“PA­RA SER VO­LUN­TA­RIO TE HAS DE PO­NER EN LA PIEL DE LOS DE­MÁS”

Te­re­sa Ca­mí, 77 años. Co­la­bo­ra con ARED

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Es maes­tra ju­bi­la­da y dos años an­tes de ju­bi­lar­se ya bus­ca­ba una aso­cia­ción don­de rea­li­zar ta­reas de vo­lun­ta­ria­do. Ha­ce más de una dé­ca­da co­no­ció ARED, una fun­da­ción que tra­ba­ja pa­ra con­se­guir la in­te­gra­ción so­cial y la­bo­ral de per­so­nas en si­tua­ción de ex­clu­sión so­cial. Te­re­sa Ca­mí, a sus 77 años, con­tri­bu­ye a la edu­ca­ción de esas per­so­nas. “Mi ta­rea es edu­ca­ti­va: al­fa­be­ti­za­ción, cul­tu­ra ge­ne­ral... Pe­ro si te ma­ni­fies­tan al­gún pro­ble­ma, car­tas de la es­cue­la o de la ad­mi­nis­tra­ción que no en­tien­den, les echas una mano, les ayu­das en lo que sea, por­que en su ma­yo­ría son in­mi­gran­tes. Les con­si­gues man­tas, cal­ce­ti­nes, pa­ña­les. La gen­te es­tá muy ne­ce­si­ta­da, ca­da vez más, por­que ca­da vez las per­so­nas están más so­las”. Pa­ra Te­re­sa, “vi­vir des­de den­tro el sa­cri­fi­cio y lo que aguan­tan es­tas mu­je­res pa­ra ti­rar ade­lan­te una cria­tu­ra, o dos, es al­go que sa­le de den­tro de uno mis­mo, nun­ca pue­de ser una obli­ga­ción, sino una de­vo­ción. Si no tie­nes sen­ti­mien­tos ni em­pa­tía, si no te po­nes en su lu­gar, no pue­des ayu­dar­los. El vo­lun­ta­rio obli­ga­to­rio es una bar­ba­ri­dad, so­bre to­do si se apli­ca a la aten­ción a las per­so­nas. Si no su­fres con los que su­fren, si no te po­nes en su piel, no pue­des ser vo­lun­ta­rio”. Ayu­dar a los de­más le ha per­mi­ti­do a Te­re­sa “agra­de­cer a la vi­da lo que me ha da­do y pre­gun­tar­me qué he he­cho yo pa­ra me­re­cer­lo y por qué ellos no lo tie­nen. Si no hi­cie­ra de vo­lun­ta­ria me pa­re­ce­ría que ten­go una deu­da con la vi­da. Es­toy muy sa­tis­fe­cha, a mí me ha da­do mu­cho, qui­zás he re­ci­bi­do más de lo que he da­do. He apren­di­do a ser más agra­de­ci­da, a po­ner­me en la piel de los otros, a no juz­gar­los, por­que es­ta­mos muy acos­tum­bra­dos a juz­gar a los de­más”. Y, co­mo vo­lun­ta­ria, tie­ne cla­ro que no le qui­ta el tra­ba­jo ni el suel­do a na­die, por­que “aun­que a la ad­mi­nis­tra­ción le cues­ta en­ten­der­lo, el vo­lun­ta­ria­do ha de ser a cam­bio de na­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.