Una red pa­ra ca­da edad

Las redes so­cia­les son pa­ra to­dos, pe­ro se usan de dis­tin­to mo­do se­gún la edad: los ado­les­cen­tes se zam­bu­llen en Fa­ce­book, los de me­dia­na edad en Twit­ter y los ve­te­ra­nos son fie­les al co­rreo elec­tró­ni­co

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

“Las redes so­cia­les se han con­ver­ti­do en in­me­jo­ra­bles he­rra­mien­tas de co­mu­ni­ca­ción ma­si­va y han pro­por­cio­na­do a los usua­rios un es­pa­cio de in­ter­ac­ción vir­tual que com­ple­men­ta y am­plía las re­la­cio­nes que se lle­van a ca­bo en el mun­do real”, afir­ma el úl­ti­mo Es­tu­dio so­bre el co­no­ci­mien­to y uso de las

redes so­cia­les en Es­pa­ña del Ob­ser­va­to­rio Na­cio­nal de las Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y de la So­cie­dad de la In­for­ma­ción. Es­tas co­mu­ni­da­des vir­tua­les han cre­ci­do en el úl­ti­mo año pa­san­do de 13,7 a 15,3 mi­llo­nes de usua­rios. No sólo eso: se es­tá con­fir­man­do que las redes so­cia­les se uti­li­zan con ob­je­ti­vos di­ver­sos en fun­ción de la edad de sus usua­rios. “Se­gún la edad se rea­li­za un ti­po de uso u otro de las redes y los com­por­ta­mien­tos y ob­je­ti­vos a la ho­ra de for­mar par­te de es­tas co­mu­ni­da­des no son siem­pre los mis­mos”, ex­pli­ca el doc­tor en So­cio­lo­gía y li­cen­cia­do en Cien­cias Eco­nó­mi­cas Jor­di Bus­quets, di­rec­tor de un es­tu­dio so­bre el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías y la bre­cha di­gi­tal en­tre adul­tos y ado­les­cen­tes. Se­gún el doc­tor, “pa­ra los jó­ve­nes, las redes son un es­pa­cio de so­cia­li­za­ción vi­tal y ne­ce­sa­rio, aun­que en el úl­ti­mo año han ex­pe­ri­men­ta­do tam­bién un cre­ci­mien­to de la po­pu­la­ri­dad en la po­bla­ción de más de 50 años”. Co­mo ejem­plo de es­ta di­fe­ren­cia­ción de usos y fi­na­li­da­des se­gún la edad y uti­li­zan­do da­tos del Ob­ser­va­to­rio de Redes So­cia­les en Es­pa­ña, Tuen­ti tie­ne un perfil de usua­rio con una me­dia de edad de 25 años y se uti­li­za prin­ci­pal­men­te en­tre los ado­les­cen­tes pa­ra in­ter­cam­biar fo­tos y chatear con el gru­po de ami­gos cer­cano. Twit­ter, con una me­dia de 28 años, se em­plea ma­yo­ri­ta­ria­men­te pa­ra es­tar al día de la ac­tua­li­dad in­for­ma­ti­va, pe­ro en el ca­so de los me­no­res de 15 años es la he­rra­mien­ta cla­ve “pa­ra se­guir la vi­da de las ce­le­bri­da­des del mo­men­to”, ex­po­ne Síl­via Díez, doc­to­ra en An­tro­po­lo­gía por la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na (UAB). Y los usua­rios de Fa­ce­book, con una me­dia de 30 años, “se co­nec­tan pa­ra com­par­tir fo­tos, ha­cer co­men­ta­rios so­bre las apor­ta­cio­nes de sus con­tac­tos, escribir so­bre su día a día y co­no­cer las úl­ti­mas no­ve­da­des so­bre la vi­da pri­va­da (o pseu­do­pri­va­da) de sus ami­gos”, con­clu­ye Díez. La so­ció­lo­ga Ma­ría Lui­sa Sau­ra, pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­tat de Va­lèn­cia (UV), ase­gu­ra que es­ta di­fe­ren­cia­ción en los usos se acen­túa con­for­me se per­fec­cio­nan las redes aun­que “el con­tac­to con los ami­gos si­gue sien­do el fin prin­ci­pal de la ma­yo­ría de los usua­rios”. Se­gún afir­ma, “el afán de co­no­cer a más gen­te y la vo­lun­tad de es­tar co­nec­ta­do con ami­gos y co­no­ci­dos se con­si­gue rá­pi­da­men­te”. Sin em­bar­go, la so­ció­lo­ga ad­vier­te que el uso de las redes si­gue unas pau­tas de com­por­ta­mien­to uni­ver­sa­les con unas ca­rac­te­rís­ti­cas muy con­cre­tas que hay que re­mar­car. En­tre ellas se­ña­la, co­mo ejem­plo, que “la ma­yo­ría de los ado­les­cen­tes las usa prin­ci­pal­men­te pa­ra re­la­cio­nar­se con gen­te de su edad, a di­fe­ren­cia de