UN MUN­DO APAR­TE

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

La par­ti­cu­lar si­tua­ción le­gal de las is­las del Ca­nal o is­las An­glo­nor­man­das ha­ce de sus pri­vi­le­gios fis­ca­les uno de los prin­ci­pa­les ali­cien­tes –al me­nos pa­ra quien dis­po­ne de ca­pi­tal en bus­ca de pa­raí­so–, mien­tras que el tu­ris­mo es su se­gun­da fuente de in­gre­sos. En con­tra de lo que se pue­da ima­gi­nar, sus ca­lles no dis­po­nen de una sucursal ban­ca­ria en ca­da es­qui­na, al­go que sí su­ce­de has­ta en los pue­blos más pe­que­ños de nues­tra geo­gra­fía. Aquí to­do son acan­ti­la­dos de be­lle­za su­bli­me, una luz pe­cu­liar ta­mi­za­da por un cli­ma tem­pla­do y pa­rro­quias con el en­can­to del pa­sa­do atra­pa­do en sus paredes. Jer­sey, con una su­per­fi­cie de 116 km2 y 90.000 ha­bi­tan­tes, tie­ne por ca­pi­tal Saint He­lier, que fue la Cae­sa­rea de los ro­ma­nos. Mu­cho más tar­de, se­ría la úni­ca por­ción de sue­lo bri­tá­ni­co ocu­pa­do por los na­zis. El ni­vel de vi­da es al­to y se re­fle­ja en la pul­cri­tud de la ca­lles y la opu­len­cia de los es­ca­pa­ra­tes. Una de las vi­si­tas más in­tere­san­tes que rea­li­zar es la del cas­ti­llo Eli­za­beth, cons­trui­do so­bre una enor­me ro­ca de la bahía de St. Au­bin. Bá­si­co en la de­fen­sa de la is­la du­ran­te 300 años, sólo se pue­de al­can­zar a pie du­ran­te la ma­rea ba­ja. Tie­rra aden­tro des­ta­ca el perfil de otro cas­ti­llo, el del Mont Or­gueil, pe­ro igual re­sul­ta más en­tre­te­ni­da la vi­si­ta del mo­nu­men­to me­ga­lí­ti­co de Hou­gue Bie, con un pa­sa­di­zo fu­ne­ra­rio in­te­rior cons­trui­do ha­ce 6.000 años y una pe­que­ña ca­pi­lla me­die­val aña­di­da en lo al­to del dol­men. En la pa­rro­quia de St. Lawrence se pue­den ver los tú­ne­les for­ti­fi­ca­dos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, tam­bién co­no­ci­dos co­mo “el hos­pi­tal sub­te­rrá­neo”. Mu­chos tra­ba­ja­do­res for­za­dos, en­tre los cua­les re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les, mu­rie­ron cons­tru­yén­do­los.

De la ca­sa de Vic­tor Hu­go en Jer­sey, ya no que­da ni ras­tro, to­do lo con­tra­rio de lo que su­ce­de en la is­la de Guern­sey, otro de los “tro­zos de Fran­cia caí­dos al mar y re­co­gi­dos por In­gla­te­rra”, se­gún su definición. Guern­sey es más tran­qui­la y en ella al­ter­nan de for­ma más evi­den­te las du­nas con los pro­mon­to­rios de ro­ca. A sólo 45 ki­ló­me­tros de Fran­cia, la in­fluen­cia ga­la se de­ja sen­tir en su co­ci­na, la más repu­tada de las is­las del Ca­nal. El pes­ca­do es siem­pre el pro­ta­go­nis­ta, aun­que tam­bién ca­be des­ta­car el Guern­sey Gâ­che, un pan de fru­tas. Con el es­tó­ma­go lleno, po­de­mos vi­si­tar Hau­te­vi­lle Hou­se, la ca­sa de Vic­tor Hu­go en St. Pie­rre-Port, una ex­hi­bi­ción de gus­to de­co­ra­ti­vo o, si lo pre­fe­ri­mos, tam­bién po­de­mos per­der­nos por ca­lles si­nuo­sas en bus­ca de ca­le­tas re­cón­di­tas. La úl­ti­ma vi­si­ta que rea­li­zar es la de la is­la de Sark, con sólo 600 ha­bi­tan­tes y la par­ti­cu­la­ri­dad de te­ner prohi­bi­do el uso de co­ches. Bi­ci­cle­tas y ca­rrua­jes per­mi­ten re­co­rrer el ist­mo que se­pa­ra la par­te nor­te de la del sur, en un tra­yec­to de pu­ra nos­tal­gia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.