Ten­den­cias re­cien­tes que pron­to se­rán his­to­ria

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Ex­ce­der­se con lo vin­ta­ge. Ha te­ni­do su mo­men­to pe­ro aho­ra ya es de­ma­sia­do… los que realmente si­guen las ten­den­cias por­que las mar­can o se apun­tan a ellas des­de el prin­ci­pio y no cuan­do ya están vis­tas, están har­tos del look

vin­ta­ge, de los to­nos pas­te­les y los de­ca­pa­dos. Tam­bién ha pa­sa­do ya la épo­ca do­ra­da de los cup­ca­kes y los ma­ca­ron y su in­fluen­cia en la mo­da y la es­té­ti­ca per­so­nal. Ir mos­tran­do los cal­zon­ci­llos y las bra­gui­tas. Sí, pue­de

que apa­rez­can por en­ci­ma de los va­que­ros pe­ro ya no se mues­tran de for­ma ex­plí­ci­ta. Ir con la ropa in­te­rior com­ple­ta­men­te a la vis­ta que­da hoy en día bas­tan­te out. Las mar­cas ex­ce­si­vas en la ropa. Ha­cer pu­bli­ci­dad gra­tui­ta ha pa­sa­do a la his­to­ria. Hay su­fi­cien­te cul­tu­ra marquista pa­ra de­tec­tar una mar­ca sin que es­té es­cri­ta en las pren­das.

Com­prar los pe­rros no se lle­va, hay que res­ca­tar­los. Y se lle­van los pe­rros pe­que­ños o ági­les y, so­bre to­do, que no sean com­pra­dos. La idea aho­ra es res­ca­tar­los de al­gu­na pe­rre­ra.

No re­ci­clar. Una eco­ten­den­cia es el fe­nó­meno de los pro­duc­tos y ser­vi­cios que con­tie­nen li­te­ral­men­te una nue­va vi­da en su in­te­rior. Ya no se lle­va desechar los pro­duc­tos que no sir­ven o de ha­cer que los re­ci­clen. La idea es de­vol­ver­los a la na­tu­ra­le­za y dar lu­gar a una nue­va vi­da.

El to­do va­le. Los con­su­mi­do­res son exi­gen­tes. Ca­da vez más im­ple­men­ta­rán más for­mas de par­ti­ci­par en la fi­nan­cia­ción, el lan­za­mien­to y el cre­ci­mien­to de pro­duc­tos y mar­cas que les gus­tan...

La ma­ni­cu­ra fran­ce­sa. Es­tá

out, al me­nos la tra­di­cio­nal. Lo más es lle­var­la pre­ci­sa­men­te al re­vés, es de­cir, con la par­te mar­ca­da en la ba­se y no en la pun­ta.

CO­MIEN­ZA A CAN­SAR LO ‘VIN­TA­GE’ Y LOS ‘CUP­CA­KES’ RE­CAR­GA­DOS NO SE LLE­VA COM­PRAR­SE UN PE­RRO, LO IDEAL ES RES­CA­TAR­LO DE LA PE­RRE­RA

Los cua­tro por cua­tro en la ciu­dad. Ca­da co­sa en su si­tio. Tam­po­co se ven ya las bi­ci­cle­tas de mon­ta­ña ni las motos de cross por ca­lles as­fal­ta­das.

Los tra­jes sin chispa. Aho­ra se lle­van ¡los lu­na­res de Mes­si!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.