lo que ha­cen los adul­tos, que in­ter­ac­túan con gru­pos más di­ver­sos”. Ade­más, “los ado­les­cen­tes ha­cen ma­yor uso de los dis­tin­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción en las redes co­mo el ví­deo o la mú­si­ca, uti­li­zan más las au­to­rre­fe­ren­cias y sue­len mos­trar más emo­cio­nes ne­ga­ti­vas cuan­do es­cri­ben en su perfil si lo com­pa­ra­mos con las per­so­nas ma­yo­res”. Por otro la­do, la so­fis­ti­ca­ción de los usua­rios que su­pe­ran los 20 años es ca­da vez ma­yor gra­cias al de­sa­rro­llo de apli­ca­cio­nes es­pe­cia­li­za­das pa­ra los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, que per­mi­ten la trans­mi­sión a tra­vés de in­ter­net de da­tos, men­sa­jes de tex­to, men­sa­jes de voz y vi­deo­lla­ma­das. El Ob­ser­va­to­rio de Redes So­cia­les si­túa a What­sApp, que per­mi­te el en­vío de men­sa­jes gra­tui­tos de tex­to a tra­vés de 3G, co­mo “el sis­te­ma de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea más po­pu­lar en Eu­ro­pa”. La apa­ri­ción de es­ta he­rra­mien­ta ha su­pues­to la ca­si ab­so­lu­ta ex­tin­ción de los SMS, de­bi­do a que no hay que pa­gar por ca­da men­sa­je ya que no uti­li­za lí­nea te­le­fó­ni­ca pa­ra su en­vío. Ade­más, “es­te sis­te­ma mul­ti­pla­ta­for­ma per­mi­te una seg­men­ta­ción de los con­tac­tos y la crea­ción de gru­pos se­gún los in­tere­ses: por ejem­plo, un gru­po con los an­ti­guos co­le­gas de la es­cue­la, otro con la fa­mi­lia y otro que in­clu­ya a las ami­gas con las que que­das pa­ra ver se­ries”, ex­pli­ca la so­ció­lo­ga ar­gen­ti­na Ma­ría Lui­sa Sau­ra, pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res. No obs­tan­te, una nue­va apli­ca­ción pa­ra smartp­ho­nes, Li­ne, es­tá em­pe­zan­do a ga­nar­le te­rreno a What­sApp ya que, ade­más de la men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea y la seg­men­ta­ción de con­tac­tos por gru­pos, “per­mi­te rea­li­zar lla­ma­das gra­tui­tas, tie­ne ví­deo, un cen­tro de jue­gos, un ti­me­li­ne per­so­na­li­za­ble e in­clu­so per­mi­te ser usa­do des­de el or­de­na­dor”, se­gún co­men­ta Na­ta­lia San Juan, ex­per­ta en es­tra­te­gia en redes so­cia­les y miem­bro de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Res­pon­sa­bles de Co­mu­ni­dad On­li­ne (Aer­co). Li­ne es, por tan­to, “una me­jo­ra de What­sApp que tie­ne una op­ción muy atrac­ti­va, las vi­deo­lla­ma­das a tra­vés de in­ter­net gra­tui­tas”, aña­de San Juan. Tam­bién es no­ta­ble el au­ge de Ins­ta­gram (el 16% de los usua­rios de in­ter­net tie­ne una cuen­ta ac­ti­va), una apli­ca­ción es­pe­cial­men­te di­se­ña­da pa­ra re­to­car y com­par­tir fo­tos a tra­vés de otras redes so­cia­les. Fi­nal­men­te, otra de las redes más po­pu­la­res es Sky­pe, que ofre­ce la po­si­bi­li­dad de ha­cer vi­deo­lla- Redes en desuso Exis­ten cier­tas redes que, a pe­sar de ha­ber te­ni­do su mo­men­to de glo­ria en la red, han vis­to re­du­ci­da su po­pu­la­ri­dad. MyS­pa­ce pa­só de un 19% a un 6% de usua­rios en la red des­de el 2008 has­ta el 2011. En el mis­mo pe­rio­do, Fo­to­log per­dió tam­bién un 8% y Mes­sen­ger un 9% de per­fi­les ac­ti­vos (da­tos del es­tu­dio IV olea­da del Ob­ser­va­to­rio de Redes So­cia­les). “El ca­so de la caí­da de MyS­pa­ce se atri­bu­ye prin­ci­pal­men­te a que, a pe­sar de ser una bue­na pla­ta­for­ma pa­ra que los gru­pos de mú­si­ca se die­ran a co­no­cer, la pri­va­ci­dad era más bien po­ca, las pá­gi­nas te­nían di­se­ños po­co ami­ga­bles y la in­for­ma­ción es­ta­ba mal or­ga­ni­za­da”, se­ña­la Luis Abel, pro­fe­sor y ex­per­to en Com­mu­nity Ma­na­ger de la Es­cue­la de Co­mu­ni­ca­ción de Gra­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.