ES­TA­BLE­CER PRIO­RI­DA­DES

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - RA­MI­RO CA­LLE es@lavan­guar­dia.es

PREGUNTA Es­ti­ma­do Ra­mi­ro: leo ca­da se­ma­na su sec­ción y me inspira mu­cha con­fian­za. Me lla­mo Cris­ti­na, ten­go vein­ti­cin­co años y has­ta ha­ce muy po­co tiem­po es­ta­ba ca­sa­da, aun­que sólo lo he es­ta­do du­ran­te un año. Le cuen­to lo que me su­ce­dió. Asis­tía a un cur­so de psi­co­lo­gía Ges­talt y hu­bo un com­pa­ñe­ro que me pro­du­jo una ter­nu­ra, por de­cir­lo así, que no lle­gó a más. Sen­tí que esa per­so­na me da­ba al­go que no sue­lo te­ner. Se lo con­té a mi ma­ri­do y se mos­tró du­ran­te se­ma­nas su­ma­men­te agre­si­vo y de­pri­mi­do, sin de­jar­se ayu­dar, sa­lien­do y en­tran­do de ca­sa. A mi ma­ri­do le co­no­cí cuan­do yo te­nía quin­ce años; des­pués me de­jó du­ran­te dos y me re­to­mó a los die­ci­ocho años; des­pués nos casamos. Él vie­ne de una fa­mi­lia muy deses­truc­tu­ra­da y ca­re­ce de in­te­li­gen­cia emo­cio­nal. Aho­ra que nos he­mos se­pa­ra­do, por un la­do me sien­to ma­ra­vi­llo­sa y li­be­ra­da, con ga­nas de en­con­trar a una per­so­na con la que com­par­tir una vi­da de ver­dad sa­na, li­bre y au­tén­ti­ca, y sé que esa opor­tu­ni­dad nun­ca la hu­bie­ra te­ni­do con él. Pe­ro, por otro la­do, me sien­to cul­pa­ble y pa­dez­co una mez­cla de sen­ti­mien­tos y me ha­ce mu­cho da­ño pen­sar qué es­ta­rá ha­cien­do él. Me vie­nen a la ca­be­za mu­chas ideas que me per­ju­di­can. No sé có­mo or­de­nar mi men­te. Me he pues­to en tra­ta­mien­to psí­qui­co. ¿Cuál de­be ser mi ac­ti­tud? RES­PUES­TA Gra­cias por tu con­fian­za, es­ti­ma­da Cris­ti­na. Si co­no­cías el tem­pe­ra­men­to de tu ma­ri­do, fuis­te in­ge­nua al co­men­tar­le lo del mu­cha­cho que te des­per­ta­ba ter­nu­ra, pe­ro es in­du­da­ble que lo úni­co que ha he­cho eso es pre­ci­pi­tar al­go que iba a su­ce­der an­tes o des­pués, da­do que, por un la­do, tú no es­ta­bas sa­tis­fe­cha en ab­so­lu­to y, por otro la­do, él es muy ines­ta­ble emo­cio­nal­men­te. Creo que de­bes as­pi­rar a esa re­la­ción de au­ten­ti­ci­dad que me se­ña­las pa­ra lo­grar una vi­da sen­ti­men­tal y emo­cio­nal ri­ca e ins­pi­ra­do­ra. Aho­ra no pue­des ayu­dar a tu ex­ma­ri­do, pe­ro sí pue­des tra­tar de ayu­dar­te a ti. No de­jes que la men­te per­tur­be y ro­be tus ener­gías con lo que pu­do o de­bió ser y no fue. En su­ma, evi­ta elu­cu­brar. Si un día lo­gráis tu ma­ri­do y tú res­ta­ble­cer una bue­na re­la­ción de ami­gos, me­jor, pe­ro en­tre tan­to tra­ta de ma­du­rar emo­cio­nal­men­te. No te ex­tra­víes en sen­ti­mien­tos de cul­pa o re­pro­ches ha­cia él y tra­ta de re­sol­ver tus con­tra­dic­cio­nes y de ir or­de­nan­do tu men­te y tus prio­ri­da­des vi­ta­les.

TO­DA RE­LA­CIÓN LI­BRE­MEN­TE ELE­GI­DA TIE­NE QUE SER PA­RA EL BIE­NES­TAR Y LA ALE­GRÍA Y NO PA­RA EL MA­LES­TAR Y LA DES­DI­CHA

Da­do que eres tan cons­cien­te que con tu ex­ma­ri­do no hu­bie­ras po­di­do lle­gar a la opor­tu­ni­dad que quieres, que eso te mo­ti­ve pa­ra no ali­men­tar pen­sa­mien­tos in­sa­nos. In­ten­ta renovarte in­te­rior­men­te y es­tar en óp­ti­mas con­di­cio­nes pa­ra otra re­la­ción sen­ti­men­tal. Tu ac­ti­tud de­be ba­sar­se en el per­dón y el au­to­per­dón, la ecua­ni­mi­dad y en el an­he­lo por vi­vir ple­na­men­te, des­de tu cen­tro in­te­rior, sin nin­gún ti­po de re­sen­ti­mien­tos, re­pro­ches o au­to­rre­pro­ches. Tie­nes, ob­via­men­te, que pa­sar una es­pe­cie de due­lo, el di­fí­cil due­lo sen­ti­men­tal, pe­ro lue­go re­or­ga­ni­za­rás tu psi­que y de­lei­ta­rás el sa­bor de sa­ber­te en li­ber­tad y po­der en­con­trar una re­la­ción, si sur­ge. To­da re­la­ción li­bre­men­te ele­gi­da tie­ne que ser pa­ra el bie­nes­tar y la ale­gría, y no pa­ra el ma­les­tar y la des­di­cha. Sólo cuan­do uno in­te­rior­men­te es­tá bien pue­de ta­llar víncu­los afec­ti­vos sa­nos, des­de el res­pe­to, la to­le­ran­cia y el ver­da­de­ro amor.

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.