LA VOZ, EN LOS TA­LO­NES

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Les pres­ta­mos muy po­ca aten­ción, pe­ro ellos, los pies, los gran­des ol­vi­da­dos de nues­tro or­ga­nis­mo, son “la ter­mi­nal de un gran nú­me­ro de ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas”. Ana Her­nán­dez, reflexóloga y di­rec­to­ra del cen­tro Mi­ma­sa­je de Bar­ce­lo­na, ex­pli­ca que “la plan­ta del pie (y por su­pues­to el pie en su to­ta­li­dad) es una re­pre­sen­ta­ción es­que­má­ti­ca del cuer­po y de to­dos y ca­da uno sus ór­ga­nos. Ese es el prin­ci­pio de la re­fle­xo­lo­gía po­dal”. Por ello, “el ma­sa­je tie­ne una gran im­por­tan­cia diag­nós­ti­ca (mo­les­tias en cier­tos pun­tos pue­den ad­ver­tir de des­ajus­tes de ór­ga­nos y vís­ce­ras) e in­fluir a mo­do re­fle­jo en el com­por­ta­mien­to de nues­tro cuer­po”, cuen­ta, y re­cuer­da que la re­fle­xo­lo­gía “ac­ti­va so­bre to­do nues­tro sis­te­ma san­guí­neo y con­tri­bu­ye a man­te­ner­lo fle­xi­ble. Ayu­da a “ali­viar ten­sio­nes tí­pi­cas co­mo los do­lo­res lum­ba­res o cer­vi­ca­les, pe­ro tam­bién otros pro­ce­sos co­mo po­dría ser, por ejem­plo, la gas­tro­en­te­ri­tis”. La idea es que el do­lor que pue­de oca­sio­nar­nos la pre­sión en cier­tos pun­tos de la plan­ta del pie per­mi­te es­cu­char el pro­pio cuer­po y tam­bién sus ne­ce­si­da­des. No se tra­ta de una in­ven­ción nue­va. De he­cho hay in­di­cios de la exis­ten­cia de la re­fle­xo­lo­gía en la tum­ba del mé­di­co egip­cio Ank­mahor (2500-2330 años a.C.), aun­que no fue has­ta fi­na­les del si­glo XIX cuan­do se desa­rro­lló su ba­se cien­tí­fi­ca. La pu­bli­ca­ción en 1917 de Zo­ne the­rapy (de los doc­to­res Fitz­ge­rald y Bo­wers) ya pro­po­ne la di­vi­sión del cuer­po en diez zo­nas de re­fle­jo, pe­ro la au­tén­ti­ca ma­dre de la re­fle­xo­lo­gía mo­der­na es Eu­ge­ni­ce Ing­ham, la au­to­ra de li­bros de ca­be­ce­ra en la re­fle­xo­lo­gía co­mo Sto­ries the feet can tell (1938) y Sto­ries feet ha­ve told me (1963).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.