SCRATCH: HA­CER Y COM­PAR­TIR VI­DEO­JUE­GOS

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - ORIOL RI­POLL es@lavan­guar­dia.es

Uno de los pro­ble­mas que tie­nen los no ini­cia­dos en el mun­do de los vi­deo­jue­gos es que creen que el ju­ga­dor es­tá pa­si­vo an­te una pantalla con la “úni­ca ta­rea” (per­mí­tan­me las co­mi­llas) de ges­tio­nar to­do un mun­do y co­mu­ni­car­se con los otros ju­ga­do­res pa­ra to­mar las de­ci­sio­nes opor­tu­nas. Es ver­dad que, a di­fe­ren­cia de cual­quier otra afi­ción, no es evi­den­te el pa­so de usua­rio a crea­dor, co­mo pue­de ha­cer­lo un buen lec­tor que aca­ba es­cri­bien­do sus tex­tos o un aman­te de los jue­gos de me­sa que crea los su­yos. Mitch Res­nick es el di­rec­tor del Li­fe­long Kin­der­gar­ten (Llk.me­dia.mit.edu), un gru­po del MIT, el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts, de­di­ca­do a la in­ves­ti­ga­ción en la crea­ti­vi­dad y el apren­di­za­je a tra­vés de la ex­pe­ri­men­ta­ción y el cues­tio­na­mien­to. Allí han desa­rro­lla­do Scratch, un pro­gra­ma li­bre crea­do pa­ra que ni­ños y jó­ve­nes pue­dan di­se­ñar sus pro­pios vi­deo­jue­gos de ma­ne­ra muy sen­ci­lla y com­par­tir­los con otros crea­do­res de to­do el mun­do pa­ra ver có­mo han si­do desa­rro­lla­dos. De es­ta for­ma, ni­ños y jó­ve­nes pue­den apren­der a crear otros jue­gos que res­pon­dan a los pro­pios in­tere­ses. El pro­yec­to vio la luz en el año 2007 y ac­tual­men­te cuen­ta con más de un mi­llón de usua­rios por to­do el mun­do que han ge­ne­ra­do y com­par­ti­do más de tres mi­llo­nes de pro­yec­tos. Yo he des­cu­bier­to Scratch de ma­nos de Frank Sa­ba­té, un maes­tro de la es­cue­la Pro­jec­te de Bar­ce­lo­na (Es­co­la­pro­jec­te.cat) y un en­tu­sias­ta de es­te pro­gra­ma. En su cen­tro edu­ca­ti­vo tra­ba­jan la crea­ción de vi­deo­jue­gos des­de que los ni­ños tie­nen 8 años. Du­ran­te una de­ce­na de se­sio­nes los alum­nos apren­den a uti­li­zar el pro­gra­ma y crean pe­que­ños vi­deo­jue­gos des­de el pri­mer día. Scratch es una he­rra­mien­ta que se apren­de a usar muy fá­cil­men­te. El usua­rio dis­po­ne de una se­rie de ór­de­nes prees­ta­ble­ci­das que agru­pa co­mo si fue­ran pie­zas de Le­go. Por ejem­plo, si quie­re que el per­so­na­je de su vi­deo­jue­go an­de ha­cia la de­re­cha cuan­do se aprie­ta la fle­cha de la de­re­cha, tie­ne que co­ger una pas­ti­lla don­de di­ce “Al apre­tar la te­cla fle­cha de­re­cha” y arras­trar­la a un es­pa­cio don­de se guar­dan to­das las nor­mas. Des­pués arras­tra otra pie­za don­de po­ne “Mué­ve­te 10 pa­sos”. A la de­re­cha de es­te es­pa­cio don­de se de­jan las nor­mas hay un per­so­na­je que a par­tir de aquel mo­men­to se mo­ve­rá 10 pa­sos ca­da vez que se pul­se una te­cla de­re­cha.

EL PRO­YEC­TO VIO LA LUZ EN EL AÑO 2007 Y YA CUEN­TA CON MÁS DE UN MI­LLÓN DE USUA­RIOS POR TO­DO EL MUN­DO

La di­fi­cul­tad del pro­gra­ma no es que los ob­je­tos ha­gan lo que uno desee, sino sa­ber exac­ta­men­te qué se quie­re ha­cer. En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en Lear­ning & lea­ding with tech­no­logy en el año 2007, Mitch Res­nick ci­ta a una maes­tra de edu­ca­ción pri­ma­ria que di­ce que “hay un zum­bi­do en el au­la cuan­do los alum­nos están tra­ba­jan­do en sus pro­yec­tos de Scracth”. Pre­ci­sa­men­te es­ta es la in­ten­ción, que no bus­quen una úni­ca res­pues­ta a pre­gun­tas, sino que se for­mu­len pre­gun­tas y desa­rro­llen ideas pa­ra con­se­guir un jue­go que res­pon­da a sus ob­je­ti­vos. Si quie­ren, es­ta tar­de se pue­den des­car­gar el pro­gra­ma des­de la pá­gi­na ofi­cial (Scratch.mit.edu) y ha­cer sus pri­me­ros in­ten­tos. Con una sim­ple bús­que­da pue­den en­con­trar mu­chos tu­to­ria­les en tex­to o ví­deo. Se­gu­ro que en­con­tra­rán un do­ble dis­fru­te: el del crea­dor que bus­ca res­pues­ta en el vi­deo­jue­go que tie­ne en la ca­be­za y el del ju­ga­dor que prue­ba y ana­li­za las crea­cio­nes de otros usua­rios.

Lui­sa Ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.