HO­NES­TI­DAD

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Mi ami­ga Pe­pa Fer­nán­dez me in­vi­ta una vez más a su es­tu­pen­do pro­gra­ma de ra­dio pa­ra hablar de un te­ma ac­tual e im­por­tan­te: la ho­nes­ti­dad. Ha­ce años es­tu­dié el sa­ber acer­ca de los sen­ti­mien­tos que es­ta­ba ate­so­ran­do en el lé­xi­co cas­te­llano, y con la ayu­da de us­te­des co­men­cé a am­pliar­lo al ca­ta­lán. Se­ría in­tere­san­te ha­cer la mis­ma ope­ra­ción con la mo­ral. ¿Qué mo­de­lo éti­co es­tá guar­da­do en nues­tras len­guas? Hoy men­cio­na­ré al­gu­nas pa­la­bras. In­te­gri­dad es una cua­li­dad mo­ral que pro­ce­de de la bio­lo­gía. Pa­ra so­bre­vi­vir, un or­ga­nis­mo de­be man­te­ner la cohe­sión de to­das sus par­tes. Cuan­do es­ta re­la­ción se rom­pe, el or­ga­nis­mo se co­rrom­pe. Una per­so­na ín­te­gra es la que no ma­ni­fies­ta con­tra­dic­ción en­tre pa­la­bras y obras, la que no rom­pe con sus de­be­res mo­ra­les y man­tie­ne los com­por­ta­mien­tos que per­mi­ten la su­per­vi­ven­cia so­cial. De­cen­cia o de­co­ro es otra pa­la­bra in­tere­san­te. Sig­ni­fi­ca “lo que se pue­de mos­trar por­que es bueno o bello”. Ho­nes­ti­dad, el te­ma de hoy, tie­ne una his­to­ria in­tere­san­te, lle­na de de­ri­va­cio­nes y al­ti­ba­jos. Pa­ra los ju­ris­tas ro­ma­nos las tres ca­rac­te­rís­ti­cas de una vi­da jus­ta eran “ho­nes­te vi­ve­re, al­te­rum non lae­de­re, suum cui­que tri­buen­di”. Vi­vir ho­nes­ta­men­te, no da­ñar a otro y dar a ca­da uno lo su­yo. ¿Pe­ro qué sig­ni­fi­ca­ba ho­nes­ta­men­te? Ho­nes­ti­dad y hon­ra­dez pro­ce­den de la pa­la­bra ho­nor, que es tér­mino de gran com­ple­ji­dad. Co­men­zó sien­do el apre­cio so­cial de un com­por­ta­mien­to va­lio­so, que por eso me­re­cía un pre­mio, unos ho­no­ra­rios. Es­ta­ba muy re­la­cio-

EN OTROS TIEM­POS SER HO­NES­TO ES­TA­BA RE­LA­CIO­NA­DO CON RE­CO­NO­CER EN PÚ­BLI­CO VIR­TU­DES Y AC­TOS PER­SO­NA­LES

nado con la fa­ma, que no era la po­pu­la­ri­dad, sino el re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co de las vir­tu­des y ac­tos per­so­na­les. Por eso, su con­tra­rio no es el des­co­no­ci­mien­to, el ano­ni­ma­to o el no ser fa­mo­so, sino la in­fa­mia, la des­hon­ra. La pa­la­bra ho­nes­ti­dad, co­mo la pa­la­bra hon­ra, tu­vie­ron al­ti­ba­jos, por­que aca­ba­ron res­trin­gién­do­se al te­rreno se­xual y a ser cua­li­dad fe­me­ni­na. Una mu­jer per­día su hon­ra si llevaba una con­duc­ta des­or­de­na­da. En el hombre se re­du­jo en cam­bio a las cues­tio­nes eco­nó­mi­cas. De ser una cua­li­dad so­cial –el re­co­no­ci­mien­to por los otros–, el ho­nor se fue con­vir­tien­do en una cua­li­dad ín­ti­ma. Co­mo di­ce Pe­dro Cres­po, el per­so­na­je de Cal­de­rón de la Bar­ca: “Al rey la ha­cien­da y la vi­da se ha de dar / pe­ro el ho­nor es pa­tri­mo­nio del al­ma / y el al­ma sólo es de Dios”. Pe­ro la pa­la­bra se fue de­te­rio­ran­do. El ho­nor se con­vir­tió en chu­les­co y cla­sis­ta. Se con­vir­tió en pun­do­nor, en “pun­to de ho­nor” su­per­fi­cial, y se des­pe­ñó por los “lan­ces de ho­nor”. En es­te mo­men­to es una pa­la­bra que sue­na a anacró­ni­ca. En mi ju­ven­tud, sin em­bar­go, “dar la pa­la­bra de ho­nor” to­da­vía era un com­pro­mi­so im­por­tan­te. En el mun­do an­glo­sa­jón, sin em­bar­go, con­ti­núa te­nien­do un sig­ni­fi­ca­do so­lem­ne. Lo esen­cial del con­cep­to ho­nor ha si­do he­re­da­do por el con­cep­to dig­ni­dad, que tam­bién pa­só de ser una cir­cuns­tan­cia externa a ser una pro­pie­dad per­so­nal. En una brillante aven­tu­ra éti­ca, la dig­ni­dad se de­mo­cra­ti­zó y se con­vir­tió en pa­tri­mo­nio de to­do ser hu­mano. Fue una de­ci­sión sor­pren­den­te, por­que des­li­ga­ba la dig­ni­dad de la si­tua­ción, y tam­bién del com­por­ta­mien­to. Aun­que pa­rez­ca pa­ra­dó­ji­co, una per­so­na no pier­de su dig­ni­dad co­mo per­so­na aun­que ac­túe in­dig­na­men­te. Lo que sí ha­ce la dig­ni­dad es prohi­bir com­por­ta­mien­tos que la vul­ne­ren. Por eso, to­das las le­gis­la­cio­nes ac­tua­les fun­dan o de­ri­van sus de­re­chos de la dig­ni­dad hu­ma­na. A tra­vés de es­te pe­ri­plo lin­güís­ti­co lle­ga­mos a una definición de ho­nes­ti­dad: ac­tuar de acuer­do con la pro­pia dig­ni­dad.

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.