya­mos pu­bli­ca­do en in­ter­net per­ma­ne­ce­rá “inal­te­ra­da y pú­bli­ca”, a me­nos que se dé al­guno de los si­guien­tes su­pues­tos: que la pá­gi­na web que la alo­ja cie­rre o eli­mi­ne las cuen­tas inac­ti­vas pe­rió­di­ca­men­te por­que así lo ha­ya es­ta­ble­ci­do en sus con­di­cio­nes, o co­mo se de­cía an­te­rior­men­te, que un fa­mi­liar di­rec­to o un re­pre­sen­tan­te so­li­ci­te la re­ti­ra­da del con­te­ni­do. Se da por su­pues­to que, a pe­ti­ción ju­di­cial, tam­bién se pue­de ac­tuar. En reali­dad, las redes dis­po­nen ya de pro­to­co­los de ac­tua­ción en es­tos ca­sos, aun­que ca­da una si­gue un pro­ce­so dis­tin­to.

Fa­ce­book Mi­guel Co­ba­cho, abo­ga­do del des­pa­cho es­pe­cia­li­za­do en bo­rrar da­tos de in­ter­net (Sa­lir­dein­ter­net.com), ex­pli­ca las po­si­bi­li­da­des que otor­ga es­ta red so­cial: “O ce­rrar la cuen­ta o el perfil de­fi­ni­ti­va­men­te, o con­ver­tir­la en con­me­mo­ra­ti­va, de for­ma que sólo po­dría ser ac­ce­si­ble pa­ra fa­mi­lia­res y ami­gos cer­ca­nos, quie­nes po­drán escribir men­sa­jes en su mu­ro”.

En­ri­que San Juan, ex­per­to en redes so­cia­les y nue­vas tec­no­lo­gías, con­cre­ta el pro­ce­di­mien­to a se­guir a tra­vés de la pá­gi­na que Fa­ce­book dis­po­ne pa­ra es­tos ca­sos: “El pri­mer pa­so es pro­por­cio­nar los da­tos per­so­na­les de la per­so­na fa­lle­ci­da (nom­bre, ape­lli­dos, di­rec­ción de co­rreo elec­tró­ni­co y la URL de su perfil)”. Tam­bién hay que apor­tar prue­bas pa­ra es­pe­ci­fi­car qué re­la­ción de pa­ren­tes­co exis­tía con el usua­rio. De ser fal­sa la pe­ti­ción del fa­lle­ci­mien­to, Fa­ce­book

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.