Cues­tio­nes de al­tu­ra

Ser al­to o ba­jo de­pen­de de los ge­nes pe­ro tam­bién del am­bien­te en que uno se cría. La ali­men­ta­ción, las ho­ras de sue­ño y las ac­ti­vi­da­des de ocio, ade­más de las hor­mo­nas y el es­ta­do de sa­lud, de­ter­mi­nan có­mo y por qué cre­ce­mos

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to May­te Rius

Lo que di­fe­ren­cia a una per­so­na al­ta de otra ba­ja

no son sólo sus ge­nes. Es cier­to que los pe­dia­tras uti­li­zan las ta­llas del pa­dre y de la ma­dre co­mo re­fe­ren­cia pa­ra de­ter­mi­nar la es­ta­tu­ra que al­can­za­rá un ni­ño. A la me­dia de la es­ta­tu­ra de los pa­dres le su­man 8-9 cen­tí­me­tros si es ni­ño o le res­tan esa mis­ma cifra si es ni­ña. Y si quie­ren ser un po­co más pre­ci­sos in­clu­yen en la me­dia las ta­llas de los abue­los. Pe­ro, de una u otra for­ma, ese cálcu­lo sólo pro­por­cio­na una re­fe­ren­cia del po­ten­cial ge­né­ti­co que tie­ne esa per­so­na, que al­can­za­rá o no ese to­pe en fun­ción del am­bien­te y de las cir­cuns­tan­cias per­so­na­les en que se críe. Ma­ría Do­lo­res Ma­rro­dán, co­di­rec­to­ra del gru­po de in­ves­ti­ga­ción EPINUT (epi­de­mio­lo­gía nu­tri­cio­nal) de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid (UCM) y di­rec­ti­va de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Die­té­ti­ca y Cien­cias de la Ali­men­ta­ción (Sed­ca), ex­pli­ca que una prue­ba de que la ca­li­dad de vi­da y las con­di­cio­nes am­bien­ta­les in­flu­yen en el cre­ci­mien­to es que en to­dos los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos los ni­ños son hoy más al­tos y ma­du­ran an­tes que sus com­pa­trio­tas de ha­ce cien años. En sus tra­ba­jos de re­vi­sión de se­ries his­tó­ri­cas de la es­ta­tu­ra de la po­bla­ción in­fan­til es­pa­ño­la, Ma­rro­dán ha cons­ta­ta­do que la ace­le­ra­ción del cre­ci­mien­to que se ve­nía pro­du­cien­do des­de fi­na­les del si­glo XIX su­frió un re­tra­so du­ran­te los años de la Gue­rra Ci­vil y la pos­gue­rra de­bi­do a los pro­ble­mas de nu­tri­ción, y los ni­ños po­bres de esa

épé­po­ca fue­ron más ba­ji­tos que los de cin­cuen­ta años anan­tes. Se­gún las ta­blas de me­di­das to­ma­das en BaBar­ce­lo­na en los años 40, ha­bía di­fe­ren­cias no­ta­bles de es­ta­tu­ra en­tre los ni­ños se­gún per­te­ne­cie­ran a ffa­mi­lias aco­mo­da­das o hu­mil­des. Con to­do, los ni­ni­ños bar­ce­lo­ne­ses des­fa­vo­re­ci­dos eran más al­tos qu­que los ma­dri­le­ños, lo que los ex­per­tos re­la­cio­nan co­con el pro­lon­ga­do blo­queo de ali­men­tos que su­frió MMa­drid du­ran­te la Gue­rra Ci­vil. “EEl cre­ci­mien­to es una fun­ción de lu­jo del or­ga­ni­nis­mo, no es esen­cial pa­ra la su­per­vi­ven­cia, así qu­que si te­ne­mos su­fi­cien­te can­ti­dad de nu­trien­tes crcre­ce­mos y, si no, pues cre­ce­mos me­nos” por­que el oror­ga­nis­mo de­di­ca la ener­gía que con­si­gue a so­bre­viv­vi­vir, ex­pli­ca Je­sús A.F. Tre­gue­rres, ca­te­drá­ti­co de MMe­di­ci­na de la UCM y miem­bro de la Real Aca­dem­mia Na­cio­nal de Me­di­ci­na. EnEn reali­dad, cre­cer más o me­nos de­pen­de de múl­tip­ti­ples fac­to­res, y aun­que la ge­né­ti­ca y la ali­men­ta­ció­ción pe­sen mu­cho, no lo son to­do. Fran­cesc Bo­tet, pro­fe­sor de Pe­dia­tria de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na, en­fa­ti­za que, a ni­vel in­terno, tie­nen mu­cha in­ci­den­cia las hor­mo­nas: “En el pe­rio­do pre­na­tal in­flu­ye mu­cho la in­su­li­na y otras sus­tan­cias pa­re­ci­das; y una vez na­ci­dos, la más de­ter­mi­nan­te es la hor­mo­na del cre­ci­mien­to, aun­que in­ci­den otras”, co­mo las se­xua­les. Ma­nuel J. Cas­ti­llo, ca­te­drá-

