“LOS PA­RA­DOS, CO­MO VO­LUN­TA­RIOS, HA­RÍAN UN BIEN, PE­RO ESO NO SE PUE­DE IM­PO­NER”

Je­sús Fe­rrer, 34 años. Co­la­bo­ra con Ami­gos de los Ma­yo­res

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Je­sús Fe­rrer tie­ne 34 años, es sol­te­ro y téc­ni­co de au­dio­vi­sua­les en pa­ro. Co­la­bo­ra des­de ha­ce dos años con Ami­gos de los Ma­yo­res, aso­cia­ción que, des­de Ma­drid, tie­ne por ob­je­ti­vo pa­liar la so­le­dad, el ais­la­mien­to y las ca­ren­cias afec­ti­vas de los ma­yo­res. “Siem­pre he co­la­bo­ra­do con oe­ne­gés y al en­con­trar­los de­ci­dí unir­me a ellos. Te asig­nan una per­so­na ma­yor y vas a ver­la una vez a la se­ma­na, o la acom­pa­ñas al mé­di­co, al hos­pi­tal... la ma­yo­ría no pue­de ir so­la”, cuen­ta Je­sús. Y es que en Es­pa­ña, unos 300.000 ma­yo­res su­fren aban­dono o mal­tra­to y un 31% de los ma­yo­res de 65 años vi­ve en si­tua­ción de po­bre­za. A ellos Je­sús de­di­ca unas dos ho­ras a la se­ma­na. “Me lle­na mu­chí­si­mo, por­que no cues­ta na­da de tra­ba­jo de­di­car­les un ra­to y son muy agra­de­ci­dos. Están muy so­los. Me re­con­for­ta y me ale­gra ha­cer al­go por ellos, por­que nues­tra so­cie­dad de­ja de la­do a los ma­yo­res. No pen­sa­mos en ellos y es una pe­na, por­que la ma­yo­ría lo ha pa­sa­do mal y me­re­ce al­go me­jor”, ex­pli­ca. Je­sús es­tá en el pa­ro y le pa­re­ce bien que los pa­ra­dos ha­gan ta­reas de vo­lun­ta­ria­do “siem­pre que ellos lo quie­ran ha­cer, por­que el vo­lun­ta­ria­do es eso. Si se im­po­ne no se rea­li­za igual, ha de ser al­go que quie­ras ha­cer, con ga­nas, si lo ha­ces obli­ga­do no lo ha­ces bien. Los pa­ra­dos ha­rían un bien, pe­ro ha de ser de co­ra­zón. Ade­más, no po­de­mos su­plir a per­so­nas que de­be­rían ser con­tra­ta­das. Las ad­mi­nis­tra­cio­nes apro­ve­chan la co­yun­tu­ra pa­ra ello, pe­ro no se de­be­ría. Tú re­ga­las tu tiem­po, es al­go gra­tui­to”, afir­ma. Pa­ra Je­sús, la en­tre­ga y la so­li­da­ri­dad son un bien que nos con­vier­te en una so­cie­dad me­jor, con­tri­bu­yen al bie­nes­tar de to­dos. Él vi­si­ta ca­da se­ma­na a una an­cia­na ma­dri­le­ña de 80 años, char­la con ella, la es­cu­cha. Tam­bién ha da­do cla­se de in­for­má­ti­ca tres ho­ras al día en una aso­cia­ción de mu­je­res mal­tra­ta­das. De­cla­ra, ro­tun­do, que cuan­do en­cuen­tre tra­ba­jo se­gui­rá vi­si­tan­do a esa per­so­na ma­yor con la que com­par­te ho­ras de áni­mo y desáni­mo. “Tra­ba­jar no es un im­pe­di­men­to, siem­pre tie­nes un ra­to. Lo ten­go cla­rí­si­mo. Ella tie­ne to­do el tiem­po del mun­do. No pue­do aban­do­nar­la, de­jar de ir a ver­la, y tam­po­co quie­ro. In­ten­to dar­le es­pe­ran­za. In­ten­to apren­der de ella tam­bién, por­que los ma­yo­res han vi­vi­do mu­cho y sa­ben más que yo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.