LA DE­VO­CIÓN DE VE­RÓ­NI­CA BLU­ME

Es­tan­do em­ba­ra­za­da de su hi­jo des­cu­brió el yo­ga. En­tró en es­te mun­do por la puer­ta de las asa­nas, la prác­ti­ca pa­ra des­cu­brir una com­ple­ta fi­lo­so­fía de vi­da. ¿El re­sul­ta­do? Aho­ra re­par­te su ener­gía en­tre su pro­fe­sión co­mo mo­de­lo y es­ta afi­ción

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig Fo­tos Lau­ra Gue­rre­ro

Ca­da ma­dru­ga­da, a las seis, cuan­do mu­cha gen­te

to­da­vía es­tá dor­mi­da, Ve­ró­ni­ca Blu­me ha­ce su pri­me­ra se­sión de yo­ga. La pri­me­ra por­que pue­den ve­nir más, ya sea co­mo prac­ti­can­te o co­mo pro­fe­so­ra, por­que es­ta mo­de­lo que reivin­di­ca tam­bién su pa­pel de ma­má ofre­ce su tiem­po y sus ener­gías a su hi­jo, a la pro­fe­sión que la ha he­cho de so­bras co­no­ci­da y a es­ta prác­ti­ca que le da “es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal” y tam­bién le re­car­ga la ener­gía vi­tal. Re­cuer­da per­fec­ta­men­te su pri­mer día de yo­ga. Fue ha­ce diez años, es­tan­do em­ba­ra­za­da de su hi­jo cuan­do las asa­nas (ejer­ci­cios prác­ti­cos) le per­mi­tie­ron abrir una puer­ta des­co­no­ci­da: “Has­ta ese mo­men­to siem­pre ha­bía mi­ra­do mi cuer­po y des­de ese mo­men­to en­ten­dí que tam­bién po­día es­cu­char­lo. Sen­tir­lo”. Y es­ta per­cep­ción la lle­vó a “una es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal que ja­más ha­bía sen­ti­do y una for­ma fí­si­ca y una fle­xi­bi­li­dad que tam­bién me apor­tan un gran bie­nes­tar”. Ga­na­do­ra del Ford Supermodel of the World en 1993, Ve­ró­ni­ca Blu­me re­cuer­da que pa­só de ser una ado­les­cen­te más a con­ver­tir­se en una co­ti­za­da mo­de­lo en Nue­va York . Lle­gó a la ca­pi­tal del mun­do con tres mi­llo­nes de pe­se­tas en jo­yas, un co­che y un con­tra­to con la agen­cia Ford por un va­lor su­pe­rior a trein­ta mi­llo­nes que, sin du­da, le em­pu­ja­ron a vi­vir la vi­da de for­ma muy ace­le­ra­da. Esa es la ra­zón por la que al vol­ver a Es­pa­ña con 25 años pa­ra te­ner a su be­bé se ob­se­sio­nó en vi­vir en am­bien­te na­tu­ral y muy re­la­ja­do. Des­de en­ton­ces es una au­tén­ti­ca mu­jer eco por­que, al yo­ga, le aña­de la fuer­za y los be­ne­fi­cios de la me­di­ta­ción y una die­ta ve­ge­ta­ria­na. “To­do va li­ga­do, to­do en­tra den­tro de es­ta mis­ma fi­lo­so­fía en el que la no-vio­len­cia es la pri­me­ra nor­ma”, ex­pli­ca es­ta ru­bia de in­ten­sos ojos azu­les des­cen­den­te de pa­dre ale­mán y ma­dre uru­gua­ya a la que sólo le fal­tan 3 cen­tí­me­tros pa­ra lle­gar al

HA­CE SU PRI­ME­RA SE­SIÓN DE YO­GA A LAS SEIS DE LA MA­DRU­GA­DA DES­DE HA­CE PO­CO ES LA IMA­GEN DE UNA FIR­MA ES­PE­CÍ­FI­CA DE YO­GA

me­tro ochen­ta. Cuen­ta que esa no-vio­len­cia de la que ha­bla el yo­ga no de­be ol­vi­dar­se ni cuan­do uno tra­ta a los de­más ni cuan­do se tra­ta de uno mis­mo, con lo que que­da des­car­ta­do “el no cui­dar­se (ya sea por den­tro o por fue­ra), el ma­cha­car­se de for­ma des­me­su­ra­da en un gim­na­sio o el no sen­tir­se bien con lo que uno ha­ce”. Por ello, aho­ra más que nun­ca, es­tu­dia, me­di­ta y va­lo­ra to­dos los tra­ba­jos que le pro­po­nen co­mo mo­de­lo y to­dos y ca­da uno de los pa­sos que da en la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.