ti­co de Fisiología Mé­di­ca de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, ex­pli­ca que du­ran­te los pri­me­ros años de vi­da tam­bién in­flu­yen mu­cho las hor­mo­nas ti­roi­deas –“so­bre to­do si se pro­du­ce un dé­fi­cit de las mis­mas”–, aun­que la que de­ter­mi­na la ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to y que se al­can­ce el po­ten­cial ge­né­ti­co es fun­da­men­tal­men­te la hor­mo­na del cre­ci­mien­to. Y en la pro­duc­ción de esa hor­mo­na de cre­ci­mien­to y de los fac­to­res que in­ci­den en ella re­sul­tan de­ter­mi­nan­tes, ade­más de los nu­trien­tes, la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, las ho­ras de sue­ño, las en­fer­me­da­des o el es­trés, de ma­ne­ra que la ta­lla fi­nal de una per­so­na de­pen­de­rá de qué co­ma, có­mo duer­ma, cuán­tas ve­ces en­fer­me, qué ejer­ci­cio ha­ga, qué ac­ti­vi­da­des reali­ce o có­mo se sien­ta de que­ri­da du­ran­te su in­fan­cia, e in­clu­so de qué co­mió o fu­mó su ma­dre du­ran­te el em­ba­ra­zo, o có­mo fun­cio­nó la pla­cen­ta. Cla­ro que el cre­ci­mien­to no es un pro­ce­so pe­rió­di­co y gra­dual; hay eta­pas en que se cre­ce mu­cho y otras en que no tan­to. Bo­tet ex­pli­ca que, du­ran­te el pe­rio­do pre­na­tal, el cre­ci­mien­to se con­cen­tra en el úl­ti­mo tri­mes­tre del em­ba­ra­zo, mien­tras que una vez na­ci­dos se cre­ce muy rá­pi­do du­ran­te el pri­mer e in­clu­so el se­gun­do año de vi­da, lue­go el cre­ci­mien­to se fre­na, y se vuel­ve a ace­le­rar al lle­gar a la pu­ber­tad. Por tér­mino me­dio, se cal­cu­la que los ni­ños cre­cen unos 25 cen­tí­me­tros en sus pri­me­ros do­ce me­ses de vi­da y otros 10 du­ran­te el se­gun­do año, pa­ra se­guir a un rit­mo de 4-6 cen­tí­me­tros anua­les has­ta lle­gar a la pu­ber­tad, cuan­do el cre­ci­mien­to se dis­pa­ra has­ta los 8-10 cen­tí­me­tros anua­les du­ran­te un pe­rio­do de dos o tres años. Y una vez rea­li­za­do el es­ti­rón pu­be­ral, ape­nas se cre­cen 1 o 2 cen­tí­me­tros más has­ta los 20 años que es cuan­do los ex­per­tos es­ti­man que se de­ja de­fi­ni­ti­va­men­te de cre­cer. De ahí que du­ran­te los pri­me­ros me­ses de vi­da se mi­dan los cam­bios del be­bé mes a mes y lue­go esos con­tro­les se va­yan es­pa­cian­do, pues el cre­ci­mien­to es un in­di­ca­dor de buen de­sa­rro­llo. Pe­ro la ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to va­ría mu­cho de unas per­so­nas a otras, y tam­bién se desa­rro­llan a di­fe­ren­te rit­mo las dis­tin­tas par­tes y ór­ga­nos del cuer­po. “El sis­te­ma ner­vio­so y el ce­re­bro ex­pe­ri­men­tan un cre­ci­mien­to muy rá­pi­do du­ran­te los pri­me­ros cin­co años, de mo­do que a los seis años un ni­ño ha al­can­za­do prác­ti­ca­men­te el 90% del ta­ma­ño ce­re­bral que ten­drá cuan­do sea adul­to; los ór­ga­nos se­xua­les, en cam­bio, cre­cen si­guien­do un mo­de­lo opues­to al del te­ji­do neu­ro­nal: su cre­ci­mien­to es muy len­to du­ran­te la pri­me­ra dé­ca­da de la vi­da, al­can­zan­do a los 9 años sólo el 10% del vo­lu­men adul­to, mien­tras que en­tre los 10 y los 16 com­ple­tan el 90% de su ta­ma­ño de­fi­ni­ti­vo; por su par­te, el es­que­le­to, la mus­cu­la­tu­ra, los ór­ga­nos res­pi­ra­to­rios y di­ges­ti­vos cre­cen ra­pi­dí­si­mo du­ran­te el pri­mer año de vi­da, y en­tre los 7-8 años y la pu­ber­tad se ace­le­ra el cre­ci­mien­to de las ex­tre­mi­da­des

