“PA­RA AYU­DAR A LOS DE­MÁS, PRI­ME­RO HAS DE ES­TAR BIEN”

Ana M.ª Carballo, 60 años. Co­la­bo­ra con Ya­mu­na

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Ana M.ª Carballo tie­ne 60 años y es viu­da des­de ha­ce cin­co. Acu­de co­mo vo­lun­ta­ria a Ya­mu­na, oe­ne­gé que cen­tra sus es­fuer­zos en ayu­dar a los ni­ños y a las mu­je­res en si­tua­ción de de­sam­pa­ro en Ma­da­gas­car y en In­dia. El tra­ba­jo que efec­túa des­de ha­ce tres años y me­dio pa­ra ella es una “re­com­pen­sa, es trans­for­mar tris­te­za en ale­gría, en co­mi­da, en es­cue­las”. Ana es cons­cien­te de que la cri­sis es­tá po­nien­do al des­cu­bier­to mu­chas ne­ce­si­da­des en nues­tra so­cie­dad, “pe­ro aho­ra que to­do es glo­bal, la so­li­da­ri­dad tam­bién ha de ser­lo. No po­de­mos ol­vi­dar a esos ni­ños que, en to­do el mun­do, mue­ren por des­nu­tri­ción. Te­ne­mos que mul­ti­pli­car­nos, no di­vi­dir­nos. Es di­fí­cil de en­ten­der que ayu­des a quie­nes están a mi­les de ki­ló­me­tros cuan­do aquí las ne­ce­si­da­des cre­cen, pe­ro na­die tie­ne la cul­pa de na­cer don­de na­ce”. Ana va dos días por se­ma­na a Ya­mu­na: “Ha­go de to­do, des­de ir al con­su­la­do has­ta aten­der la tien­da o pre­pa­rar do­cu­men­tos; un po­co de to­do pa­ra apor­tar mi gra­ni­to de are­na”. Su ac­ti­vi­dad, ad­mi­nis­tra­ti­va y sin con­tac­to di­rec­to con las fa­mi­lias que se be­ne­fi­cian de los pro­yec­tos de Ya­mu­na a mi­les de ki­ló­me­tros, pue­de pa­re­cer ba­la­dí com­pa­ra­da con la ac­ción di­rec­ta con­tra la po­bre­za o la ex­clu­sión so­cial, pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad, “por­que me ha da­do –ex­pli­ca– más de lo que yo he da­do. Vi­ves igual sus pro­ble­mas, te im­pli­cas del mis­mo mo­do. Te sien­tes bien. Y, ade­más, me ayu­da a man­te­ner­me ac­ti­va, por­que es­toy pre­ju­bi­la­da”, co­men­ta. Ana no ve­ría con ma­los ojos que los pa­ra­dos ejer­cie­ran ac­ti­vi­da­des de vo­lun­ta­ria­do, “¿por qué no? Pe­ro siem­pre que eso no les im­pi­da reha­cer su vi­da. En­tien­do que el desempleado es­tá preo­cu­pa­do por en­con­trar tra­ba­jo, es su má­xi­ma as­pi­ra­ción. Si su si­tua­ción le ha­ce vi­vir mo­men­tos de des­equi­li­brio emo­cio­nal y no es­tá tran­qui­lo, no pue­de ha­cer­lo, por­que pa­ra ser vo­lun­ta­rio tie­nes que es­tar tran­qui­lo. Pa­ra ayu­dar a los de­más, pri­me­ro has de es­tar bien; si no, po­co pue­des ayu­dar, por­que aca­bas trans­mi­tien­do tu pro­pio de­sam­pa­ro y de­s­es­pe­ran­za”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.