No se lle­va

Las hom­bre­ras están de­mo­dés (¡y más ata­das con vel­cro!), los des­per­ta­do­res, la ma­ri­co­ne­ra, los no­meol­vi­des tam­bién... Hay mu­chas ten­den­cias que pa­re­cían im­pe­re­ce­de­ras y hoy son ra­re­zas. Ca­si una pro­vo­ca­ción es­té­ti­ca

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Mu­chas co­sas que mar­ca­ron una era, que fue­ron

pu­ra ten­den­cia, cons­ti­tu­yen hoy en día una au­tén­ti­ca ra­re­za. En efec­to ya no se lle­van las hom­bre­ras (fo­rra­das o sin fo­rrar) aque­llas que las mu­je­res ata­ban a la ti­ra del su­je­ta­dor y que de re­pen­te se des­ajus­ta­ban pa­ra caer en el lu­gar y el mo­men­to más inapro­pia­dos, ni tam­po­co es nor­mal preo­cu­par­se cuan­do las me­dias se es­tro­pean (por­que des­de ha­ce años in­clu­so se ven­den al­gu­nas más ca­ras que las nor­ma­les agu­je­rea­das a pos­ta).

Pe­ro ¡ojo! Por­que to­do lo que no es ten­den­cia, lo que po­dría ser con­si­de­ra­do una pu­ra an­ti­gua­lla, tam­bién es­tá lla­ma­do a con­ver­tir­se en ten­den­cia nue­va­men­te. En el mo­men­to más ines­pe­ra­do. Pues­to que ser mo­derno siem­pre pa­sa por ir en con­tra de los pa­rá­me­tros es­ta­ble­ci­dos, re­cu­pe­rar lo que en su día fue lo más y hoy sólo es kitsch pue­de ser el ini­cio de una ten­den­cia que arra­se… Por­que ade­más no es­tá na­da in se­guir las ten­den­cias re­co­no­ci­das a ra­ja­ta­bla. La idea es trans­mi­tir la sen­sa­ción de que uno cons­tru­ye su pro­pio look y su for­ma de ser…. Por eso la gran ten­den­cia de aho­ra, lo vin­ta­ge, es­tá de­jan­do de ser­lo. Ya hay de­ma­sia­da gen­te que se ha apun­ta­do y ha con­ver­ti­do lo más en lo me­nos.

Lo que es­tá cla­ro, y lo ex­po­ne Trend­wat­ching.com (una em­pre­sa in­de­pen­dien­te de aná­li­sis de ten­den­cias de opi­nio­nes fuer­tes y cla­ras, que es­ca­nea el mun­do en bus­ca de las ten­den­cias de con­su­mo más pro­me­te­do­ras e ideas de ne­go­cio prác­ti­cas y eje­cu­ta­bles) en su úl­ti­mo in­for­me es que ca­da vez exi­gi­mos más co­mo­di­dad, na­tu­ra­li­dad y que­re­mos que las mar­cas que es­co­ge­mos se adap­ten a nues­tras ne­ce­si­da­des y gus­tos. Pe­ro so­bre to­do las mar­cas en­tien­den que de­be­rán pa­sar de no te­ner na­da que ocul­tar a mos­trar y de­mos­trar de for­ma proac­ti­va que no tie­nen na­da que ocul­tar. Y de­be­rán per­mi­tir ca­da vez más a los usua­rios par­ti­ci­par en el pro­duc­to. Es más, se­gún ese mis­mo in­for­me, ca­da vez más los con­su­mi­do­res im­ple­men­ta­rán mu­chas más for­mas de par­ti­ci­par en la fi­nan­cia­ción, el lan­za­mien­to y el cre­ci­mien­to de (nue­vos) pro­duc­tos y mar­cas que les gus­tan, “Se po­dría es­pe­rar que los pre­pe­di­dos, el crowd­fun­ding y las par­ti­ci­pa­cio­nes por par­te de los con­su­mi­do­res com­pi­tan con el con­su­mo tra­di­cio­nal en es­te re­cién es­tre­na­do 2013...”, di­cen en Trend­wat­ching.com.

Re­pa­sar lo que es­tu­vo en vo­ga y hoy es­tá com­ple­ta­men­te fue­ra de ór­bi­ta pue­de dar una idea de lo que es­tá por ve­nir. De lo que pre­ci­sa­men­te (y por es­tar to­tal­men­te pa­sa­do) po­dría tam­bién es­tar lla­ma­do a ser re­ci­cla­do co­mo una nue­va ten­den­cia que te­ner en cuen­ta. Y en el mo­men­to más ines­pe­ra­do. Pa­sen y vean. Es­to es lo que aho­ra no se lle­va y que po­dría lle­var­se an­tes de lo que ima­gi­na­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.