CRE­CER ES UN LU­JO PA­RA EL CUER­PO Y SÓLO LO HA­CE SI LE SO­BRA ENER­GÍA HAY NI­ÑOS BA­JI­TOS QUE SE­RÁN ADUL­TOS AL­TOS; SÓLO CRE­CEN MÁS DES­PA­CIO

res­pec­to al tron­co”, re­su­me Ma­rro­dán. De he­cho, hay quie­nes ase­gu­ran que lo que di­fe­ren­cia a una per­so­na bajita de otra al­ta es, fun­da­men­tal­men­te, que la pri­me­ra tie­ne las ex­tre­mi­da­des más cor­tas, por­que el ta­ma­ño del tron­co va­ría po­co y la es­ta­tu­ra es­tá muy li­ga­da al cre­ci­mien­to de los hue­sos lar­gos, de las pier­nas y bra­zos. Tres­gue­rres ex­pli­ca que, en reali­dad, no cre­cen los hue­sos sino los car­tí­la­gos que esos hue­sos lar­gos tie­nen en los ex­tre­mos, lo que de­no­mi­nan “car­tí­la­gos de con­jun­ción”. Por su par­te, Ma­nuel J. Cas­ti­llo apun­ta que, en cues­tión de cre­ci­mien­to, el año no tie­ne la mis­ma du­ra­ción pa­ra to­dos los ni­ños: “Pa­ra unos pue­de ser, por ejem­plo, de 11 me­ses y pa­ra otros de 13, así que si cal­cu­las que en un año cre­cen 6 cen­tí­me­tros, el pri­me­ro tar­da me­nos en com­ple­tar­los y cre­ce más rá­pi­do que el se­gun­do, pe­ro al fi­nal ten­drán la mis­ma ta­lla, sólo que uno la al­can­za an­tes y el otro des­pués”. Por eso los ex­per­tos en­fa­ti­zan la im­por­tan­cia de con­tro­lar la ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to y la edad ósea de los ni­ños ba­ji­tos pa­ra po­der dis­cer­nir si realmente tie­nen un pro­ble­ma de cre­ci­mien­to o sólo es que van más len­tos. Tam­bién sub­ra­yan que ser más al­to o más ba­jo no es tras­cen­den­tal pa­ra la sa­lud y sólo es mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción si el ni­ño al­te­ra su ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to ha­bi­tual o fre­na su cre­ci­mien­to. En to­do ca­so, Tres­gue­rres aler­ta que si los pa­dres ob­ser­van que su hi­jo es el más ba­ji­to de la cla­se, que lle­va un re­tra­so de cre­ci­mien­to, “de­be­rían con­sul­tar al mé­di­co an­tes de los 8 o 10 años pa­ra ver si es un re­tra­so de ma­du­ra­ción, si es al­go in­sos­la­ya­ble o si se pue­de in­ter­ve­nir, por­que si es­pe­ran a los 15 pa­ra ver si da el es­ti­rón ya no ha­brá na­da que ha­cer pa­ra re­cu­pe­rar el cre­ci­mien­to per­di­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.