¿QUÉ NOS DA MIE­DO HOY? TAL VEZ LO REAL YA HA SU­PE­RA­DO A LA FIC­CIÓN

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Blair, una pe­lí­cu­la de ba­jo pre­su­pues­to que re­vo­lu­cio­nó el ci­ne de te­rror. Con­si­de­ra­da por aquel en­ton­ces co­mo te­rro­rí­fi­ca a pe­sar de que ya des­de el tí­tu­lo se anun­cia con bom­bo y pla­ti­llo la pre­sen­cia de una bru­ja, a lo lar­go de to­da la cin­ta no se ve mons­truo al­guno. Es la ex­pe­rien­cia sub­je­ti­va del mie­do de sus pro­ta­go­nis­tas, lo que creen ver y, so­bre to­do, lo que el es­pec­ta­dor ima­gi­na, lo que re­sul­tó tan te­rro­rí­fi­co. Al igual que ocu­rre en la an­sie­dad, la ame­na­za y el mie­do están sólo en la ca­be­za del que lo ex­pe­ri­men­ta, sin que realmente exis­ta un asi­de­ro real que lo ex­pli­que. Freud di­jo que lo im­por­tan­te pa­ra cu­rar a un pa­cien­te psi­có­ti­co no es sa­ber que las vo­ces que es­cu­cha en su ca­be­za no exis­ten, sino en­ten­der que pa­ra él son reales. Y qui­zás es­te ha si­do el úl­ti­mo te­rror que el ci­ne de te­rror nos ayu­dó a en­ten­der… ¿Cuá­les se­rán los si­guien­tes mie­dos que ex­plo­ra­rá es­te ti­po de ci­ne? En la úl­ti­ma dé­ca­da, he­mos asis­ti­do a una eclo­sión de “te­mo­res trans­cul­tu­ra­les” que ve­nían de otros lu­ga­res ( The ring, Dark wa­ter, Pul­se,

La mal­di­ción…) que qui­zás en­con­tra­ron hue­co en las pan­ta­llas de Oc­ci­den­te por­que el pú­bli­co de aquí ya no se sa­be a qué te­mer. Tam­bién he­mos vis­to re­boots (re­lan­za­mien­tos de pe­lí­cu­las o se­ries clá­si­cas con ideas y es­té­ti­ca adap­ta­da al gus­to de la nue­va épo­ca) co­mo Vier­nes 13, La ma­tan­za de Te­xas, Las co­li­nas tie­nen ojos, El ama­ne­cer de los muer­tos o Ha­llo­ween, con un fac­tor co­mún: el au­men­to de las do­sis de vio­len­cia. De he­cho, la ne­ce­si­dad de su­bir la apues­ta

lle­gó a re­bu­fo del lla­ma­do tor­tu­re porn, pe­lí­cu­las de te­rror ca­rac­te­ri­za­das por re­fle­jar de ma­ne­ra rea­lis­ta los su­fri­mien­tos ex­tre­mos de sus pro­ta­go­nis­tas sin ape­nas de­jar na­da a la ima­gi­na­ción. ¿A qué se de­bió esa ne­ce­si­dad de exa­cer­bar­lo to­do? En opi­nión de los so­ció­lo­gos, al­go así fue la con­se­cuen­cia na­tu­ral tras el aten­ta­do te­rro­ris­ta del 11-S que de­rri­bó las To­rres Ge­me­las de Nue­va York y en el que per­die­ron la vi­da más de tres mil per­so­nas. Du­ran­te el aten­ta­do ocu­rri­do en el año 2001 y emi­ti­do en di­rec­to por to­das las te­le­vi­sio­nes, el mun­do se con­vir­tió en la pantalla de ci­ne y ofre­ció la ima­gen más te­rro­rí­fi­ca de la his­to­ria. Ni si­quie­ra el ima­gi­na­rio más per­ver­so po­dría ha­ber idea­do al­go así pa­ra la fic­ción. Des­pués de aque­llo co­men­zó la lla­ma­da era de la in­se­gu­ri­dad y el mun­do se con­vir­tió en un pla­tó en el que en cual­quier mo­men­to po­día ro­dar­se una pe­lí­cu­la de te­rror: pa­re­ce que la fic­ción lo ten­drá muy di­fí­cil. De to­das for­mas, ven­ga lo ven­ga, el pro­ce­so se­rá el mis­mo. El ci­ne plas­ma­rá mie­dos de los que, has­ta ese mo­men­to, no nos atre­vía­mos ca­si ni hablar. Los en­mar­ca­rá den­tro de una his­to­ria, los con­ver­ti­rá en al­go ma­ne­ja­ble de lo que po­da­mos hablar… y, al fi­nal, con­se­gui­rá que de­jen de pro­du­cir­nos desa­so­sie­go. El ac­tor Pe­ter Us­ti­nov afir­ma­ba: “Gra­cias a las pe­lí­cu­las, el fue­go de pis­to­la siem­pre me ha so­na­do irreal, in­clu­so cuan­do me han dis­pa­ra­do”. Qui­zás es­ta sea, al fi­nal, la fun­ción de las pe­lí­cu­las de te­rror: po­ner en la pantalla nues­tros mie­dos pa­ra que sean irrea­les.

Vier­nes 13

1980, Sean S. Cun­ning­ham

Una no­che pa­ra mo­rir (Prom night)

2008, Nel­son Mc­Cor­mick

Dark wa­ter (Ho­no­gu­rai Mi­zuno So­ko­ka­ra)

2002, Hi­deo Na­ka­ta

Pul­se (Kai­ro)

2001, Ki­yos­hi Ku­ro­sa­wa

Los pá­ja­ros (The birds)

1963, Al­fred Hitch­cock

Mar­nie, la la­dro­na (Mar­nie)

1964, Al­fred Hitch­cock

Cu­be

1997, Vin­cen­zo Natali

The fa­culty

1998, Ro­bert Ro­dri­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.