A prue­ba de bom­ba

La Vanguardia - ES - - ED -

Nues­tra co­ci­na, más o me­nos, ha re­cu­rri­do al pi­can­te tra­di­cio­nal­men­te: el ajo, la pi­mien­ta o la guin­di­lla han si­do in­gre­dien­tes que han ale­gra­do la gas­tro­no­mía lo­cal du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes. Sin em­bar­go, esa tra­di­ción que­da muy por de­trás de la de otras cul­tu­ras que tie­nen en el pi­can­te un in­gre­dien­te mu­cho más ex­ten­di­do y de for­ma mu­cho más in­ten­sa. Aquí, en los úl­ti­mos tiem­pos, con la en­tra­da en es­ce­na de la co­mi­da ét­ni­ca, los más osa­dos se han atre­vi­do con pro­duc­tos exó­ti­cos co­mo el wa­sa­bi ja­po­nés o el chi­le me­xi­cano, pe­ro, por muy va­lien­tes que sean, nues­tra tra­di­ción es tan dis­tin­ta de la de paí­ses co­mo In­dia o Mé­xi­co, que se ha­ce di­fí­cil pen­sar que nues­tros va­lien­tes po­drían so­por­tar sus pi­can­tes más du­ros. En el reportaje de por­ta­da de es­te sá­ba­do, Jor­di Jar­que pu­bli­ca una ta­bla que a uno –que no es es­pe­cial­men­te par­ti­da­rio del pi­can­te– se le an­to­ja pa­vo­ro­sa. Pa­ra que se ha­gan una idea, se­gún esa ta­bla, un pi­mien­to del Pa­drón –de los que pi­can, cla­ro– es ca­paz de ha­cer­nos llo­rar gra­cias a sus 2.500 uni­da­des en la es­ca­la de Sco­vi­lle. Pues si esas 2.500 uni­da­des son ca­pa­ces de ha­cer­nos llo­rar, ¿qué efec­tos ten­drán las 100.000 del chi­le del ti­po tai­lan­dés o las 300.000 del chi­le ha­ba­ne­ro? Hoy en ES ha­bla­mos de ello, y de es­tó­ma­gos a prue­ba de bom­ba, cla­ro...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.